Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Lectores   ·   Educación   ·   Convivencia Escolar



Balance del Modelo K


Inicio > Política Nacional
27/12/2014


1274 Visitas



Los medios, los programas, los periodistas y los voceros de ambos lados de la "grieta" esta semana están haciendo balance del año, esta columna también.






No es sencillo,  desde ningún lugar, desde el medio de la grieta, o mejor sería decir, desde fuera de los medios y los intereses, citar aspectos y encontrar coincidencias. Pero, así fue todo el año, ¿por qué cambiar en la última columna? 

Lo primero que se podría reconocer es,  que no hubo apocalipsis, al menos a cuatro días de terminar el año. Que no hubo saqueos en Navidad. Que ninguna policía se amotinó, ni desestabilizó la seguridad. Que el blue cerró a $13,40 y no a $15, $18 o $20 como muchos pronosticaron. Qué la inflación del Indec va a ser dificil  no llegue al 25 por ciento (o sea, deberíamos estar volando por los aires) y que la real, de ciudades, consultoras privadas y Congreso, va a estar por encima del 35 o 37 por ciento, según quien la mida. Qué los tres presidenciables que empezaron el año, siguen arriba al final, pero intercambiando lugares, Scioli y Massa con alguna caída y Macri con algún ascenso y mejor posicionado con Carrió al lado. Qué a la presidenta no le pasó nada grave (un esguince o fractura de tobillo hoy en Rio Gallegos, pero no es serio) por lo tanto no tuvimos que mirar al norte. En realidad si miramos al norte, pero no por que Cristina corra riesgo, si no por que su discurso (falaz) de Izquierda y el de muchos otros, quedaron patinando ante el pragmatismo de Raúl Castro (de no dejar el poder, aun sin una revolución socialista) y la impronta de Obama (que no se resigna a no tener protagonismo en su final de mandato). ¿Se acabó la Revolución? Los ochenta kilómetros de mar que separan a la Isla,  de los EE.UU se pueden acortar, y convertirse en un intercambio continuo, que haga más ruido que la caída del Muro.  Si los acontecimientos se suceden, si los republicanos apoyan la gestión de Obama con Cuba, el continente va a cambiar, los discursos deberán cambiar y todo lo que hasta ahora fue, ya no será. 

Kicilliof hoy parece más marxista que  Murillo Jorge. Y si tenemos en cuenta que nuestro ministro de economía, tiene en sus manos, un mercado tan importante como el argentino, debe ser sin duda el marxista con mayor responsabilidad de gestión. 

Hasta Cuba reemplazó a "el compañero Yzquierdo Rodríguez" según el diario Granma del 26 de diciembre,  por que "...Como se ha señalado públicamente, la implementación de los lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución se adentra en las cuestiones más complejas y profundas."  Bueno, Argentina también se adentra en cuestiones más profundas, es más se podría decir que cada vez tenemos más profundidad en todo y si bien lograron desacelerar la caída (de reservas, exportaciones, importaciones, actividad económica), la subida (del blue, el gasto fiscal, el déficit y la emisión)  y la desestabilización (de casi todas las balanzas y valores de la economía) solo hicieron eso, desacelerar. Los problemas no están resueltos, solo se estiran, se prolongan en el tiempo y se intenta de parte del gobierno, llegar a final de 2015 y que el próximo lo arregle, si es que tiene arreglo, luego de tanto desface. Y si no lo tiene, lo de siempre, lo de antes: devaluación, ajuste, achicamiento del gasto, para bajar el déficit, menor emisión, desocupación por cierre de empresas, tensión social. 

Conocemos el escenario. Sin embargo conociéndolo, no nos anticipamos, no reclamamos,  como si otro año así, no deteriorara más aún, no solo la economía nacional, si no nuestra propia economía.  Profundo y complejo.  Distinto a lo de Cuba, que de no tener un bloqueo económico impuesto por EE.UU, podría crecer y desarrollarse dentro de sus posibilidades. Aquí en cambio, el bloqueo es auto-impuesto,  por mala gestión, por corrupción, por déficit sin control, inflación alta, devaluación imposible de evitar por esa inflación alta (aunque se la demore) y ese círculo vicioso y continuo, que termina destruyendo los mercados comunes en los que participamos. 

Un gobierno puede o no intervenir en la economía, no hay verdades absolutas, hasta la mayor potencia liberal del mundo debió hacerlo. Pero cuando intervine, más allá de fijar reglas, debe saber,  que cualquier cosa que modifique, fije, congele o suba, todo tendrá consecuencias. Y esas consecuencias son las que no quiere pagar el kirchnerismo. Estar inmersos en esta realidad, aveces no hace perder de vista, que cerrando el 2015, el gobierno habrá venido,  de estar parado hace cuatro años, sobre el mayor record de reservas de la historia con USD 52.MM y se sentó sobre ellas, sin poder evitar perderlas, salvo restringiendo su venta, hasta este escenario ( más tranquilo ) falaz que nos presenta Vanoli ( que hay que reconocerle haber tranquilizado ) con algo más de USD 30.MM. Pero en esa cifra que hoy nos muestra, con una creativa contabilidad, cuenta todo. No solo los dólares físicos y disponibles, si no también los fondos de China, que ya se están usando y son con vencimiento a 12 meses y todos los depósitos que el BCRA tiene en el mundo. El problema es que si el gobierno no logra ingresar dólares financieros, los que este año se lleva la deuda, más las importaciones de energía (que con la baja del petroleo serán menores), más las importaciones para no parar aún más la actividad y solo,  menos la soja, es poco. No alcanza. ¿Para qué no alcanza? ¿Para no dejar menos reservas que las que recibió Néstor Kirchner en 2003? unos UDS14MM y dejar demostrado, que los ocho años de Cristina no significaron ningún crecimiento real 

Los economistas cercanos al gobierno dicen,  que no va a dejar menos de UDS 21MM (Bein) o  UDS 20 MM (D´Atellis) de reservas y los que son opositores, no solo no arriesgan un número, si no que directamente no creen en el número que dibuja hoy Vanoli. Pero más allá del nivel de reservas, está claro que lo financiero se tranquilizó. Será que los que fugaron con una cotización entre $4,40  a $8,30 (antes de las restricciones totales) para devolverlos a la economía local,  evidentemente esperan mayor devaluación, pero no tanta, en función de una economía local dolarizada al 50 por ciento promedio, como para hacer inviable cualquier inversión en una actividad económica. También está claro, que esos dólares afuera del mercado local, no tienen interés en ir a lo financiero, porque pese a los blanqueos (ya permanentes y no excepcionales) si entran en ellos terminan exponiéndose, con un gobierno que caza a especuladores (que no sean  amigos)  

A quienes se beneficiaron del modelo (con dólar anclado por largo períodos, alta inflación, disponibilidad de divisas para convertir pesos y devaluaciones importantes.  cada vez que se atrasó) la mejor inversión que les quedó,  fuera de lo financiero, fue lo inmobiliario, sobre todo suntuoso, que no está tan sobrevaluado y que si se devalúa, no van a bajar como las propiedades comunes. El Modelo K terminó siendo de enorme beneficio para especuladores, compradores de bienes inmuebles suntuosos o de inversión y a los que apostaron al sector financiero. Sector que a partir de la baja del petróleo, comenzó a ser menos seductor, al menos los papeles de YPF y otras compañías que a principio de 2014 eran los de mayor proyección. 

Pero a la vez el Modelo, Vanoli con su ancla al dólar, Kicilliof con un discurso anti imperio, que ya ni los Hermanos Castro tienen y el déficit que nunca corrigieron, terminó siendo para el sector productivo una prensa que aplastó su rentabilidad, entre costos internos cada vez más altos, dólar anclado y precios internacionales cada vez más bajos. Para los sectores medios, urbanos y profesionales, también fue un sistema perverso, que no les permitió ahorrar, base para el crecimiento de este sector, ni adquirir bienes inmuebles o de capital,( salvo en algunos tramos, pero no fue sostenible) y los empujó a ir hacía bienes de consumo, durables y semidurables, tecno y renovación de bienes menores, que es más propio de sectores medios bajos y bajos. El modelo benefició fuertemente a corporaciones multinacionales y nacionales, bancos, sector financiero y todos los que podían disponer de divisas y perjudicó, niveló hacía abajo y hasta empobreció, a sectores medios, medios bajos y bajos. Y la Asistencia social, que increíblemente devuelve casi un 40 por ciento en impuesto sumados, solo sirvió para mantener a los pobres, pobres y justificar el beneficio que el modelo le dio a los sectores más poderosos, para no ser cuestionado.

Terminando esta columna, que se concentró en un balance socio económico, (también el gobierno tiene algunos logros legislativos que valoro y no los omito, pero no son para este resumen) tengo la sensación de haber escrito muchas veces estos mismos conceptos, desde el 2005 hasta hoy.  De haber alertado a dónde apuntaba el modelo. de haber sido cuestionado por criticar que el asistencialismo era para mantener a los pobres en la pobreza, mientras que los grupos de poder económico, extranjeros y nacionales, se llevaban los beneficios.

Por eso cuando Kicilliof, Vanoli o el resto del gobierno, dicen y seguro ahora en enero lo van a decir "Patria o Buitre" no solo hay que recordarles, que ni los Castro en Cuba ya piensan de ese modo, si no exponer la verdadera realidad. La falta de responsabilidad que tienen, en lo que ellos mismos generaron.

Es sencillo explicarlo con un ejemplo cotidiano: si a ustedes cuando les llega el resumen de la tarjeta de crédito, van a su banco emisor y hacen el pago mínimo, el banco los va a amar. Es fácil, si ustedes en cada resumen hacen el pago mínimo, cada uno de esos saldos se va a sumar en su deuda y esa deuda tendrá altos punitorios, que cobrará el banco. Después podrán decir que el banco y la tarjeta se abusan, que les cobran intereses monumentales, pero en el prospecto de esos servicios estaba aclarado.  Bueno eso mismo, más allá de discursos, de anuncios de quita y demás situaciones incomprobables, es lo que sucede con la deuda con Bonistas, Holdouts y Buitres, desde antes del año 2005. 

Se eligió pagar al contado deuda que ni siquiera estaba vencida al FMI, cuando este organismo tienen los más bajos intereses de refinanciación, siendo que con esos USD 10 MM se pudo haber apurado a bonistas, que estaban en default y si no recibían alguna respuesta del gobierno, iban a vender sus posiciones a Fondos Buitre. El discurso de Néstor Kirchner para justificarlo, fue el mismo que hoy (el de los Castro de antes) "No depender del FMI" el imperio y toda esa saraza, cuando en realidad lo que no querían eran controles externos, que les impidiera falsear la inflación y así estafar a bonistas y a la sociedad. Esto, con este impago, esta  vez involuntario, por la clausula RUFO, también está volviendo a suceder.

Economistas afines al gobierno y también  críticos, periodistas de los dos lados de la grieta, hablan de un verano tranquilo en lo financiero. 

No me parece. No puede salir gratis, que la Cláusula RUFO caiga y que los acreedores no reciban una respuesta satisfactoria. 

Puede ser si, que lo que quieran es seguir acumulando intereses, punitorios y deuda, que nadie duda, el próximo gobierno deberá reconocer y pagar. (hipotecando nuestro futuro)

Entonces ¿cual es la gesta nacional, popular y de desendeudamiento del kirchnerismo? 

La clave de esta década K fue el consumo, pero más allá del acceso de algunos sectores a bienes, las recaudaciones récord,  que de poco le sirvió al estado, en déficit fiscal permanente, solo nos trajo hasta aquí, con algunas cosas nuevas más (espejitos) y sin ahorros, ni liquidez, ni posibilidades de crecimiento. 

Sin duda la próxima década, del próximo gobierno y ahora con un primer mundo que quiere quitar protagonismo a los emergentes, poniendo petróleo y comodities en baja, deberá ser la década de la inversión (sin viento de cola).  Pero para que haya inversión, desde la grande para las estructuras, a las de pymes y  sectores medios para dar empleo (el 90 por ciento del empleo es en pymes) deberá haber confianza. Nada funciona sin confianza y reglas claras. Pero quizá haya que ir más allá, por menos presión impositiva y  hasta quita de impuestos y cargas patronales a pyme. Pero  sobre todo, no debe haber deuda impaga, para así poder  tener crédito y producir, primero ahorro ( o sea: consumir menos que lo que se produce o genera) y luego inversiones. Será todo un proceso, que cuanto antes comience, antes va a dar resultados. 

Por eso la pregunta que la sociedad debería hacerse, antes de elegir gobierno es ¿quien está en condiciones de sincerar esta realidad y lograr inversiones, con lo duro que puede ser eso al comienzo? 

No hubo gesta en el kirchnerismo, solo hay incapacidad económica e irresponsabilidad. 







Etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Deuda Pública   ·   Endeudamiento   ·   Kirchnerismo   ·   Fondos Buitres

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora