Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Profesores   ·   Ética



Silvina Martinez, su versión de la IGJ


Inicio > Política Nacional
14/12/2014


1461 Visitas



Luego de la publicación de "En la IGJ nada es como parece"  la primera en comunicarse fue la principal protagonista de la crónica: Silvina Martinez, quien dio su versión de los hechos y cuestionó que sea ella el foco de la crítica.




No fue la única en conectar, dar su versión, cuestionar lo que se publicó sobre la IGJ, algunos incluso repudiaron los hechos que relatamos.

Lo primero que deberían ver, tanto Martinez como todos los que no coincidieron con los hechos que se expusieron, es que los periodistas, no estamos en la IGJ, no trabajamos en la IGJ, no conocemos lo que pasa en la IGJ, salvo que quienes si trabajan, viven, sufren y son presionados cada día en la IGJ lo cuenten. 

En cambio,  si los periodistas, en mi caso en varias oportunidades, nos comunicamos con la IGJ, intentamos sin éxito obtener información y fuimos rechazados o terminamos rendidos a la burocracia a la que nos sometieron.

Una de las primeras consultas que hice a la Inspección General de Justicia, fue en 2007, cuando todavía  La Cámpora no reinaba. Varios de los que cuestionaron mi nota, hablaron de "prestigio de la entidad" que estaba "mal informado" y que "compré pescado podrido" Sin embargo aún sin el dominio oficialista en el organismo, la información que solicité no me la dieron. Lo curioso es que poco tiempo después esa misma información que traté de chequear en la IGJ, apareció en La Nación, no recuerdo la nota exactamente, pero si haberla visto. 

La guerra Gobierno - Clarin todavía no había comenzado, por eso la información fue casi secundaría, con una crítica sutil, casi una curiosidad. Luego los programas de radio de ese día, también reprodujeron la noticia, pero solo como un hecho llamativo. El trascendido que había recibido desde Santa Cruz era:  que en la misma semana, que Cristina Kirchner asumió como Presidenta, en Río Gallegos, su hijo Máximo había abierto una Compañía Financiera. En realidad la funcionalidad de la empresa era bastante diversificada, pero sobre todo daba crédito. Las fuentes me aseguraron que el dinero para los créditos salía del Banco Provincial y a intereses menores que los que tenía el banco para el resto de los clientes, para que la financiera cargando algunos puntos arriba al otorgar créditos, personales sobre todo, tuviera una buena renta. Pero las fuentes también me aseguraron, que en los registros locales, no solo figuraba Máximo, si no también Néstor Kirchner el presidente saliente y Cristina Kirchner, la presidenta en funciones. Lo anecdótico era , que en la IGJ había sido registrada la compañía,  el mismo día de la asunción de Cristina. Incompatibilidad total con la función pública. Nunca me lo confirmaron, nunca puede publicarlo.

La IGJ nunca me dio la información, pese a haber llamado en retiradas oportunidades aquel 2007, en cambio los medios grandes si lo pudieron chequear y publicar, aunque todavía no tiraban munición pesada.

No se cómo sería antes el organismo, no se cual sería el prestigio que ostentaba y la idoneidad profesional que me reclaman, no cité en mi nota. De mi parte antes de 2007 tampoco era periodista, o sea mi primera experiencia fue esa y no fue buena.

No encontré como periodista, pero tampoco como ciudadano, respuesta, idoneidad y profesionalismo en la IGJ.

Por eso cuando anónimos que comentaron la nota anterior, reclaman por el prestigio de la entidad o cuando Silvina Martinez niega de plano que se "proporcionara (o vendiera, según que fuente lo diga) información a Medios y Periodistas reconocidos" no solo es su palabra contra la de las fuentes que me dieron su relato de los hechos, si no, contra mi propia experiencia profesional y personal. 

A continuación, voy a transcribir textuales de Silvina Martinez, en las aclaraciones que me hizo con respecto a lo publicado:

"Primero no se con cuantos funcionarios hablaste o consultaste sus redes sociales para sacar conclusiones. Pero en cierto punto, entiendo que los que continúan en funciones en IGJ no me defiendan. Hay miedo y es lógico. Los que me defendieron fueron despedidos. 

Como te dije no soy santa ni demonio. Mucho menos heroína. Soy  una persona normal. Con defectos y virtudes. ¿Creo que el punto no es juzgarme a mi, no? "

Después de leer estas primeras líneas, le comencé a devolver un mail a Martinez, con preguntas y sobre todo, aclarándole que su versión, para ser creíble, debía poderse chequear con alguien o con algo más, a modo de fuente. No me contestó, no me dio nada adicional para poder legitimar su versión, que por ahora, no es más que su palabra, contra la de las fuentes. Por ejemplo, hubiera sido valioso el nombre de "quienes la defendieron y terminaron despedidos" ya más perjudicados no pueden estar, no los exponía, al cotrario, reclamaba por ellos, mencionando su nombre.

Por otra parte y depende para quien,  todos somos "santos o demonios" Si es verdad, que hubiera preferido que sea heroína como la vi en los programas de TN y lo manifesté en Twitter (seguro leyó mi twitts) y no tener que exponer, que había otra versión de la  historia y que no la favorece. Y con respecto a "juzgarla" desde el periodismo nunca lo podemos hacer, ni aún los medios grandes lo hacen, a los sumo publicamos versiones de los hechos, que no son favorables a algunos, pero no impartimos justicia, no somos Fiscales o Jueces, solo buscamos la realidad (completa). Y aunque nuestro trabajo, quizá si forma opinión en la gente, no es determinante.

Continua Martinez aclarando y preguntándome: 

"A nadie le importa mi pasado o los chismes de barrio. No soy una persona publica. Creo que lo importante es lo que denuncio que nadie puede desvirtuar, no pensas lo mismo?"

Le aclaro a ella en mi mail y lo repito aquí, nunca hubiera citado temas personales (no soy como Rial o Ventura), si esos temas, no explicaran a la vez su posterior actitud con su compañeros de trabajo, citada por las fuentes.Y con respecto a lo que denuncia, tiene razón Martinez, nadie pudo negar, ni desvirtuar el contenido de sus denuncias y hasta fuentes que la cuestionaron seriamente, en eso le dieron la razón, pero como cité en la primera nota (link a la nota)  varias fuentes aseguraron que ella "denunció a partir de quedar relegada, con su continuidad en peligro y luego cuando no le renovaron su contrato y que antes fue parte de algunas prácticas como las que luego denunció" No entró en la nota anterior y tampoco pude chequearlo con más de una fuente, pero alguien que consulté me contestó con una pregunta (para ella) "Preguntale si hubiera denunciado si Aníbal y Mamberti la llevaban con ellos"

A continuación, el resto de su aclaración textual:

"....La representación sindical de ATE oficialista es lógico que me critique. En cuanto a Ate opositora no interpreto sus dichos como critica. Tratan de que se separe las criticas de la IGJ del personal de carrera que trabaja todos los días por que el organismo salga adelante. Y siempre destaque eso. En cuanto a que no me banca nadie. Porque deberían de bancarme alguien? No entiendo. 

Cabe aclarar que nunca fui militante política ni kirchnerista. No todos lo que ascienden son militantes. O por lo menos así era en 2010. 

Siempre dije que ingrese en el 2004, nunca mentí sobre mi trayectoria. Nunca tuve destrato con la gente a mi cargo jamas recibí denuncias ni despedí a nadie. No tenia facultad para eso . La IGJ siempre fue un organismo difícil y cuando había un despido enseguida se movilizaba el personal y había paro. Basta rastrear los antecedentes o las paginas web para ver que nunca fui repudiada ni hay medidas de fuerza por supuestos despidos míos. 

En cuanto a Moreno, reitero que no lo conozco y nunca le pase información. Ni a el ni a ningún funcionario. 

Nunca me pidieron la renuncia y yo la puse a disposición cuando asumió Berner pero dijeron que íbamos a continuar todos.  Es mentira que me quede sola en ese momento ya que la realidad es que no quise participar de las medidas ilegales que tomaba la Campora. 

No voy a nombrar a mis compañeros. Ni para bien ni para mal. Porque eso es exponerlos y no es mi intención. Pero muchos me apoyan. Y lo hicieron en su momento. 

La Campora quería que yo firmara cosas ilegales.  Y lo mismo hicieron con otros funcionarios a los cuales tampoco nadie salio a defender por miedo. Sacaron a la jefa de registral, al jefe de civiles, a la jefa de contable, a varios empleados, al subjefe de mesa de entradas, y sigue la lista. Pero en todos los casos, siempre hay una excusa. Una manera de justificar el maltrato. Eso no lo comparto. 

En cuanto al vencimiento del contrato, no es cierto. Yo estaba designada por decreto por 180 días. Mi decreto estaba a la firma de la presidenta y cuando denuncio deciden sacar el decreto de circuito y cambiar la fecha. 

No participe de ningún ilícito ni fui cómplice de La Cámpora a quien siempre denuncié. No tengo propiedades ni plata. No me enriquecí con la gestión. 

Creo que lo importante es que ninguna de las fuentes que consultaste, por lo que decís, niegan lo que digo sobre HOTESUR y el resto de las irregularidades. 

En cuanto a vender información, es absolutamente falso. No vendo información ni proporciono información. 

Lo de Ramos Villaverde es una barbaridad. Su jefe lo denunció por adulterar registros de Ciccone. Y en tiempo express lo cesantearon. Nadie salio a defenderlo. Nadie. No voy a acusar a nadie, porque no soy así. Pero se portaron muy mal con Javier. 

Sigo sin entender porque se me juzga cuando el foco es otro. Sabes que parece? Cuando una persona denuncia agresión y sale alguno a decir: se lo tenia merecido. 

La victima es juzgada y el victimario justificado. 

No pretendo que me idolatren. No pretendo volver en el próximo gobierno a la IGJ. Solo pretendo que se conozca la verdad de lo que ocurre en la IGJ y que muchos callan por miedo. Otros por conveniencia. 

Busca una foto mía en un acto de los Kirchner. Busca un registro mio haciendo politica. Busca una prueba de los supuestos despidos (alguna medida sindical, alguna presentación, etc). Busca alguna vinculación con Moreno. Busca prueba que avalen el radio pasillo. No vas a encontrar nada de eso, porque no existe. Solo tratan de desprestigiarme. 

Que obliguen a la gente a firmar una solicitada es realmente patético. En eso creo que coincidimos. 

Saludos"

En este final de nota, podría contestar mucho a Martinez, pero no por "juzgarla" "desprestigiarla" o "idolatrarla" Nada de eso hace al periodismo (de verdad) La mayor parte de su versión, como pasa muchas veces en el periodismo, es la palabra de uno contra la de otro. 

Los periodistas no somos parte de los hechos (salvo los militantes, que los falsean y hasta los producen) vemos de afuera la realidad y solo podemos verla con fuentes, documentos, archivos, antecedentes, fotos y cualquier otra cosa que sostenga la versión. 

Su relación con sus compañeros, no queda resuelta, los cercanos al gobierno, es lógico que la cuestionen, lo inexplicable es que también lo hagan, los que están pasando por situaciones similares a las que ella relata que pasó. 

En el despido de Ramos Villaverde es claro que nadie lo defendió, pero ella tampoco, Martinez dice que su jefe lo denunció por "alterar registros de Ciccone " y las fuentes dicen que "por darle información de Ciccone a ella, para que se la diera a Medios y Opositores" Ella y las fuentes coinciden que su despido fue por el Expediente de Ciccone, solo que con el expediente hizo cosas opuestas. Quizá una manera de legitimar una u otra versión, ya que Ramos Villaverde está virtualmente desaparecido, no hay un mail actualizado, ni está en las redes sociales y a su celular no responde (al menos el que me dieron) sea analizar su trayectoria: 25 años de planta permanente, un hombre dicho por todos, ético y profesional y Radical de origen. Es dificil colocarlo del lado del kirchnerismo, alterando el registro, para beneficiar a Boudou, digo.

Sin embargo lo que más me impacta del descargo de Martinez es:

"Sabes que parece? Cuando una persona denuncia agresión y sale alguno a decir: se lo tenia merecido"... 

"La victima es juzgada y el victimario justificado. "

En ninguna parte de la primera nota, pero tampoco en ninguna parte,  ni mínima,  de mi pensamiento, la juzgué. Mucho menos justifiqué a ningún "victimario" y de ninguna manera creo, al contrario, lo repudio, que  ni ella en el pasado trabajando y ahora siendo testigo en la Causa HOTESUR, ni varios de sus compañeros hoy, deban tener "merecido" una agresión en su vida laboral. Nadie.

Sin duda el problema no son los nombres, las personas,  ni las instituciones, sino, el método de avasallamiento, poder, conveniencias, autoritarismo y corrupción, que impuso el Kirchnerismo en todas las reparticiones públicas, sensibles o redituables.

Para terminar, la mayor coincidencia que tengo con Martinez es, según lo que ella expresa:

"Solo pretendo que se conozca la verdad de lo que ocurre en la IGJ y que muchos callan por miedo..." Silvina Martinez

De mi parte también, aunque reconozco las limitaciones y modestia del periodismo. Decir que busco "la verdad" sería soberbio e irreal, apenas, si podría exponer partes de la realidad. 













Etiquetas:   Corrupción   ·   Kirchnerismo   ·   La Cámpora

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18316 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora