Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Coronavirus   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Música   ·   Colombia



El gran error de los Encargados de Capacitación


Inicio > Empresas
10/12/2014


1272 Visitas



Cuando creen que la tarea está lista y que pueden pasar a ocuparse de la actividad siguiente, en realidad la utilidad de su rol recién está comenzando a ser tal.


Recientemente, un grupo de mis alumnos/as de la Universidad de Santiago tenía que conocer en terreno cómo funcionaban las áreas de capacitación. Uno de estos grupos visitó una de las mayores empresas del retail chileno que, incluso, tiene una “Escuela” especial de formación. Todo iba a bien, los alumnos impresionados con la calidad de las instalaciones, la inversión en material de apoyo, en fin. Se notaba dedicación. Sin embargo, casi como apagón nocturno, todo se fue a muy oscuro cuando consultaron respecto de cómo observaban la utilidad de la capacitación que realizaban a sus trabajadores.

La respuesta les pareció insólita: “Nosotros solo evaluamos la satisfacción de los participantes porque tenemos muchos cursos y no podemos avanzar a otros niveles. Lo que más nos importa es que los trabajadores queden conformes con el profesor y con la calidad del curso” fue la respuesta aproximada que recibieron.

En alguna columna anterior ya escribí acerca de la Evaluación de Satisfacción, de modo que es claro que su utilidad no es menor. Sin embargo, lo trascendente no es este aspecto. Si el relator cumplió de manera entretenida y lúdica su rol y si los participantes encontraron significativo lo que recibieron solo puede darnos la tranquilidad de que la base del desarrollo de nuevas competencias se ha instalado en buenos cimientos. Pero nada más.

Si lo que se aprendió, no se aplica de manera sistemática, el más seguro pronóstico es que se olvidará pasando a ser solo un gasto relevante el tiempo dedicado al curso previo. Por eso es tan definitivamente fundamental que el Encargado de Capacitación no dé por “tarea realizada” la conclusión física de un curso. En realidad, si quiere sentirse un actor estratégico en su organización, debe mantener el control hasta los niveles superiores de evaluación, los que denominados con anterioridad, Evaluación de Aplicabilidad y Evaluación de Resultados, en este último caso, fundamentalmente la evaluación estratégica. Cuando omite estas observaciones, es muy probable que sea un buen operador administrativo del proceso, pero carente de capacidad de influir, como subsistema de la gestión del trabajo de las personas, en un genuino y enfocado desarrollo de las capacidades laborales.

Y ya sabemos que, dado el vertiginoso ritmo que tienen las innovaciones productivas y del mercado, a menor capacitación aplicada, mayor riesgo de ser superados por la competencia y de quedar fuera del mercado. Capacitar es, hoy día, un imperativo obligatorio, no una opción a considerar. Claro que es imperativo cuando se asegura la pertinencia de la capacitación, sostenida en una correcta Detección de Necesidades de Capacitación, y asegurada con un seguimiento exhaustivo de la real transferencia de lo aprendido, a las correspondientes dinámicas laborales.

Si no se toma en serio el aseguramiento de la utilidad de la capacitación, aunque se tengan grandes centros de desarrollo, con nombres rimbombantes en que predomine la palabra “excelencia”, lo único que se está haciendo es incrementar el gasto (no inversión) de la empresa, disfrazando logros desconocidos (tal vez ausentes) detrás de cortinas ficticias.

Lo lamentable es que esta situación, en Chile, es extremadamente recurrente. Destinamos recursos significativos, incluso financiados con franquicias gubernamentales, para lograr objetivos valiosos sobre los que tenemos mínimas o nulas evidencias de su real utilidad.

Y, si bien esto es responsabilidad de toda la organización, el actor clave para revertir dicho escenario es el Encargado de Capacitación. En mi opinión, es en tal despliegue de su trabajo donde pasa a ser significativo el aporte institucional de este especialista, es lo que en definitiva, lo transforma en un genuino especialista. No hacerlo es un profundo error.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20666 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora