Crisis de un concepto de Religiosidad



Hace algunas semanas, en Chile fue condenado el sacerdote legionario irlandés Realy (identificado en Chile como O´Realy), por abusos a menores. Con seguridad su caso es el paradigma de una concepción religiosa que entró en crisis y que está provocando un cambio sustancial en la percepción e interpretación de la religiosidad en el país.

 


Es una realidad que las personas están mirando la religiosidad desde una perspectiva absolutamente distinta, precisamente por los abusos que la jerarquía católica ha amparado en muchos casos, por su relación con el poder, o por la forma como el poder ha sido utilizado para ejercer una comprensión de la religiosidad que las feligresías han ido resintiendo, y que han ido provocado efectos sociales profundos.

Teniendo a la vista tres encuestas del año en curso, ellas dan cuenta que cada vez son más las personas que buscan tomar equidistancia de aquellas prácticas religiosas, sin dejar de reconocer que la fe sigue siendo un derecho personal legítimo y valioso. De la misma forma, cada vez son más las personas que ven su fe con distancia respecto de los clérigos católicos chilenos, por lo que ellos ha representado en la realidad de sus comunidades, y han buscado opciones alternativas que no estén marcadas por el boato, la grandilocuencia, la rigidez frente a las debilidades humanas, y por la manipulación manifiesta en el ejercicio de su hegemonía.

Lo más grave, sin duda, tiene que ver con esto último, sobre todo cuando los curas se han involucrado en opiniones sobre lo que deben hacer creyentes y no creyentes en su vida privada, dando normas de conducta que no han sido capaces institucionalmente de sostener en la práctica de sus agentes. Precisamente, ha sido la sexualidad el más feble de sus testimonios de vida, junto a su apetencia por el poder económico, vía vinculaciones con los grandes propietarios y por negocios altamente rentables como ha sido el caso de la educación. 

Teniendo a la vista las encuestas de Latinobarómetro, la encuesta de la Universidad Diego Portales sobre “Transformaciones socioculturales de la sociedad chilena” y la Encuesta Nacional Bicentenario, realizada por Adimark y la Pontificia Universidad Católica de Chile, ellas dan cuenta precisamente que hay una crisis en el concepto de la religiosidad que ha imperado en el país, y que viene a expresarse en un aumento creciente de quienes no profesan una religión.

Sin embargo, lo más radical es que las personas, aun sosteniendo una creencia religiosa, no encuentran en los agentes religiosos una respuesta a sus necesidades de fe. Ello se ve claramente reflejado en el alejamiento de los feligreses de los oficios formales, y en la menor aceptación de los pronunciamientos de los sacerdotes sobre cuestiones de la vida diaria y personal.

Una muestra evidente es que lejos del pensamiento de los dominantes exponentes de la religiosidad católica en Chile, donde se encuentran curas y representantes políticos del conservadurismo, junto a prominentes propietarios empresariales, que se oponen a rajatabla a legislar sobre el aborto en tres casos extremos, la mayoría del país - conformada por creyentes desengañados y ciudadanos que no siguen los dictados de las iglesias, por razones filosóficas o éticas- , piensa absolutamente lo contrario.

Las encuestas señaladas dan cuenta de que las personas que abandonan su identidad católica son crecientes, aumentando los hasta hace algunos años débiles porcentajes de creyentes de otras confesiones (especialmente protestantes), y aquellos que se declaran sin religión, agnósticos o ateos.

La oposición de los obispos católicos a la  legalización del aborto por causa de violación, inviabilidad fetal o riesgo de vida de la madre, es desdeñada ampliamente por los chilenos, cuyos dos tercios están de acuerdo en suspender el embarazo en esas eventualidades, en tanto el número de partidarios de que haya una despenalización del aborto a todo evento crece año a año.

De la misma forma, pese a lo ampliamente difundidas que han resultado las peroratas “pro-vida” impulsadas por los curas en muchas partes del país, más de un 70% de los chilenos acepta la eutanasia.

Sin embargo, ninguna de esas tendencias puede aún materializarse en leyes sensatas, debido precisamente al poder y hegemonía que ejercen los sectores conservadores empresariales, políticos y religiosos, sobre las estructuras del Estado encargadas de aplicar en la legislación e institucionalidad el consenso social y la racionalidad de la ciudadanía.

Como consecuencia de ello, la Encuesta Bicentenario ha recogido una opinión categórica de los chilenos. Un 68% de los creyentes sostienen que las organizaciones religiosas están involucradas con los que tienen dinero y poder; y un 64% de los creyentes considera que tales organizaciones e iglesias son demasiado conservadoras.

No en vano, en una calle de Santiago oriente, queda claramente simbolizada esa comprensión del poder a través de 3 sedes contiguas, que representan justamente aquella convergencia de intereses que ha sostenido un modelo de poder que la ciudadanía cuestiona y que progresivamente quiere superar, por lo que representan y lo que han impuesto en la sociedad chilena, cuyas consecuencias son absolutamente palpables en la realidad social, política y económica.

Los casos de los clérigos Karadima y (O´) Realy dan cuenta de esa concepción del poder económico y religioso, en la cual están muy presentes aquellos personeros que ejercen una hegemonía en los negocios y en las esferas de poder del país. Son los que han usados franquicias tributarias para consolidar proyectos de hegemonía en educación, destinados al segmente ABC1, y comprensiones unilaterales sobre la moral, el país y la sociedad.

El componente simbólico de esa vecindad de sedes es la síntesis de lo que comienza a desmoronarse ante el repudio, no solo de los que no creen, sino lo que es más significativo, de aquellos que reconocen una comprensión religiosa más fidedigna con los valores originales de su fe.

El pensamiento laicista chileno, de larga tradición respetuosa  de las convicciones religiosas, que ha impulsado a través de las épocas de desarrollo republicano las libertades de conciencia y la separación de la iglesia católica del Estado, al tomar nota de las tendencias crecientes de la sociedad chilena hacia la afirmación de un pensamiento más libre y equidistante de las concepciones de hegemonía que han insuflado los sectores conservadores y tradicionalistas, necesariamente ve, como resultado de esas encuestas, una significativa oportunidad para reflexionar sobre el verdadero sentido que tiene la religiosidad, concebida como una aspiración sana de espiritualidad, lejos de la ambición de poder, hegemonía y logros económicos, que impulsa un confesionalismo pedestre y ampuloso, que tanto ha contribuido a la segregación y a la desigualdad en Chile.

Las encuestas aludidas son la manifestación más concreta de que la población chilena no solo quiere otra religiosidad, sino también el término de los abusos de una vetusta comprensión de lo religioso y del hacer sociedad, concebida por intereses temporales bastante equidistantes del mensaje que funda la idea de la cristianidad.



  • Comentarios
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











Crisis de un concepto de Religiosidad


Hace algunas semanas, en Chile fue condenado el sacerdote legionario irlandés Realy (identificado en Chile como O´Realy), por abusos a menores. Con seguridad su caso es el paradigma de una concepción religiosa que entró en crisis y que está provocando un cambio sustancial en la percepción e interpretación de la religiosidad en el país.

 


Es una realidad que las personas están mirando la religiosidad desde una perspectiva absolutamente distinta, precisamente por los abusos que la jerarquía católica ha amparado en muchos casos, por su relación con el poder, o por la forma como el poder ha sido utilizado para ejercer una comprensión de la religiosidad que las feligresías han ido resintiendo, y que han ido provocado efectos sociales profundos.

Teniendo a la vista tres encuestas del año en curso, ellas dan cuenta que cada vez son más las personas que buscan tomar equidistancia de aquellas prácticas religiosas, sin dejar de reconocer que la fe sigue siendo un derecho personal legítimo y valioso. De la misma forma, cada vez son más las personas que ven su fe con distancia respecto de los clérigos católicos chilenos, por lo que ellos ha representado en la realidad de sus comunidades, y han buscado opciones alternativas que no estén marcadas por el boato, la grandilocuencia, la rigidez frente a las debilidades humanas, y por la manipulación manifiesta en el ejercicio de su hegemonía.

Lo más grave, sin duda, tiene que ver con esto último, sobre todo cuando los curas se han involucrado en opiniones sobre lo que deben hacer creyentes y no creyentes en su vida privada, dando normas de conducta que no han sido capaces institucionalmente de sostener en la práctica de sus agentes. Precisamente, ha sido la sexualidad el más feble de sus testimonios de vida, junto a su apetencia por el poder económico, vía vinculaciones con los grandes propietarios y por negocios altamente rentables como ha sido el caso de la educación. 

Teniendo a la vista las encuestas de Latinobarómetro, la encuesta de la Universidad Diego Portales sobre “Transformaciones socioculturales de la sociedad chilena” y la Encuesta Nacional Bicentenario, realizada por Adimark y la Pontificia Universidad Católica de Chile, ellas dan cuenta precisamente que hay una crisis en el concepto de la religiosidad que ha imperado en el país, y que viene a expresarse en un aumento creciente de quienes no profesan una religión.

Sin embargo, lo más radical es que las personas, aun sosteniendo una creencia religiosa, no encuentran en los agentes religiosos una respuesta a sus necesidades de fe. Ello se ve claramente reflejado en el alejamiento de los feligreses de los oficios formales, y en la menor aceptación de los pronunciamientos de los sacerdotes sobre cuestiones de la vida diaria y personal.

Una muestra evidente es que lejos del pensamiento de los dominantes exponentes de la religiosidad católica en Chile, donde se encuentran curas y representantes políticos del conservadurismo, junto a prominentes propietarios empresariales, que se oponen a rajatabla a legislar sobre el aborto en tres casos extremos, la mayoría del país - conformada por creyentes desengañados y ciudadanos que no siguen los dictados de las iglesias, por razones filosóficas o éticas- , piensa absolutamente lo contrario.

Las encuestas señaladas dan cuenta de que las personas que abandonan su identidad católica son crecientes, aumentando los hasta hace algunos años débiles porcentajes de creyentes de otras confesiones (especialmente protestantes), y aquellos que se declaran sin religión, agnósticos o ateos.

La oposición de los obispos católicos a la  legalización del aborto por causa de violación, inviabilidad fetal o riesgo de vida de la madre, es desdeñada ampliamente por los chilenos, cuyos dos tercios están de acuerdo en suspender el embarazo en esas eventualidades, en tanto el número de partidarios de que haya una despenalización del aborto a todo evento crece año a año.

De la misma forma, pese a lo ampliamente difundidas que han resultado las peroratas “pro-vida” impulsadas por los curas en muchas partes del país, más de un 70% de los chilenos acepta la eutanasia.

Sin embargo, ninguna de esas tendencias puede aún materializarse en leyes sensatas, debido precisamente al poder y hegemonía que ejercen los sectores conservadores empresariales, políticos y religiosos, sobre las estructuras del Estado encargadas de aplicar en la legislación e institucionalidad el consenso social y la racionalidad de la ciudadanía.

Como consecuencia de ello, la Encuesta Bicentenario ha recogido una opinión categórica de los chilenos. Un 68% de los creyentes sostienen que las organizaciones religiosas están involucradas con los que tienen dinero y poder; y un 64% de los creyentes considera que tales organizaciones e iglesias son demasiado conservadoras.

No en vano, en una calle de Santiago oriente, queda claramente simbolizada esa comprensión del poder a través de 3 sedes contiguas, que representan justamente aquella convergencia de intereses que ha sostenido un modelo de poder que la ciudadanía cuestiona y que progresivamente quiere superar, por lo que representan y lo que han impuesto en la sociedad chilena, cuyas consecuencias son absolutamente palpables en la realidad social, política y económica.

Los casos de los clérigos Karadima y (O´) Realy dan cuenta de esa concepción del poder económico y religioso, en la cual están muy presentes aquellos personeros que ejercen una hegemonía en los negocios y en las esferas de poder del país. Son los que han usados franquicias tributarias para consolidar proyectos de hegemonía en educación, destinados al segmente ABC1, y comprensiones unilaterales sobre la moral, el país y la sociedad.

El componente simbólico de esa vecindad de sedes es la síntesis de lo que comienza a desmoronarse ante el repudio, no solo de los que no creen, sino lo que es más significativo, de aquellos que reconocen una comprensión religiosa más fidedigna con los valores originales de su fe.

El pensamiento laicista chileno, de larga tradición respetuosa  de las convicciones religiosas, que ha impulsado a través de las épocas de desarrollo republicano las libertades de conciencia y la separación de la iglesia católica del Estado, al tomar nota de las tendencias crecientes de la sociedad chilena hacia la afirmación de un pensamiento más libre y equidistante de las concepciones de hegemonía que han insuflado los sectores conservadores y tradicionalistas, necesariamente ve, como resultado de esas encuestas, una significativa oportunidad para reflexionar sobre el verdadero sentido que tiene la religiosidad, concebida como una aspiración sana de espiritualidad, lejos de la ambición de poder, hegemonía y logros económicos, que impulsa un confesionalismo pedestre y ampuloso, que tanto ha contribuido a la segregación y a la desigualdad en Chile.

Las encuestas aludidas son la manifestación más concreta de que la población chilena no solo quiere otra religiosidad, sino también el término de los abusos de una vetusta comprensión de lo religioso y del hacer sociedad, concebida por intereses temporales bastante equidistantes del mensaje que funda la idea de la cristianidad.



  • Comentarios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE