Un Domingo Rojo y Sangriento

Domingo 22 de enero de 1905

 

. En la manifestación se llevaban símbolos religiosos ortodoxos, imágenes del zar  Nicolás II y sus participantes llevaban a sus hijos además de  sus mujeres en la tónica de una marcha familiar.

Fue tal vez este último antecedente lo que hizo talvez más  cruel los sucesos que acontecieron ese día. La guardia zarista, las tropas cosacas, la infanteria y la policía  por órdenes directa del tío del zar Vladimir Aleksándrovich abrieron fuego contra la multitud.

El informe de la policía secreta de la época  detalla los siguientes acontecimientos de aquel suceso “ A pesar de las súplicas de nuestros oficiales de la policía local y de las cargas de la caballería, la muchedumbre no se dispersó sino que continuó avanzando, por lo que dos compañías hicieron fuego entonces, y mataron a diez e hirieron a veinte.” Pero la manifestación no se detuvo y continúo con mucha fuerza, por lo que fueron víctimas de nuevos ataques y  represión  de forma constante. Una de ellas sucedió en el puente de la trinidad, según palabras del informe “se acercaron al puente de la Trinidad el padre Gapón  estaba  con ellos, se lanzó una  nueva descarga contra la muchedumbre, matando a cinco e hiriendo gravemente a diez.”  

Esa fue la tónica durante toda esa sangrienta tarde, los manifestantes se reagrupaban y avanzaban, pero la policía  no tardaba  en reprimirlos a balazos o embestirlos con sus caballos. En total según el informe  murieron unas setenta y cinco personas y doscientas quedaron heridas entre ellos mujeres y niños. Aunque hay otras fuentes que hablan que en esa tarde habrían muerto más de doscientos. En cuanto al padre Georgi Gapón salvo gracias a que algunos de los manifestantes sacrificaron su vida  para salvar la suya.  

Para Victor Serge  (escritor Marxista-leninista) quien  escribiría  posteriormente sobre lo sucedido, en un claro  contexto de publicidad comunista , sentencio que el zar Nicolás II ordenó considerar a los  manifestantes "Como rebeldes" con todas las implicancias que ello traía. Aunque la realidad es que el  zar no se encontraba en el palacio de invierno en momentos que ocurría la manifestación, si no había viajado el fin de semana a Tsárskoye Seló . Se sabe que fue informado durante el  mismo día de la situación, en la noche el  escribiría  una reflexión  en su diario personal: "Hoy ha sido un  día doloroso. Ha habido graves trastornos en San Petersburgo porque los obreros querían llegar al Palacio de Invierno, por lo que las tropas tuvieron que abrir fuego en varios lugares de la ciudad, hubo  muchos muertos y heridos. Dios, que  doloroso y triste.” 

Este hecho no se demoró en difundir en toda Rusia, a lo largo de todo el imperio aparecieron actos o movimientos de descontento y una impopularidad del zar de la que nunca se va a poder recuperar.

A raíz de este hecho nacieron las primeras asambleas de obreros y trabajadores los Soviet. Durante los meses siguientes las manifestaciones y actos de descontentos se multiplicaron.

El estado de inseguridad creció, se afianzaron los partidos pro-obreros y anti-sistemas. El estado reacciono entregando pequeñas comisiones de terrenos a algunos obreros y sus familias, lo que fomento contrariamente a  lo planeado una  seudo “reforma agraria”  totalmente ilegal que consistió en la toma de terrenos por parte de obreros  y anarquistas. Estas tomas ilegales tuvo como reacción por parte de las autoridades una energética represión, lo que trajo consigo mayor violencia y un gran numero  muertos. 

En casi todas las ciudades existían huelgas ( Como las de Varsovia o Riga )o paros (Como el del ferrocarril que afecto a todo el  imperio ruso).

Todo esto sumado a la aplastante derrota de ese año de la guerra Ruso-Japonesa y los movimientos nacionalistas anti-rusas en algunas partes del imperio , sin lugar a dudas Rusia y el Zar estaban en crisis, lo que finalmente decantaría en la Revolución Rusa.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales