Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Filosofía   ·   Comunicación   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Feminismo   ·   Censura



El ciclo de problemas árabes en la Casa Blanca


Inicio > Política Internacional
25/11/2014


1100 Visitas



De forma constante en los medios de comunicación mundiales se informa de nuevos ataques de misiles y bombas realizados por la fuerza aérea de los  Estados Unidos y sus aliados, contra las posiciones de los militantes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EI). 


Hoy ya es posible hacer  un balance de las nuevas operaciones militares de Washington en la región, así como predecir los posibles escenarios de su evolución.   La aviación de los países europeos ha bombardeado varios objetivos  del movimiento yihadista, sin embargo, aseverar   que  se ha  alcanzado  un punto de inflexión, favorable a occidente en la lucha contra el EI,  hasta el momento, es imposible. Sus pérdidas en combatientes y tecnología son insignificantes, sin embargo hay bajas entre los pacíficos habitantes en los asentamientos  sirios e iraquíes. Teniendo en cuenta que la propuesta del Califato islámico es apoyada por millones de árabes sunníes en  Irak y Siria y que en  otros países árabes  cuenta con  cientos de miles de fanáticos, bien entrenados y dotados de armas sofisticadas, hace poco creíble, la aspiración de un triunfo a corto plazo contra ellos. La  realidad descrita es incluso reconocida por los propios estrategas militares estadounidenses, al punto que las predicciones más optimistas admiten que el bombardeo a los bastiones del EI puede extiendan durante varios años.

Los planes  para la realización de operaciones terrestres en Irak y Siria en Washington, aun no  se definen y enfrenta posiciones en la cúpula dirigente del gobierno de los Estados Unidos, al punto  que  ha provocado la renuncia forzada del Secretario de Defensa,  Chuck Hagel. La experiencia negativa de la intervención militar occidental en Afganistán e Irak, con  prácticamente nulos resultados, opera como elemento disuasorio contra sus nuevas aventuras en la región. Pareciera  que en la Casa Blanca todavía no se  comprende el alcance de lo que realmente sucede allí, por lo que no se acierta a calcular las   amenazas reales  que para la seguridad regional e internacional,  implican la proclamación de un Califato Islámico.

En un discurso reciente en la Asamblea General de las Naciones Unidas, Barack Obama hizo énfasis en que el enfrentamiento entre sunitas y chiitas constituyen  uno de los factores más desestabilizadores de la situación mesoriental. Pero de  forma intencional también guardo silencio ante  el hecho,  de que  la sangrienta guerra  religiosa que allí se libra, es conscientemente atizada por sus aliadas, las  monarquías petrolero-religiosas del Golfo Arábigo-Pérsico.

Prueba  de lo anterior, es su denodado esfuerzo por derrocar a cualquier costo al  odiado régimen de Bashar Al-Assad en Siria, lo que  deliberadamente  ha  hecho que  Washington se haga de la vista gorda, ante  la aparición de  nuevos grupos suníes radicales, ramas de Al-Qaida, al cual se vincula también el EI. Incluso la captura en su momento por parte de  militantes yihadistas, de ocho provincias noroeste de Irak, al igual que de importantes instalaciones estratégicas, no fue suficiente como para que los Estados Unidos rápidamente intensificaran la lucha contra los radicales islámicos; todo porque los estrategas de la Casa Blanca y del Pentágono aún no pierden  las esperanzas de reorientar  ese nuevo monstruo terrorista contra Damasco. Solo la acción contestataria de los propios  ciudadanos estadounidenses y occidentales respecto al problema, fue lo que obligo a Obama a responder,  justificándose ante los ojos de sus electores. Sin embargo, como casi todas  las respuestas de  la administración estadounidense contra el EI, como era de esperarse, pecan de rozar con la propaganda, fragmentaria e inconsistente. La  situación evidencia cada vez  más,  que para  que la lucha  contra el EI obtenga el éxito deseado, se debe como mínimo crear un frente internacional unificado contra bajo los auspicios del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En segundo lugar, es imperativo privar el Califato islámico del apoyo de amplios sectores de la población de Irak, a través del diálogo con los jefes tribales sunitas, con sus  líderes religiosos, además de fortalecer los órganos centrales de las autoridades legislativas y ejecutivas de los árabes sunitas iraquíes, sumado a la aprobación  de  una amplia amnistía para los miembros  del antiguo partido BASS, al tiempo que se  debe autorizar la vuelta de los  refugiados políticos e inmigrantes forzados  y concitar el apoyo de los partidarios de Saddam Hussein y los grupos político-militares que operan como fuerzas  antigubernamentales. Inclusive es necesario  también contribuir a la creación del organismo de coordinación entre el gobierno y las fuerzas de la oposición moderada en Siria  para combatir la EI   y   a  grupos similares. No hay que  descartar  la posibilidad de que la  lucha de  los árabes sunitas, kurdos y alauitas árabes en este país contra un enemigo común, se pueda transformar en  una base para poner fin a la guerra civil. Una tarea  adicional, la constituye el requisito de privar de  asistencia financiera al EI, del suministro de armas y de que pueda reclutar nuevos yihadistas en todo el mundo. Identificar y bloquear sus cuentas, los  fondos de sus patrocinadores en los Estados del Golfo y prohibir la compra de petróleo, gas, caras piezas de museos,  que ayudan al financiamiento de los terroristas.  Sin embargo, pareciera que lo que es obvio para la comunidad de expertos internacionales, claramente no encaja en la estrategia de los Estados Unidos y sus aliados en la región, habida cuenta  que ello  choca contra sus  intereses nacionales. Partiendo de dicha incontrastable realidad, podemos suponer que Washington, bajo cualquier pretexto, no irá a la cooperación con Siria, Irán y Rusia en la lucha contra el EI. Como resultado de ello, la situación podría conducir a la ruptura final de Irak y Siria en varios pequeños enclaves, en los que el dominio por muchos años del caos y la violencia impere, emulando lo que hoy día transcurre,  en la  actual Somalia.

Por  Euclides E. Tapia C. Profesor Titular  de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá



Etiquetas:   Relaciones Internacionales   ·   Conflictos Armados   ·   Estados Unidos   ·   Irak   ·   Islamistas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18589 publicaciones
4706 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora