Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Coronavirus   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Música   ·   Colombia



Una Nueva Revolución en México. No Esperar y Actuar.


Inicio > Política Nacional
02/11/2014


1330 Visitas



Si todos nos metemos en la cabeza que no podemos hacer nada y nos dedicamos a hacer pucheros, a evitar circunstancias desagradables y a buscar recompensas inmediatas y placenteras, mientras esperamos que alguien actúe, nadie lo hará.


Los medios de información nos dan una visión distorsionada sobre el gobierno, políticos y el estado del país, pues responden más a cuestiones económicas que a un deber de servir al público y a la nación. Las noticias se convierten en una herramienta con la cual gobierno y representantes intentan formar la opinión pública, y el control de la imagen es la clave de su éxito.

En el caso de la privatización del sector energía en México, políticos y grupos con intereses especiales, nacionales y extranjeros, intentan promover imágenes de la realidad que convienen a sus intereses. Muchos de los medios de información procuran mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas, explotando la debilidad de la indefensión que ya nos han causado y lanzando a las grandes mayorías a la pasividad. Nos tratan de convencer de que aceptemos resignadamente perdidas de derechos y privatizaciones de bienes públicos sin resistir ni protestar.

La gente que ha decidido no actuar, demuestran su racionalidad al no participar en un sistema donde no hay una conexión clara entre su actuación y resultados tangibles sobre su bienestar. Todos estamos interesados en materias que nos afectan personalmente y por supuesto SI queremos participar en decisiones que afectan nuestras vidas.

Tenemos que quitarnos la sensación de que política y gobierno son cuestiones tan distantes que nos reducen a meros espectadores y que no podemos hacer una diferencia. Debemos desaprender la indefensión en que nos han sumido medios de comunicación y recuperar la confianza en uno mismo. No podemos esperar que surja un líder que nos tome de la mano y nos lleve a hacer lo que debemos. No esperemos al líder que diga Yo Hice, sino a aquel con el que digamos Nosotros Hicimos!

México atraviesa una etapa horrorosa que todos tratamos de no ver. Hambre, desaparición de personas, corrupción descarada de políticos, violaciones a nuestra dignidad y derechos humanos por parte de policías y burócratas, en fin, demasiadas chingaderas.

ORGANIZANDO UN EJÉRCITO

Tomaremos prestado el adjetivo de comunitario a las defensas y nos convertiremos en un ejército comunitario para defender nuestros derechos del gobierno, políticos corruptos y esos grupos especiales tan interesados en jodernos la vida para su beneficio. Y la organización viene primero.

Los miembros de este ejército serán todas las personas mayores de 18 años, que no sean empleados de gobierno,  pues estaremos juzgando sus actuaciones; que no ocupen puestos en partidos políticos y que no tengan empleados (la junta de conciliación y arbitraje se creó para defender al trabajador pero es más común enterarse de cursos a coparmex en cómo defenderse de demandas de trabajadores).

La unidad básica de la organización será la COMPAÑÍA COMUNITARIA que constará de 130 a 170 miembros. Psicología, sociología y antropología consideran que el grupo humano social por excelencia no debe exceder 200 personas. Los militares lo aceptan por siglos de experiencia determinando número de soldados en sus compañías. Si basamos nuestra organización en la naturaleza humana y en lo que es óptimo para sus relaciones sociales, ya será un avance sobre agrupaciones existentes.

La Compañía Comunitaria será representada por 5 delegados comunitarios que serán escogidos por votación. Así que delegaremos responsabilidad política en estas personas para encauzar la defensa legal y política de sus miembros, asegurándose que el gobierno cumpla con sus obligaciones hacia representados e informar sobre acciones de nuestros representantes políticos y como intervienen en cada uno de los tópicos que se discutan en legislaturas. El trabajo de delegados será voluntario, por lo que se podría esperar una rotación que influya en la preparación política de más ciudadanos. De preferencia, miembros de una compañía vivirán suficientemente cerca unos de otros para que realicen reuniones regulares u ocasionales, según convenga.

La idea de esta unidad básica de organización es crear un sistema de relaciones sociales que aumente la participación al asegurar que se escucha la voz de cada ciudadano. Con 150 miembros promedio, personas en una compañía se conocerán unos a otros y será más fácil determinar la responsabilidad de sus delegados. De hecho, para empezar a formar Compañías, se deberá buscar conocidos y amigos. Con el tiempo, miembros podrán pasarse a Compañías que les sean más convenientes por locación geográfica. Se puede iniciar el proceso con grupos de 30 o más que nombren a un delegado. Pero el objetivo será que el grupo alcance el estatus de Compañía. Conforme miembros de la comunidad perciban que pueden tener un mayor impacto en gobiernos organizándose en Compañías, estarán más interesados en política y aumentarán su participación para crear una democracia verdadera.

La Compañía Comunitaria podrá participar en campañas y proselitismo político si, y solo si, hay unanimidad total entre sus integrantes. El objetivo de la Compañía es principalmente vigilar y supervisar empleados públicos,  y defender derechos de sus integrantes; por lo cual, en campañas políticas y proselitismo, sus integrantes actuarán por su cuenta si existe un solo disidente de partidos o filosofías políticas y sería preferible que delegados se abstuviesen. La pluralidad en un equipo con objetivos comunes es demasiado útil y presión de delegados podría desvirtuarla.

Se nos ha estado indoctrinando para no reaccionar ante injusticias sociales y pérdida de derechos. Los últimos 40 años han visto varias reformas a la Constitución que afectan directamente a los ciudadanos y si acaso nos enteramos, es porque las vemos ya como noticia en la 8ª página de un periódico y con letras pequeñas. Todos los días nos enteramos o vemos violaciones a derechos humanos que lastiman la dignidad, por lo menos, de conciudadanos. Aún los mendigos por muy sucios y cochambrosos que los veamos son conciudadanos y debemos aceptarlos como nuestra realidad. Una realidad que tenemos que cambiar. Las Compañías Comunitarias se encargarán de encauzar política y gobierno del país para hacerlo. Siempre considerando parámetros de desarrollo y dignidad humanos.

Para cuestiones administrativas las Compañías Comunitarias serán registradas y organizadas en Batallones Comunitarios de cuatro a seis Compañías. Los delegados a cargo de un Batallón Comunitario serán tres y serán elegidos por delegados de Compañías. De ser posible cada Compañía empleará a un abogado que podrá ser miembro de la Compañía pero no un delegado. Los delegados de Batallón coordinarán labores de abogados cuando haya Compañías que no dispongan de ellos y, si es necesario organizarán acciones para apoyar a Compañías en problemas. Y sí, desafortunadamente tendrá que haber cuotas para contratar abogados como empleados. Pero estas deberán ser las mínimas necesarias. Los delegados servirán por honor y deberán cubrir las suyas. Los delegados de Compañías serán los que controlen las cuotas de los representados, pues están más cerca de ellos.

Los nombres de unidades de organización no tendrán que ser conceptos militares. Esto es solo el principio y una vez existan las suficientes Compañías Comunitarias se podrá discutir todo en más detalle. Grupos a nivel Brigada, División, Cuerpo de Ejército y Ejército, con sus respectivos detalles organizacionales y administrativos.

Esta será una gran oportunidad para todos los jóvenes y en especial para jóvenes abogados recién egresados. Ayudará sobremanera a crear una conciencia ética a los practicantes de leyes. Dará un desahogo congruente y productivo a la indignación e impotencia de la sociedad más desamparada, que con 60 millones de pobres en el país nos hace mayoría. Aumentará la participación de esta mayoría que presionará para mejorar su situación y será la base para que la clase media aumente y se desarrolle. Lancémonos hacia el futuro con pasión y fe en uno mismo, recordando,    “el cielo un soldado en cada hijo te dio”.



Etiquetas:   Política   ·   Derechos Humanos   ·   Leyes   ·   Gobierno   ·   Administración Pública   ·   Población Activa

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20668 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora