Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Filosofía   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Coronavirus



Evaluación de la Capacitación 1/6


Inicio > Empresas
01/11/2014


2591 Visitas



Peter Drucker solía decir que “lo que no se mide no se puede mejorar” y las evidencias parecen confirmar diariamente la pertinencia de esta cita, no solo en el ámbito laboral sino que, en general, en todos los ámbitos de la vida.


En el tema de la capacitación no está la excepción. Con todo, en este caso, es mucho más significativo. No sólo es para asegurar que “se haga” la capacitación, sino que es fundamental para que esta sea una genuina inversión (Puede ver “La Capacitación no siempre es una inversión”). 

El autor clave en lo referido a la evaluación de la capacitación es el ex Profesor de la Universidad de Wisconsin, Donald Kirkpatrick (1924 – 2014). Este académico, investigador y consultor, desarrolló su propuesta en torno a 4 niveles de evaluación de la capacitación, establecidos según su grado de complejidad para materializarlos. Por mi lado quiero proponerles otra estructura, enfocada en el eje del tiempo y no sobre los grados de dificultad que se deben enfrentar:

Nivel A. Evaluación Diagnóstica

Nivel B. Evaluación de Dominios y Expectativas de Entrada

Nivel C. Evaluación de Aprendizajes

Nivel D. Evaluación de Satisfacción

Nivel E. Evaluación de Aplicabilidad

Nivel F. Evaluación de Resultados

Cada uno de estos niveles tiene objetivos que resultan tan complementarios como necesarios para lograr efectividad en la realización de actividades de capacitación. Cuando se omite alguno de ellos, es muy factible entrar en un comportamiento de rutina en que se va perdiendo el sentido de trascendencia que debe caracterizar a toda acción de capacitación.

En este y mis siguientes post, presentaré algunos de los elementos que sustentan esta perspectiva operacional.

Nivel A. Evaluación Diagnóstica

Detectar brechas o fortalezas que se esperar enfrentar mediante capacitación no es solo acceder al nombre del tema que se precisa abordar. Es necesario indagar con mayor profundidad. Veamos un ejemplo:

Con frecuencia he recibido invitaciones para realizar cursos de “Trabajo en Equipo”. El tema, en ambientes organizacionales cada vez más interactivos e inclusivos, es sin duda esencial. Claro que al quedarse en el titular, los riesgos de hacer muy bien lo que no era necesario hacer, son muy altas. Por ejemplo, el peak de este tipo de cursos, en formato de taller, son en ambientes out door, en que gran parte del tiempo se enfocan en acciones lúdicas para reforzar la capacidad de la interacción, la comunicación, la empatía y la confianza entre los integrantes de cada grupo. Sin embargo, este aspecto, con frecuencia no es precisamente el espacio que permite a ese equipo avanzar hacia niveles de excelencia. De hecho, es habitual que el tema significativo no esté en temas actitudinales ni de habilidades, sino que es un asunto de conocimientos prácticos y concretos.

 

Visto así, es posible que lo que realmente precisa el trabajador es aprender acerca de técnicas de pensamiento divergente, herramientas para el pensamiento convergente, u otras dimensiones que requieren escenarios formativos mucho menos lúdicos que los ambientes out door, pero tremendamente más pertinentes a los fines de potenciar el talento de cada integrante del equipo.

Como lo señalé en una columna anterior (“Capacitación que haga capaz”), es fundamental tener claro lo que se necesita para que tenga sentido preocuparse de la calidad de lo que se va a hacer como acción de capacitación. Caso contrario, es irrelevante ocuparse del valor de lo que se haga. Seguramente no surtirá efecto práctico alguno. Cuando no se sabe hacia dónde se va, seguramente se llegará dónde no se quiere llegar.

En consecuencia, esta perspectiva preliminar de la evaluación del o los recursos que es necesario abordar en una determinada actividad formativa es fundamental para que la Detección de Necesidades de Capacitación (DNC) adquiera todo su valor orientador. Por lo demás, una DNC es en sí misma, una acción de evaluación, acción que aporta todo su potencial en la medida que alcanza este nivel de necesaria especificidad.

... Continúa en mi próximo post ...




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20604 publicaciones
5120 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora