Juan Vicente Herrera deja una herencia desastrosa

 

. Nada hay más evidente. Juan Vicente Herrera nos ha dejado una comunidad paralizada, muerta, sin iniciativa personal, sin capacidad de lucha. Ha comprado, con el dinero de todos, las voluntades de quienes podrían estimular la vida democrática: medios de comunicación, Consejo de Cuentas, Procurador del Común, organizaciones sindicales y patronales, asociaciones civiles, Tribunal Superior de Justicia,…

Y aunque presume de que nuestra comunidad no es de las más endeudadas, la omnipresente administración regional en todas las áreas económicas y la falta de inicativa privada, han llevado a esta comunidad al estupor y al coma.

Poco bueno se puede decir de la oposición política, sindical y civil, pues no ha sabido o no ha querido enfrentarse a esta grave situación y como pollos descabezados proponen soluciones absurdas como el aumento del gasto, el mayor control y poder de los poderes públicos e incluso el delirante rescate de obras públicas (como el HUBU).

En una de las ultimísimas sentencias del Tribunal Supremo, al que hay que agradecerle en parte el caos en el que vivimos, se dice “Nada lesiona más la credibilidad de los ciudadanos en sus instituciones que ver convertidos a sus representantes políticos en los vulneradores de la legalidad de la que ellos son los primeros custodios”.

Y este es el triste panorama que vivimos quienes de forma personal y autónoma nos resistimos al abuso y la injusticia, bregando a diario contra una administración “que lo puede todo”.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales