Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Empresas   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   México   ·   Economía   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Sociedad   ·   Alimentos



Muertes en Guerrero: la gasolina que impregnó al país


Inicio > Política Nacional
26/10/2014


817 Visitas



Tuvo qué pasar un mes de iniciada la tragedia para que Ángel Heladio Aguirre Rivero tuviera la decencia de renunciar a la gubernatura de Guerrero; y para que el Presidente del PRD entendiera que tenían que dejarlo ir, pues era indefendible con más de 200 restos humanos recuperados de la clandestinidad. Nadie acusó al gobernador de haber jalado el gatillo, pero sin duda es el responsable político por lo que sucede en su estado. Es el gobernador quién debe impedir el desgobierno.


La salida del mandatario es justa y necesaria, porque su permanencia representaba una muestra más de impunidad; empero, para nada representa la solución al problema, ni la justicia para los deudos de los normalistas desaparecidos y de los seres humanos que están apareciendo en las fosas. Ángel Aguirre era un elemento más de la crisis. Lo prioritario continúa, el gobierno federal debe hallar a los desaparecidos.

Más allá de quién ocupe la silla del ejecutivo estatal durante los pocos meses de mandato que restan, creo que lo relevante es la estrategia a seguir por el ejecutivo federal, pues es quien realmente está y estará a cargo de la entidad. Considero un error permitir que la protesta social violenta continúe, pues sólo se logra que el pánico y la anarquía se expandan. El gobierno tiene que establecer el orden o pronto los demás estados empezarán a sufrir el vandalismo. 

La tensión social es mucha, el pueblo de México está muy enojado y tenemos razones para estarlo, así que cualquier acontecimiento se volverá relevante. Los gobernadores deben estar bastante preocupados, lo mismo que el presidente. Supongo que no se puede dormir tranquilo cuando la nación esta impregnada de gasolina. El miedo a cualquier otra chispa debe ser monumental.

Es obvio que la prioridad del presidente Enrique Peña Nieto debe ser encontrar a los 43 jóvenes, el poder explicar a los familiares, al país y al mundo entero, que el Estado Mexicano sí es capaz de saber qué pasó con 43 almas que se atrevieron a ejercer su libertad de expresión, a solicitar mejores condiciones de vida. Desde luego, encontrar y castigar a los responsables es parte de la lógica elemental que aún no se concreta,

La crisis ya tiene un impacto generalizado y a gran escala en el mundo entero. La prensa internacional ha hecho suya la tragedia, basta con abrir cualquier periódico de cualquier país para leer la fuerte y justa crítica al gobierno mexicano. A manera de muestra, sirva que al escribir estas líneas, las revistas The New Yorker y The Economista mencionaban que el país se le puede ir entre las manos al primer mandatario. Y el señalamiento va más allá, pues hablan de que se pierde la credibilidad ganada con la reformas, y reflexionan si en estos dos años de gobierno solo se habría estado simulando la regeneración del país. 

Solo son dos revistas, pero ya le escribía que la prensa de cualquier nación está por las mismas. E igual sucede con las instituciones, pues en la semana vimos como el Canciller mexicano fue cuestionado por otras autoridades diplomáticas durante sus giras de trabajo, o como el Parlamento Europeo fijó y difundió su posicionamiento sobre los crímenes en Iguala. Para nada son poca cosa o asuntos transitorios. México está ardiendo y el orbe entero lo mira hervir. Claro, el gobierno nada desearía más que apagar el fuego, es lo lógico.

Seguro de que todos deseamos que encuentren pronto a los normalistas desaparecidos y a los responsables de tanta atrocidad, también debemos preguntarnos qué seguirá para México, cuáles serán los daños que se arrastrarán de esta crisis y, cuánto tiempo habremos de cargar con ellos. Le compartía que el descrédito internacional ya es manifiesto. Y bueno, quizá valga la pena preguntarnos si la sociedad mexicana se tranquilizará al terminar esta vorágine, o si finalmente exigirá cambios trascendentales en las formas de vida y gobierno y dejará de ser la misma de siempre.

Resolviéndose esta problemática; y reiteró que ojalá sea rápido y con el mayor bienestar posible para las víctimas; el gobierno difícilmente podrá volver a su hoja de ruta previa, a su plan de gobierno preconcebido. Habrá que trabajar mucho en verdaderamente modificar la precaria realidad en que viven muchos mexicanos. Establecer un verdadero estado de derecho y recuperar el respeto perdido será fundamental para el gobierno. 

México jamás fue el mismo después de 1968. Su columnista le augura que tampoco lo será después de Guerrero 2014. Algo, ojalá que mucho, tendrá que cambiar. Lo de Tlatelolco concluyó sin justicia; por el bien de todos, esperemos que no suceda de nuevo.

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted.

Con gusto recibo sus comentarios en Twitter: @oscar_ahp



Etiquetas:   Enrique Peña Nieto   ·   Violencia   ·   México

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22517 publicaciones
5325 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora