El camarote de los hermanos marx…istas

Comentaba el otro día los extraños movimientos que se estaban y se están dando en Andalucía en lo que se refiere a pactos y componendas políticas, explicaba los pasos en los que andaban Susana Díaz (PSOE) y Teresa Rodríguez (Podemos/IA) buscando cada una por su lado, un pacto que ignoraba lo que disponía la línea oficial de sus respectivos partidos y cerraba el escrito diciendo que “Habrá que seguir atentos a la pantalla, el jaleo no puede hacer otra cosa que empeorar”. Bueno pues no sé si habrá empeorado, pero se han producido nuevos movimientos que vienen a enmarañar más, si cabe, la situación en Andalucía.

 

. Bueno pues no sé si habrá empeorado, pero se han producido nuevos movimientos que vienen a enmarañar más, si cabe, la situación en Andalucía.
He de suponer que dado el altísimo nivel de corrupción que existe en esa CA y los íntimos vínculos que unen a corruptores, corrompidos, consentidores y ocultadores, cualquier movimiento que se produzca y que cambie el actual panorama, pone de los nervios a mucha gente de los que hoy están en algún cargo de responsabilidad en la Junta o en el PSOE-A y que perciben como, poco a poco, la marea judicial va subiendo. Ya hay declaraciones de directivos de las empresas aseguradoras que se lucraban de los ERES, que afirman entregaron dinero al PSOE para su financiación. Por concretar, se habla de una “donación” de tres millones de euros, una mordida, presunta por ahora, pero de importancia, de las que dejan rastros.

Pues en este barullo terrible, en el que a tanta gente no le llega la camisa al cuerpo, porque es público y notorio que entre la izquierda andaluza hay mucha gente que tiene pesadillas con la juez Alaya y los psiquiatras andaluces ya no dan abasto, lo suyo sería que no se moviera ni el Tato, que todo permaneciera tranquilo y silente, pero me da la impresión que alguien ha soltado por lo bajini eso de ¡sálvese quien pueda! o a lo peor ha sido eso tan feo de maricón el último, porque están montando un jaleo que deja chico el desorden genial y mayúsculo de aquel camarote de los Hermanos Marx, que tan buenos ratos nos ha hecho pasar a todos o a casi todos.

Está la cosa complicándose a cada minuto que pasa, el PSOE, bueno Susana Díaz, le hace una peineta a su secretario general y pretende pactar con Podemos, eso sí sección Iglesias. Por otra lado el Podemos, sección Izquierda Anticapitalista, que en Andalucía es mayoría entre los circulares que por allí rondan, por boca de Teresa Rodríguez pretende pactar con IU para acabar con la preponderancia socialista en la tierra de María Santísima, los de IU sector ¡virgencita déjame como estoy! pretenden pactar con Podemos, a pesar de los desplantes del populista Iglesias y ahora para terminar de liar la trócola, se descuelga el alcalde de Marinaleda, el inefable asaltador de supermercados, el número uno por IU en la provincia de Sevilla en las dos últimas elecciones y sale no sé yo, si por peteneras, tarantas o carceleras y anuncia con esa sonrisa de mala leche que luce, que su grupo, el CUT,  Candidatura de Unidad de Trabajadores, se va a pasar con armas, bagajes y los carritos del Mercadona que le sobraron del penúltimo asalto, a Podemos, pero eso sí Podemos sector complutense, los de Iglesias para entendernos.

Sánchez Gordillo, el proletario combatiente que para vuelos trasatlánticos viaja en primera, está malo el pobre, dice que no ha podido estar en la primera fila de la política, pero por lo visto sus dolencias sí le han permitido pulsar la opinión de la gente del CUT, convencer a unos cuantos, pocos la verdad, que no lo tenían muy claro y preparar una asamblea para dentro de unas semanas, porque a Gordillo le han entrado las prisas por romper con los de IU - que están que les pinchan y no sangran - para presentarse a las autonómicas con Podemos y si hay posibilidad de ello a las municipales.

Tiene que ser muy cierto que la estolidez de Cayo Lara es del tipo infeccioso, sólo hay que ver a su representante, Valderas, o escuchar lo que andan soltando por esa boca, los amados discípulos andaluces de Cayo para justificar la espantada de Gordillo. Que no ha sido una espantada cualquiera, ha sido una espantada de categoría, de las de órdago a la grande. Vamos, que en una tierra de artistas de la espantá, en la tierra de Curro Romero o de Rafael el Gallo, Sánchez Gordillo ha  demostrado a todos que en ese registro no le gana nadie.

Para justificar lo que no tiene justificación, porque en esto de las separaciones el abanico de excusas resulta muy corto y como te descuides, sobre todo si eres de IU, corres el riesgo de terminar soltando la gilipollez esa de “se nos rompió el amor de tanto usarlo”, así que a Valderas y compañía a falta de argumentos plausibles, no se les ha ocurrido otra cosa que afirmar que al de Marinaleda no hay que hacerle mucho caso, porque no está muy bien de la azotea a cuenta de sus dolencias. Vamos que a Gordillo se le ha ido la pinza y no hay que hacerle ni caso, que el pobre está muy perjudicado. Un ejemplo de cómo permanecen las esencias estalinistas, in illo témpore a los disidentes a los mandaban a los manicomios y ahora, se les trata de orates y aquí se acabó el problema.

Lo que supongo que servirá para que Gordillo y su colega Cañamero, decidan con más fuerza todavía dedicarse al noble deporte de la ocupación de fincas y el asalto a supermercados bajo los colores de Podemos, que al fin y a la postre el color púrpura es mucho más fino y distinguido que el rojo, donde va a parar  y a los de IU-A que los vayan peinando.

Así que los del CUT se estarán aprendiendo la Internacional al ritmo de llanera venezolana, por aquello de quedar bien con su nuevo señorito y nosotros seguiremos atentos a lo que suceda, porque teniendo presente el carácter de todos los protagonistas, puede arder Troya. A no ser que haya suerte y la juez Alaya los empapele a todos y que la bronca quede entre los muros del penal del Puerto, Puerto de Santa María, que decía aquella canción tan bonita.

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales