Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Libre Pensamiento



Bajar de la torre de cristal


Inicio > Ciudadanía
23/10/2014

926 Visitas



Una mala comprensión de la fe lleva a acentuar la idea de que los perfectos y puros serán los únicos salvados. Y no bastaría con serlo: hay que separarse de los "impuros", requisito "sine qua non" para alcanzar la beatitud. Es una tentación constante en la vida religiosa: el escondido deseo e ilusión de sentirse de los buenos, de los inmaculados, de los sin mancha. Y desde ahí, juzgar al resto.


Al cierre del sínodo de la familia, el Papa Francisco recordó que, en Jesús, se acabó con esa lógica perversa y comenzó una nueva, revolucionaria: la gracia de Dios sale al encuentro del otro, del extraño, del distante, de quien pensamos enemigo. "¿Por qué come y bebe con publicanos y pecadores?" le reprochan a Jesús. A lo que responde: "No son los sanos los que necesitan al médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores" (Lc 5,29).

Una nueva y desconcertante lógica, divina, se extiende a partir de Cristo. "Ésta es la Iglesia, la Madre fértil y la Maestra premurosa, que no tiene miedo de arremangarse la camisa para derramar el aceite y vino sobre las heridas de los hombres (Cf. Lc 10,25-37)" resalta el Papa. La misma que "no mira a la humanidad desde un castillo de vidrio para juzgar y clasificar a las personas".

La Iglesia se vuelve a entender como servidora de los hombres, aquella que sale al encuentro de quien se encuentra caído a la orilla del camino; que va a las "periferias existenciales", sin miedo a herirse o golpearse. Es una Iglesia "semper reformanda", compuesta de pecadores, necesitados de Su misericordia. La misma que busca ser fiel a su Esposo y a su doctrina. Es la Iglesia que no teme comer y beber con prostitutas y publicanos (Cf. Lc 15).

La Iglesia de Francisco, la única y misma de Cristo, es la que "abre las puertas para recibir a los necesitados, los arrepentidos y ¡no sólo a los justos o aquellos que creen ser perfectos!" subraya el Santo Padre. Es la Iglesia que "no se avergüenza del hermano caído y no finge de no verlo, al contrario, se siente comprometida y obligada a levantarlo y a animarlo a retomar el camino y lo acompaña hacia el encuentro definitivo con Él".

El Papa Francisco nos remite a los orígenes, a Cristo mismo, al que escandalizó a los doctores de la ley, los que se sentían perfectos, y que lo llevaron a la muerte ignominiosa de la cruz.

El mensaje cristiano incomoda y desconcierta. Como el Papa. Él nos recuerda el dicho atribuido a Cervantes en El Quijote: "Deja que los perros ladren, Sancho, es señal de que avanzamos". Con Francisco, avanzamos. Tener Papas como él es un riesgo, es cierto; pero no tenerlos, es camino seguro al despeñadero.

Padre Hugo Tagle

Capellán UC

twitter: @hugotagle 



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Comunicación   ·   Iglesia Católica   ·   Solidaridad   ·   Papa Francisco

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18861 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora