Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Ética   ·   Cultura   ·   Poesía   ·   Ciencias   ·   Moralidad   ·   Libros   ·   Novela



Enfermedad del virus del ébola (EVE)


Inicio > Medicina
15/10/2014


2216 Visitas



 Ante la actual epidemia de la enfermedad del virus del Ébola, la incapacidad de las máximas autoridades sanitarias a nivel mundial, para poder contener la transmisión en el continente africano y la increíble parsimonia (mayor de la acostumbrada) de las autoridades sanitarias de nuestro querido y sufrido México. No podemos más que estar prevenidos y conocer un poco de esta enfermedad que está poniendo al mundo en alerta epidemiológica total.


Se puede pensar que estoy siendo pesimista o que estoy maximizando la situación, pero hay algo en que no hemos puesto atención, hace varios años se presentó una epidemia de influenza H1N1 en nuestro país y en reacción a esta epidemia se tomaron medidas extremas, cuando quizá se maximizo el problema, sin embargo, se observó que no tenemos la suficiente capacidad de respuesta y los hospitales con equipamiento medianamente adecuado para enfrentar una situación de este tipo, rápidamente son superados. Ahora ante un padecimiento que llega a tener hasta un 90% de mortalidad, es más que evidente que no estamos ni siquiera cerca de estar medianamente preparados para una epidemia de Ébola. El porqué de estas palabras se fundamenta en que se han detectado, hasta el momento, dos casos en los Estados Unidos si todo sale bien y los cercos epidemiológicos son efectivos, solamente estos casos serán registrados. 

Si por casualidad (cosa harto probable), estos pacientes llegaron a tener contacto con diferentes personas con transmisión del virus y dentro de estas personas se encuentra algún paisano que pronto planea un viaje de regreso a nuestro país e insisto por mera casualidad que nos tocara hacer frente a una epidemia, no puedo imaginar las complicaciones a las que tendremos que afrontar, solo diré que Dios nos agarre confesados y aclaro que no creo en la existencia de Dios.  

Pues bien por ahora a nosotros, como personal de salud, nos corresponde estar alerta, puesto que el mayor aliado de una epidemia, lejos de ser la infraestructura con que cuanta la región, es la ignorancia y el miedo que los pobladores desarrollen ante una situación no conocida. En los siguientes párrafos comentaré brevemente los aspectos generales sobre la enfermedad causada por el virus del Ébola.

El virus del Ébola causa en el humano la enfermedad homónima (EVE), anteriormente conocida como fiebre hemorrágica del Ébola, cuya tasa de mortalidad llega a ser de hasta el 90%. El virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes, el primero ocurrido en Sudán y el segundo en la República Democrática del Congo en la aldea de Yambuku, la cual está situada cerca del rio Ébola, del cual proviene el nombre del virus.

El Ébola pertenece a la familia filoviridae, es decir, que tiene forma de filamento y en el género podemos encontrar cinco especies: ebolavirus Bundibugyo (BDBV), ebolavirus Zaire (EBOV), ebolavirus Reston (RESTV), ebolavirus Sudán (SUDV) y ebolavirus Taï Forest (TAFV). Las primeras tres especies han sido asociadas a grandes brotes de EVE en África, la especie RESTV ha sido encontrada en China y Filipinas, pero no se han documentado casos de EVE, ni decesos debido a ellos.

Se ha descrito que la forma de infección es el contagio de secreciones de animales enfermos, puesto que se piensa que los animales son el principal hospedero en la naturaleza, entre estos animales podemos encontrar chimpancés, gorilas, murciélagos, monos, antílopes. El contagio entre los humanos se presenta, al igual que en los animales, con el contacto con secreciones corporales de pacientes infectados y contacto con materiales contaminados con dichos líquidos, esta forma de contagio es la que prevalece en el personal de salud que ha atendido a pacientes infectados.

De hecho se piensa que las tradiciones en los ritos fúnebres en las aldeas africanas donde se han presentado los brotes, tienen una gran responsabilidad en el desarrollo de las epidemias, puesto que durante la velación de los cadáveres, suele ser tradicional el contacto con el cuerpo de la persona fallecida y con sus pertenencias.

La EVE está caracterizada por aparición súbita de fiebre, dolor muscular y debilidad intensa, seguido de cefalea, dolor de garganta, vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, falla renal y hepática, en ocasiones se presentan hemorragias internas y externas, podemos encontrar en la citometría hemática una disminución de la serie blanca y a nivel bioquímico se observa un incremento en las enzimas hepáticas. El periodo de incubación oscila entre 2 y 21 días.

De hecho se ha encontrado que los pacientes masculinos siguen excretando partículas víricas por los líquidos seminales, hasta por 6 semanas posteriores a su recuperación clínica. También se ha encontrado pacientes asintomáticos (portadores) de la especie RESTV, sugiriendo que en esta especie tiene una menor capacidad de virulencia, pero solo se han encontrado pacientes portadores adultos, no se ha evaluado en los diversos grupos que componen los estratos sociales.

En lo referente al diagnóstico se puede hacer por medio de ELISA, pruebas de detección de antígenos, RT-PCR o PCR en tiempo real, cultivo del virus mediante cultivo celular. Todas las muestras son altamente infecciosas y deben de tratadas con la máxima seguridad biológica posible. Hasta el momento no se ha desarrollado una vacuna con resultados clínicos aceptables, tampoco existe un tratamiento específico para EVE, lo único que se puede hacer es dar tratamientos paliativos a los síntomas.

Hasta aquí es lo que puedo considerar como un breve resumen con la información más relevante en el caso de la EVE. Queda espacio para la pregunta obligada, si la EVE, al revisar su sintomatología, no parece ser tan problemática como se ha difundido ¿Por qué tanta alarma entonces? La respuesta es por la velocidad con que actúa, en los 90´s se determino que el Ébola era capaz de producir en un mes el número de muertes que produciría el VIH en 10 años. Quizá esta comparación sea superlativa en la actualidad, por todos los avances que se han tenido en cuanto al manejo de pacientes con enfermedades víricas, lo que si queda claro que es una amenaza y como tal solo podemos estar preparados.

Les dejo el link de la página de la OMS donde se encuentra mayor información y de donde tome se encuentran la mayoría de los datos mostrados. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs103/en/

Etiquetas:   Enfermedades   ·   Asistencia Sanitaria   ·   México   ·   Ébola   ·   Epidemia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18776 publicaciones
4733 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora