Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Filosofía   ·   Empresas   ·   Medio Ambiente   ·   Liderazgo   ·   Infancia   ·   Libertad de Expresión



Cambios de gabinete: las tres almas de la derecha


Inicio > Política Nacional
16/07/2011

1275 Visitas



Una movilización que necesita arribar a una negociación sensata; un Presidente que cae en la percepción ciudadana; una clase política que enfrenta su propia crisis de credibilidad y legitimidad; un agotamiento del gobierno a mitad de camino. Por ende, la necesidad de un golpe de timón, de un cambio de gabinete.






¿Qué fuerzas pugnan al interior de la Alianza? 





El Presidente se debate en un problema existencial para delinear un futuro que se avenga al interés normal y lógico de cualquier fuerza política de mantenerse en el poder. Porque la derecha política tiene dos almas que marcan tendencias y conductas contradictorias. Una tercer alma es la visión del poder que tienen los grupos económicos, los que han usufructuado del modelo, los que propiciaron el desmantelamiento del Estado Empresario para quedarse precisamente con los más lucrativos negocios, los naturales monopolios de la energía, las sanitarias, los servicios logísticos de puertos y aeropuertos, las telecomunicaciones y el transporte.





En la Alianza está el alma liberal progresista que es transversal a la UDI y RN, que aspira al éxito del modelo de mercado, abierta a hacerle correcciones, sabedor de que sus límites son el alto endeudamiento interno, la concentración de la riqueza y el profundo descontento social, factores todos que, en caso de no enmendarse terminarán llevando al fracaso, a la vía muerta las aspiraciones de llegar a las ligas mayores en el concierto mundial. Estas élites liberales progresistas buscan tender puentes a los partidos opositores, entendiendo que entre ambas visiones prácticamente no ha habido disensos estructurales, ya que esa oposición, aunque se vista de izquierda, por 20 años demostró sentirse cómoda con el modelo y con el binominalismo.





El ala más recalcitrante de la Alianza es aquella que presiona por dar respuestas represivas al movimiento social y añora expresamente el orden que imponía una dictadura. Esos sectores han sido llevados a cuestas hacia posiciones democráticas representativas, pero cuando ven en riesgo sus trincheras fundamentales, entre las cuales mantener el modelo previsional, el sistema concentrado de generación de energía  y el de educación en manos privadas son  áreas sensibles a sus más caros intereses, por lo que al sentirse amenazados por las movilizaciones continuas y atrevidas de la sociedad civil, vuelven sospechosamente su mirada a los cuarteles, aunque no más sea por una nostalgia trasnochada. La democracia profunda les quita el sueño.





El pivote de los intereses corporativos, la tercer alma, hay que leerlos desde el mapa de la extrema riqueza en Chile y a partir de la identificación del puñado de grupos que manejan el país se podrá definir los límites estructurales de la derecha política para responder a las presiones por cambios al modelo, toda vez que eso es entrar al área chica de los cuerpos corporativos, allí junto al corazón, donde se guardan las cuentas cifradas, los balances integrados de los holding, las relaciones de estos grupos con los intereses multinacionales. A esta derecha pragmática, que constituye la real plutocracia chilena, le sirve cualquier micro, siempre que transite por las vías populistas que a fuerza de maquillajes y dádivas menores, respete en su recorrido los espacios amurallados que construyeron en los últimos 50 años. Por lo tanto, esta retaguardia silenciosa es el mayor obstáculo para la derecha política liberal progresista, pues cualquier avance que reduzca los privilegios alcanzados, hará ver al gobierno como izquierdoso y traidor a los intereses de los poderosos de verdad, que se cuentan con los dedos de una mano.





Por lo tanto, el Presidente Piñera debe estar barajando estas variables estructurales de su coalición. Porque sabe que tiene dos años estrechos para revertir su impopularidad. Ahora bien, si el político Sebastián Piñera quiere pasar a la historia como un simple accidente en una secuencia de centro izquierda –al menos así autoproclamada- bastará con administrar lo que queda, quizás haciendo más dura la respuesta represiva, pero aislado y deslegitimado tras cada encuesta que mensualmente marcará su debacle. 





Pero, si por el contrario, aspira a ganar un sitial histórico de respeto y reconocimiento social, tiene la opción preciosa de entrar a realizar los cambios para los que nunca antes hubo voluntad política en ninguno de los dos bloques. 





De partida, el Presidente debería marcar a sus ministros con criterio político, instruir para que se escatime recursos y entrar a una decidida inversión pública en los proyectos sociales, dar el paso a un post natal incluyente que alcance a todas las mujeres, que alcance a las profesionales; abrir el sistema electoral para que exista la inscripción automática; abrir el derecho a voto a todos los chilenos del exterior que deseen hacerlo y que se inscriban en los consulados; eliminar para todos los jubilados el 7% de salud. No tiene sentido que con el crecimiento y reservas que tiene la economía se actúe de manera restrictiva en una coyuntura auspiciosa, que despierta expectativas en la gente. Subordinando las tecnocracias a criterios de gobierno, bien puede el Presidente neutralizar conflictos que bien pudo haber evitado y avanzar en su agenda social.





El otro frente político que le permitiría a Piñera revertir la tendencia actual sería abrir canales para una participación y fiscalización real de la ciudadanía al sistema económico. Abandonar el maquillaje de un Sernac financiero y generar un Ombudsman autónomo, efectivo como los que existen en el mundo desarrollado, empoderado para denunciar todo tipo de abusos a las personas y comunidades. Los abusos recientes como el caso La Polar, la colusión de farmacias, los leoninos contratos de concesiones; los trajes a la medida entregados a proyectos de multinacionales, han copado la paciencia ciudadana, pues la falta de transparencia conlleva siempre redes de corrupción, que afectan el bien común, el interés general.





Finalmente, en materia de reforma al sistema educacional, existe un espacio público en donde el Gobierno podría tener injerencia con simple gestión: como una señal de compromiso con la educación pública de excelencia, bien podría inyectar recursos y cambios en la Universidad de Chile, reconformándola en lo que fue, una universidad nacional, laica, republicana, que entregaba la mejor educación del país, a los mejores y con gratuidad o matrículas muy bajas. Esta vía directa permitiría en la red de la Universidad y sus ex sedes territoriales a lo largo de Chile, marcar un pivote de esa universidad sin fin de lucro a que aspira el 80% de la sociedad civil. 





De esta forma, realizando la desmunicipalización, aplicando una mejor fiscalización y reconformando una Universidad nacional, laica, de excelencia y con meritocracia, las grandes demandas sociales podrían darse por cumplidas en el rango de lo posible y retormarse el camino de la negociación política con este nuevo actor en la mesa que es la civilidad, la que no querrá nuevamente ser desmovilizada y que permanecerá alerta siguiendo el ritmo de las decisiones políticas. 





Si el cambio de gabinete opta por esta vía, el alma liberal progresista pasará a delinear un  punto de inflexión en la historia política chilena. Esto si el Presidente Piñera corta amarras y se atreve.



Periodismo Independiente, 16 de julio 2011.





Una mirada libre a nuestro entorno Etiquetas: Alianza, civilidad, Concertación Alianza, Crisis, democracia profunda, Educación, inflexión, modelo, Movilización, ombudsman, política, popularidad, sociedad



Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17922 publicaciones
4575 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora