Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Reseña   ·   Filosofía   ·   Novela   ·   Literatura   ·   PYME



El conocimiento no compartido


Inicio > Empresas
21/09/2014


943 Visitas



Hoy me gustaría hablar de lo que supone el no compartir la información en el trabajo. Todos conocemos el caso de ese "compañero" de trabajo que no cuenta a los demás lo que sabe porque de esa manera se cree irreemplazable. Piensa, y a veces acierta, que no puede ser sustituido porque no hay nadie que sepa hacer lo que hace él. Ese es su punto fuerte, su baza, su estrategia.  Craso error. Aunque no hay que quedarse a nivel del empleado, esto es algo que se repite, igual con más fuerza, en los puestos directivos. Es un mal común que pasa de esos puestos a los inferiores, se transmite como una enfermedad y se convierte en epidemia.




Como personas nuestro medio principal de aprendizaje es la observación y repetición. Si el ejemplo a seguir está viciado, el problema se enquista. Hay que estar por encima de esto, actuar y denunciarlo. No se puede consentir que por el hecho de que “Pepito Perez” sea el único que sabe manejar la herramienta de “lo que sea”, eso le convierta en intocable. Y si Pepito no está o se va hemos de esperar, con la pérdida de tiempo y dinero que eso conlleva. Mis felicitaciones a los empresarios que favorecen esta forma de trabajo, así nos luce el pelo.

Siempre ha de haber una persona capaz de sustituir a otra. Todo el mundo debe poder hacer las funciones que le corresponden por su puesto de trabajo, pero también otras para el  caso en que sea necesario. La información debe ser horizontal y transparente. Hay que formar un equipo multidisciplinar, no la unión de individualidades inconexas unifuncionales.

Algunos pueden pensar, no sin razón, que al final esto llevará a que algunos trabajadores desarrollen casi todo el trabajo (porque saben hacer de todo) y otros lo contrario. Esto ya pasa ahora en algunos casos. Aquellos que desean compartir el trabajo y no pueden. En la mayoría de los casos deben renunciare a parte de su vida familiar por falta de tiempo o a una mejora laboral al no poder cambiar de puesto. Esa “importancia” en la empresa no les compensa. Seguramente se acumula el trabajo, pocas veces se les reconocerá su labor y casi ninguna se les escuchará. Es tan malo por exceso como por defecto, hablamos de repartir de integrar, de flexibilizar. Seguramente estas personas no sean las culpables de esa situación, poco pueden hacer ellos. Ahí debe estar el responsable del equipo para asignar y supervisar las tareas y el trabajo de cada uno.

Alguna vez me he encontrado con este caso, recuerdo uno en concreto por sus dimensiones. El cuello de botella que se formaba en ese departamento era descomunal, lo mejor de todo es que todos lo sabían pero lo aceptaban y el que debía de tomar la decisión no reaccionaba. Por supuesto el causante de la situación, era el mejor valorado porque sin la información que tenía ese sujeto nada podía funcionar. ¿Y por qué se había llegado ahí? Pues porque así ha sido siempre. Y entonces no hay nada que cambiar. Muchos años en el mismo puesto haciendo prácticamente lo mismo, sin preocuparse por nada más, ni querer meterse en charcos. Esa era la actitud de todo el mundo, “ya tengo suficiente con lo mío. Lo de mi compañero es cosa suya y lo del responsable que no suelta prenda me da igual, a mí que me deje en paz”. ¿Y el responsable del responsable? Pues preocupado por mantener su status y que no le salpique nada.  Como era de esperar, esa persona fue ascendida por su gran valor en la empresa, a pesar de su pésimo trabajo. Otra vez aplaudamos a los que consintieron esto.

Muchas veces cometemos el error de pensar que porque una empresa es muy grande está bien organizada o tiene a los mejores trabajadores para cada puesto. Gran error, puede que tenga mucho dinero pero lo segundo no asegura lo primero. Hay empresas mastodónticas que son herencia del pasado, con estructuras piramidales obsoletas a día de hoy pero que se resisten a cambiar. Hay personas que desempeñan un puesto porque llevan mil años en esa empresa y han ascendido a base de antigüedad. Muchos habréis oído frases como "yo entré aquí siendo el chico de los recados" pues sí, ahí tenías que haberte quedado. ¿Que algunos mejoran y se lo merecen? Por supuesto. ¿Que normalmente ascienden los que son proempresa y aceptan las órdenes sin rechistar? Pues también. Lo siento pero a mí eso no me vale, prefiero que me cuestionen lo que digo, seguro que entre los dos o tres o el equipo entero avanzamos más y mejor.  Eso sí, si es mi labor, la decisión la tomo yo, pero mejor consensuado, y no por decreto. También mía será la responsabilidad que es inherente al puesto. Hay que profesionalizar la empresa, no tener miedo de incorporar a personas ajenas que nos guíen, nos enseñen y nos hagan evolucionar. Personas se quedarán durante días, meses o incluso años. Basta  ya del modelo familiar que existe en este país. Estamos en la era del networking, coworking, de la información compartida, de la colaboración. Vivimos una época de continuo cambio y evolución en la que nada podremos hacer si seguimos como hasta ahora.

Me pregunto si ese acto de secuestrar información de forma deliberada no podría penarse de alguna forma, podía existir una norma en los estatutos de la empresa que indicase "el trabajador que, en caso de no compartir el conocimiento de forma consciente, y actuando de mala fe, será penado de acuerdo a la normativa vigente, concretamente en el apartado de faltas ..." Se podría considerar como un robo, el apropiarse de algo que no es suyo y que produce un mal funcionamiento.

Supongamos el caso de un trabajador que es el creador de un programa informático para la empresa y que, en un principio y como es lógico, es el único que sabe manejarlo. Acabo de decir que la información es de todos y que debería ser penado si no lo comparte. Pero por otro lado, esto no es de la empresa, es algo que ha creado él, nadie le ha enseñado, ¿por qué debe hacerlo, por qué debe ceder ese tesoro que tiene y que ha creado? Pues sencillamente porque aunque no lo crea, no es suyo. El trabajador recibe una remuneración a cambio de la cesión de lo que realiza en la empresa y renunciando a eso que produce. Otra cosa es que lo haya hecho como algo ajeno a su trabajo y lo venda, alquile o comercialice de alguna manera.

El compartir siempre une, integra, moviliza y motiva. Estoy convencido de que el trabajador que se siente parte de un todo porque entiende lo que se hace a su alrededor es más feliz y se siente más valorado. Realizará su labor de forma más positiva y eso, inevitablemente repercutirá en los beneficios empresariales. La productividad aumenta con los trabajadores motivados. No se puede motivar a nadie dándole un trabajo rutinario y carente de valor añadido. (Esto ya lo comenté en otro artículo “El modelo Nosotros”)

Esto no es la panacea, y hay miles de trabajos en los que esto no se podría aplicar, pero bueno a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Si bien hay que tener en cuenta que hay información sensible o confidencial que no debe trascender de determinados círculos, hay otra que debe fluir libremente, por supuesto es a ésta última a la que me estoy refiriendo.

Hay que huir de esta gente y denunciarlo, y si no se puede, salir de esa empresa, nos destruirá como buenos trabajadores.

Muchas Gracias





@vsmconsultorhr





Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Recursos Humanos   ·   Sociología   ·   Clima Laboral   ·   Empresas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18559 publicaciones
4700 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora