Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectores   ·   Convivencia Escolar    ·   Profesores



Emparejar la cancha. Una reflexión


Inicio > Ciudadanía
16/09/2014

1002 Visitas



La libertad e igualdad, su integración y justa combinación, son temas que han saltado a la agenda pública con fuerza. Ya sabemos que no se trata de quitarle los patines a unos, sino que de colocárselos a los otros. Pero en una cancha pareja, con igualdad de oportunidades. Sabemos también que no basta con un PIB más alto: se requiere cohesión, confianza entre las personas, sentido de pertenencia, mayor inclusión, pasar de la política de los atrincheramientos, mentalidad de Ghetto, a la de cooperación y colaboración; combinar creadoramente ambas virtudes de manera que devenga en una espiral virtuosa y no estéril. Crecer en solidaridad y conciencia de mutua pertenencia. Solo así, todos ganamos.


La sociedad no es una suma de individuos aislados; su integración es lo propio humano. "La fraternidad genera paz social, porque crea un equilibrio entre libertad y justicia, entre responsabilidad personal y solidaridad, entre el bien de los individuos y el bien común" dice el Papa. Crear sociedad supone responsabilidad por el otro, lo que redunda en mi propio bien. Para ello, debo sentirme comprometido con quien tengo a mi lado. Añade el Papa: "La solidaridad cristiana entraña que el prójimo sea amado no sólo como «un ser humano con sus derechos y su igualdad fundamental con todos», sino como «la imagen viva de Dios Padre, rescatada por la sangre de Jesucristo y puesta bajo la acción permanente del Espíritu Santo», como un hermano".

Lo propio cristiano es lo solidario; incluir al otro, esperar al rezagado, tender una mano al caído. Esto que pareciera exclusivo de una mirada religiosa, no lo es. Lo cristiano viene a ser lo humano. Pensar y buscar el bien del otro me conviene, conviene a todos.

"La falta de fraternidad entre los pueblos y entre los hombres es una causa importante de la pobreza" dice el Santo Padre. La mejor inversión de quien tiene, y si quiere tener más legítimamente, será ir en ayuda de quien tiene menos. "Se necesitan políticas dirigidas a atenuar una excesiva desigualdad de la renta" dice el Papa. Al final ganamos todos. "Las graves crisis financieras y económicas –que tienen su origen en el progresivo alejamiento del hombre de Dios y del prójimo, en la búsqueda insaciable de bienes materiales, por un lado, y en el empobrecimiento de las relaciones interpersonales y comunitarias, por otro– han llevado a muchos a buscar el bienestar, la felicidad y la seguridad en el consumo y la ganancia más allá de la lógica de una economía sana". Bien haríamos en revisar la forma de construir sociedad y nuestros estilos de vida. Ganamos todos.





Hugo Tagle

twitter: @hugotagle







Etiquetas:   Política   ·   Familia   ·   Mujer   ·   Sociedad   ·   Justicia   ·   Solidaridad   ·   Trabajo   ·   Desigualdad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora