Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   Lectores   ·   Novela   ·   Estrategia de inversión



Los primeros cien días de un presidente.


Inicio > Política Nacional
30/08/2014


810 Visitas



Y es que es muy simple.  Para que el enfermo sane, tienes que cortar el miembro "gangrenoso".


No tienes que ser médico para llegar a esa conclusión  y nuestro flamante presidente D. Luis Guillermo Solis aplico en Costa Rica esa "cura" al encontrarse en sus primeros 100 días de gobierno en nuestro país, que antes que un plan de gobierno para sacar adelante al "desangrado" país , víctima de los políticos y funcionarios públicos corruptos, era denunciarlos, cosa que hizo en un teatro público alquilado ya que en la asamblea legislativa no lo dejaron, sin que esto no signifique que el plan completo tendrá que comunicarlo en las próximas semanas. 

Y como muestra de su valiente actitud, que debería ser copiada por otros flamantes gobernantes, les acompaño copia literal de algunos párrafos de su histórica denuncia  para que Uds. opinen. 

Nótese que los acusa también de violar la constitución en su artículo 11, hecho que ya causo "pataleo" de algunos ex políticos, pero dejo a Uds. repito la final opinión y para eso leamos algunos párrafos literales de su intervención.

. Gobernar  en  Democracia  es,  ante  todo  y  sobre todo, dar cuentas al pueblo y cumplir con lo que la Constitución y la Ley mandan.

. Es imperativo un cambio real y efectivo en la forma de  administrar el país,  que  restituya la confianza de la ciudadanía en el destino nacional. De no lograrlo, habremos fracasado y eso no lo voy a permitir.

. En otras  palabras,  todo  cambio  político  profundo depende  del concepto  que tengamos de la Ley y del compromiso de cumplirla por gobernantes y gobernados.

. Lo digo sin rodeos: en las últimas décadas,  hemos sido gobernados con irresponsabilidad.

Muchas veces, y de muy distintas maneras, quienes recibieron del pueblo el mandato de gobernar violaron la Constitución y la Ley.

Esta   no  es una   afirmación gratuita.  La  estadística judicial lo demuestra: en los últimos ochos años, del 2006 al 2013, solo la Sala Constitucional condenó todos los días, repito: todos los días, a un promedio de diez instituciones o funcionarios públicos, por incumplir sus deberes o atropellar los derechos fundamentales de las y los ciudadanos.

. Así es como el país se nos fue hundiendo  en una espiral de  corrupción e  ineficiencia, que  hoy  a  casi todos nos asfixia y nos irrita.

. • Hemos encontrado, por ejemplo, que en el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (INCOP) se destinaban 2.4 millones de colones mensuales a pagar el mantenimiento de una casa de lujo en la playa, para uso discrecional de su Presidente Ejecutivo.

. En el Ministerio de Educación Pública encontramos que un círculo de asesores del Ministro, siendo personal  de   confianza  que   no   marcaba  hora   de entrada y salida, prácticamente duplicaban su salario con el cobro de horas extras.  Esto ocurría mientras miles de maestros no recibían puntualmente sus salarios y el caos en la planilla del Magisterio Nacional encubría un sobrepago de 30 mil millones de colones.

. Los pagos  abusivos de horas extras también se daban en el Ministerio de Transporte, en el Ministerio de Agricultura  y en el Ministerio de la Presidencia, entre otros.

. En el Ministerio de Trabajo nos damos cuenta de que, por muchos años, se han pagado  pensiones a  personas  muertas.    Esto  ha  ocurrido  mientras miles de costarricenses viven un calvario para que les aprueben la pensión que sí les corresponde en procura de un retiro digno. 

. En el Ministerio de Cultura comprobamos  que un altísimo porcentaje de las contrataciones realizadas en los últimos años, por montos multimillonarios, para organizar festivales y ferias, las acaparaba una sola empresa.   Es decir,  topamos con una “cultura”  de arbitrariedad  y privilegio que ahora tendrá que ser investigada por el Ministerio Público.

. En el INVU encontramos un desastre organizacional. Ahí no funcionan ni los teléfonos, como  lo reportó la nueva presidenta ejecutiva. La institución tiene cuentas por cobrar por más de 10 mil millones de

colones,  algunas de  las cuales las arrastra desde hace 27 años.

. En la mayoría  de  las  oficinas  públicas, el desorden es   inimaginable; la    ineficiencia,   intolerable;   la irresponsabilidad, insospechada.

. Empero, basta con estos hallazgos para advertir que el problema de  la corrupción y de  la ineficiencia en las entidades del Estado puede ser mayor de lo que hasta ahora imaginaron los más pesimistas.

. En  medio de  tantas irregularidades e  ineficiencias, sé que en la Administración Pública afortunadamente también existen miles de funcionarias y funcionarios honestos y abnegados, que tienen claro el compromiso y la relevancia de su tarea.

. El saqueo y el desperdicio  de los fondos públicos tienen que acabar ya. Si no lo logramos, la corrupción y la ineficiencia seguirán socavando  al Estado y sus instituciones.

. Hace ya 14 años, el artículo 11 de la Constitución fue reformado con el afán de resolver el problema de la falta de rendición  de cuentas en la Administración Pública, del que se nutren la corrupción y la ineficiencia estatal.

La norma es impresionantemente clara y precisa: “Los funcionarios públicos son simples depositarios de la autoridad. Están obligados a cumplir los deberes que la ley les impone y no pueden arrogarse facultades no concedidas  en ella. Deben prestar juramento de observar y cumplir esta Constitución y las leyes. La acción  para  exigirles  la responsabilidad  penal  por sus actos es pública.  La Administración Pública en sentido amplio, estará sometida a un procedimiento de evaluación de resultados y rendición de cuentas, con la consecuente  responsabilidad  personal para los funcionarios en el cumplimiento de sus deberes. La ley señalará los medios para que este control de resultados  y rendición  de  cuentas opere  como  un sistema que cubra todas las instituciones públicas”.

Sí, costarricenses, eso dice y manda nuestra Constitución Política; pero, tristemente, no se aplica. El solo cumplimiento  de  esta norma constitucional crearía un Estado y una sociedad mejores.

. Pero tampoco se vale resignarnos. En ese entendido anuncio que el Poder Ejecutivo remitirá en el más breve plazo posible, un proyecto de ley de que puntualice la rendición de cuentas y la responsabilidad  política en la Administración Pública, para fortalecer la voluntad política y el coraje de nuestra administración de cumplir y hacer cumplir las disposiciones ya contenidas en la Ley de Control Interno y la Ley contra el Enriquecimiento Ilícito.

Solicito a la Procuraduría General de la República y la Contraloría General de la República que se sumen a este esfuerzo frente a la Asamblea Legislativa.

El objetivo  de  la  nueva  legislación  tiene  que  ser solo uno, pero uno muy claro: que el Estado costarricense y todas sus instituciones se gobiernen con  apego  estricto a lo que  manda el Artículo 11 de  nuestra Constitución Política.   Su finalidad  ha  de ser  reglamentar  este mandato  constitucional,  para garantizar su puntual cumplimiento.

NOTA: Un dolar equivale a 545 colones.



Etiquetas:   Costa Rica

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora