Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Comunicación   ·   Censura   ·   Biología   ·   Ciencias



Fatiga del infierno


Inicio > Ciudadanía
28/08/2014


791 Visitas



 Llevo horas infinitas de práctica, pero no consigo adaptarme. Cada amanecer, entre suspiros de silencio, me pregunto por el delito cometido para vivir en esta cárcel. Tras concienzuda meditación, en la reflexión final he concluido que se trata del merecido castigo por nacer. Porque he llegado al mundo para penar el pecado. Por eso me resigno. Por eso cada día, cada momento, he de vencer esta opresión. Soy consciente. No tengo derecho a casi nada. No puedo hablar, ni opinar, ni pensar, ni llorar, ni lamentarme. Es cuestión de principios. Resigno mi existencia entre los vivos para cumplir el deber de la mujer: silencio, sumisión, acatamiento, objeto.


 

Desde la vacía soledad del reducido espacio, a veces frío, a veces abrasador, que ahoga mis días, derramo torrentes de lágrimas, pero sin sollozos para no alterar, para no ofender. Se me permite visionar una parte pequeña del mundo. Lo hago a través de una ventana diminuta. Tan ruin, tan mínima, que para imaginar el entorno que me rodea interpreto las sombras y las siluetas. Las milimetradas rejas de la ventana sólo me permiten ojear en una sola dirección. El color casi no existe. La oscuridad y el mal olor ambientan la celda.





Desde el lúgubre habitáculo, distingo con dificultad los perfiles de las condenadas al mismo calvario. El calor me agobia. Noto cansancio, dolor, angustia. Pero he de comportarme. Los ojos vigilantes a mis movimientos no parpadean. Un solo tropiezo y..., ¡no perdonan!. Algo se de la esclavitud. De las miserias sufridas por miles de personas que nacieron pobres, humildes o de color. A veces las envidio porque, a pesar de su esclavitud, respiraban la vida y afrontaban con dignidad sus miserias. Pero en esta esclavitud que me somete, humilla y denigra, todo es miseria.





No siento el mundo, ni el aire que me rodea. En esta oscura mazmorra todo es pardo. Soy invisible para el mundo. He de gozar con gozo de todas las humillaciones que me provoca el carcelero, pero no tengo ningún derecho a participar de los dones de la vida. Soporto resignada el flagelo de la soledad, del aislamiento, de la indiferencia. Sufro para vencer el sufrimiento.....





¡Uuufff, que horrible pesadilla...., soñaba que estaba dentro de un Burka!



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Mundo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


ROBERTO ARIAS, Dysart, artículo extraordinario y real. Enhorabuena.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18571 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora