Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Negocios   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Medio Ambiente   ·   Amazonas



Pasando Agosto.


Inicio > Ciudadanía
25/08/2014


1036 Visitas



¡Puchas que ha costado pasar este Agosto¡




Cuando creíamos que ya se asomaba la primavera con su buen espejismo de anticuchos, cuecas y tonadas, se nos vino de sorpresa ese requete gran temblor del sábado 23, verdadero terremoto de 6.7 Richter según los gringos, que nos tuvo a media luz, pero no por romanticismo sino por los lentos trabajos de contingencia en los que las compañías eléctricas no estuvieron  la altura requerida. Así, cruzar el octavo mes del año, con sus desconocidas, con esos soles que invitaban al desabrigo y que de pronto cambiaban a vientos que calaban los huesos, ha sido, a esta altura del partido, como una conquista gigantesca.

Pasar Agosto es una tradición, que busca celebrar que los adultos mayores puedan arribar a la primavera de septiembre, desafiando al invierno y los años. En el caso de los chilenos, no sólo Agosto es difícil de transitar, porque en general en el mundo se vive un clima complicado, donde la enfermedad está ligada a la inseguridad social en que está sumida la mayoría de la población. El tema de la salud está más latente que nunca y las expectativas van en aumento, mientras que las políticas públicas para darles respuesta no son claras ni respaldadas por una gestión ágil. Sin embargo, sacando fuerzas de flaqueza, los chilenos mayores se matriculan para cenar juntos este fin de mes, pasando listas a los que se quedaron en el camino, esperando que no sean muchos. Todos cruzan los dedos y calzan sus calzoncillos largos. Hay que cuidarse, usar bufandas y plumones hasta septiembre.

En las entelequias de la vida socio política, pasar agosto no es menos importante, apreciando la gerontocracia que sigue manejando la cocina oficial. En el secretismo de esa cocina exclusiva se consiguen y negocian los acuerdos, mientras la plebe sigue desinformada picando con las miguitas de pan con que los distrae el poder. La cuestión de fondo en esto de la gerontocracia, es que no siempre la vejez engendra sabiduría y generosidad. Porque la gente no cambia y los que son retorcidos de jóvenes, simplemente se vuelven más retorcidos. Ser viejo no agrega virtudes ni tampoco ser joven es sinónimo de integridad ni pulcritud. Hay jóvenes que al lado de viejos tramposos logran superarlos en sus malas prácticas, pues aparte de mañosos terminan siendo más rápidos para concretar sus martingalas.  Por ende, no se debe etiquetar la juventud como sana ni la vejez como sabia, porque la verdad de la milanesa es que en la vida hay de todo en cualquier edad y eso hay que tenerlo claro a la hora de elegir con quien juntarse a celebrar que pasamos agosto.

¿Y por qué ha sido tan difícil cruzar este Agosto en particular? 

Porque la naturaleza nos ha dado duro y porque el clima social se ha enrarecido, no hay una claridad en el liderazgo, hay demasiada ambigüedad en todas las reformas en curso y todo ello ha afectado la vida cotidiana de la gente. Las prioridades de las personas son muy distintas de las de los políticos, como ya lo anotaba respecto a la salud y la alimentación sana,  y cruzar un período tan largo para que se defina el camino de la educación, la previsión social y los impuestos, ha resultado algo desgastador a nivel de las familias y eso ha repercutido en lo económico, por la denominada incertidumbre. La situación mundial tampoco ha ayudado y nuestras importaciones se encarecen por efectos de un dólar que va reflejando la devaluación de nuestra moneda, por el pobre crecimiento de arrastre.

Todo esto ha sumado  a este Agosto un plus de tensión y ese rito urbano que aparece el fin de mes como una fiesta para agradecer al cielo por el mayor tiempo concedido, tratando de libar felices en esta reunión anual, hasta el próximo año, cuando falten de nuevo muchos, cuando se deba despedir en el intertanto a buenos camaradas, a compañeros de ruta, a viejos amigos, es el ciclo del agua que somos, brotando fresca en las vertientes y llegando como hilos cansados a las orillas del mar.En agosto, la primavera, las fiestas patrias y el mar esperan. Dios sabrá si ocuparemos nuestro espacio en la mesa del día 30, si es que pasamos Agosto. Si lo logramos, se los cuento en septiembre.





Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Familia   ·   Cultura   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18319 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora