Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Periodismo   ·   Psicopatología   ·   Psicología   ·   Psicoterapia   ·   Escritores   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Trastorno de Personalidad



Incertidumbre financiera. Su efecto en México.


Inicio > Política Nacional
14/07/2011

1471 Visitas



Confesiones.


 

De nueva cuenta como hace dos años los Estados Unidos de América, la que se supone sigue siendo la nación más poderosa del mundo, atraviesa por una severa crisis financiera, que no limita su afectación únicamente a su mercado interno.





Independientemente de las razones que la causaron, para resolverla su gobierno propone elevar el límite legal de su deuda pública para evitar una moratoria, la cual tendría consecuencias catastróficas para los mercados financieros.

La apuesta de la administración del presidente Barack Obama, va en el sentido de inyectar recursos fiscales que estimulen la economía, de otra forma aumentarían las tasas de interés y el crecimiento económico sería muy lento.





Porque simultáneamente a perder la confianza de sus acreedores extranjeros, que amenazaría la seguridad fiscal y financiera, está el aspecto de la seguridad social, primer rubro que se vería seriamente afectado.





La discusión para la aprobación de esta estrategia en el congreso norteamericano, transita en la tensión, los republicanos han radicalizado su postura al respecto y exigen al mandatario una explicación pormenorizada de su plan, para que este pueda ser aprobado.





De acuerdo a los compromisos establecidos por el gobierno americano, el día dos de agosto esta señalado como la fecha fatal, el límite para poder tomar una determinación, sin embargo el cabildeo no ha logrado avanzar en los acuerdos y esta situación está provocando un enorme nerviosismo en los mercados.





Por lógica habría que suponer que a pesar de los jaloneos en el congreso, deberá imperar la prudencia y que esto significara que se autorice el aumento del techo de la deuda solicitado, no es plausible pensar que los congresistas republicanos pretendan dañar las aspiraciones reeleccionistas de su presidente, aun y cuando este sea demócrata, a cambio de una hecatombe financiera, que no solo afectaría a los norteamericanos, sino a toda la economía mundial, se estima que por encima de la competencia electoral prevalezca el interés común, la responsabilidad.





Lamentablemente la prolongada indecisión está provocando incertidumbre, una antesala del caos, cuyo efecto de suyo, cada día que pasa está generando reacciones que trascienden la frontera de ese país, en tanto la situación en Europa es todavía peor y se especula que en cualquier momento podrían suceder más casos como los de Grecia e Irlanda. El pronóstico indica que pronto en España e Italia sucederán fenómenos económicos similares.





La incertidumbre por ejemplo ya genero la salida de capitales mexicanos a las bolsas de valores asiáticas, más de seis mil millones de dólares y con una perspectiva de que esa tendencia continúe ante la fragilidad manifiesta del sistema estadounidense y el resquebrajamiento europeo.





Las mismas empresas estadounidenses, incluso las que tienen capital no están invirtiendo puesto que ante un escenario de esta magnitud eso infiere un riesgo muy alto, lo que contribuye al estancamiento.





Ahora bien el análisis en nuestro caso, por obligación tiene que atender al aspecto de cómo esta situación influye en el ámbito nacional y particularmente en el del estado de Quintana Roo.





Porque si bien es cierto que nuestras reservas están en su máximo histórico y que se estima que la economía mexicana crecerá un cuatro punto siete por ciento este año, también lo es que una crisis en los Estados Unidos tendrá efectos devastadores en México, en contraposición a la opinión de algunos expertos que no ven esa dimensión de riesgo, sobre todo porque el crecimiento mexicano va de la mano de una inflación baja, a diferencia de economías emergentes que recientemente han tenido evoluciones espectaculares como la India y Brasil, que por definición se verían muy lastimadas.





El criterio para argumentar los efectos negativos es que a nosotros la dependencia en la relación, nos hace muy vulnerables a los vaivenes de su economía, porque las tres actividades principales de la nuestra dependen en gran medida del mercado de ese país, las exportaciones sobre todo las del petróleo, el envió de remesas de los migrantes a sus familias y el turismo, por tanto la contracción del vecino necesariamente nos acarrearía consecuencias, que mas allá de pretender ser motivo de alarma, al menos deben ser un impulso para la previsión y la precaución.





En este último apartado, el del turismo, evidentemente el  mayor descalabro la sufren los polos turísticos del estado de Quintana Roo, toda vez que el mayor porcentaje de turistas que recibimos proviene de Norteamérica, su situación actual inhibe los viajes vacacionales, sus planes de inversión y de gasto en tanto no se termine de definir su contexto.





Como ventaja temporal podemos apuntar que en el transcurso del  procedimiento de aprobación en el congreso, es decir de aquí hasta la primera mitad el mes de agosto, la ocupación hotelera en la entidad, en el periodo vacacional se mantendrá en promedio alrededor del setenta y cinco por ciento, porque la venta de cuartos y boletos de avión ya se había realizado con anterioridad,  desafortunadamente no habrá forma de que esa cifra aumente y lo que si disminuirá en gran medida es la derrama, pues no puede esperarse que esos turistas gasten más de lo que pueden.





Esa incertidumbre que además no terminara ni siquiera con la anuencia del aumento del endeudamiento, mantendrá expectativas de prudencia que vulneraran las predicciones de ocupación turística en lo que resta del año, esperando solamente que no lleguen a los niveles que produjo la extraordinaria negligencia del gobierno federal durante la crisis sanitaria.





Esta coyuntura nos remitirá de nueva cuenta a apostar por el turismo nacional, que es el que termina siempre por salvar la situación, siempre y cuando claro, los efectos de una eventual recesión en Estados Unidos no empiecen a sentirse de inmediato en México.





El hecho de que esta nueva crisis no se origine en nuestro territorio no excluye su influjo en el mercado local, de tal suerte que ante esa perspectiva se haga imperante tomar las precauciones correspondientes.





En materia turística el asunto no pasa por la promoción, esta se verá rebasada por la incertidumbre del ciudadano norteamericano promedio, que naturalmente estará más preocupado y ocupado en los intentos de solución que realice su gobierno, que en vacacionar.





Una asignatura muy complicada para la economía nacional, que en nuestro caso, una vez más pondrá obstáculos y retos, que pondrá a prueba la fortaleza de la industria turística y con ello, de toda la actividad económica de Quintana Roo, que tanto depende del turismo.





 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18763 publicaciones
4730 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora