Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Poeta   ·   Biografía   ·   Reseña   ·   Transformacion Digital   ·   Mutación Antropológica   ·   Nuevas Tecnologías



Paz Cívica para Chile


Inicio > Ciudadanía
12/08/2014


1064 Visitas



En forma permanente los “noticieros crónicos” nos bombardean con el horror de las guerras, que con su devastación, mentira, muerte y soberbia nos insensibilizan a tal grado, que transcurrimos en nuestra cotidianidad como si aquello fuese la normalidad.


Y la realidad, que debiera alarmarnos, nos muestra acciones imperiales en donde se puede masacrar a control remoto, como en un juego de video, con mazazos que demuelen todo en breves segundos y aquello, que parece lejano, está tan cerca de cada ser humano de este planeta. Asumir que la incertidumbre y nuestra visión de futuro no puede seguir adormecida en forma indolente, como si al conocer de Gaza, Irak, Ucrania, Sierra Leona y de los efectos de los transgénicos, fuésemos espectadores de un reality ajeno, porque debemos darnos cuenta, a tiempo, del impacto que cada hecho de violencia, de maldad y de terror. puede provocar en nuestra frágil posición como comunidad nacional.

Se me vienen a la memoria los pronósticos de hace 30 años de Osvaldo Sunkel, que frente a la globalización que se implantaba después de la caída de los muros, anticipaba una sociedad global cruzada por una gran brecha entre los modernizados, que podrían acceder a sus oportunidades y los no modernizados, periféricos y marginales, que verían desde lejos la opulencia y el consumismo de los centros. Una sociedad corporativista multinacional, centrada en el individualismo  y que se refleja en lo que construimos como país, donde la neo-esclavitud es precisamente esa aspiración a pertenecer mediante la tenencia de cosas y el endeudamiento. El efecto demostración de una sociedad iluminada de ofertas, hace más cruel ser pobres,  porque frente a la marginalidad se levanta la dominación de la opulencia.

40 años atrás, todavía podíamos los pobres de Chile encontrar progreso a través de una educación gratuita y de calidad, que permitía acceder a algunas ventajas de lo global. Pero hoy los climas son violentos, cargados de resentimiento y egoísmo. En la primera ocasión asoma lo peor del ser humano: la del agiotista poderoso que se compró toda la madera disponible para subir los precios en la reconstrucción después del 27F; los robos reiterados al Estado, que hemos vivido en Valparaíso en distintos gobiernos regionales; el abuso de las grandes tiendas o del colectivero que subió al triple los pasajes en medio de un paro, sin importar la lluvia ni la situación del vecino. Este clima de canibalismo es la tónica del sistema que millones de chilenos aspiramos a cambiar, pero cada quien puede reconocerse actuando también con actitudes impropias.

Debemos recuperar un ánimo republicano que nos abra los ojos y los corazones. El totalitarismo neoliberal que vivimos es parte de un orden global, que no trepida en pisotear democracias o soberanías, si debe defender sus intereses y ello puede ocurrir de manera recurrente cuando esos intereses se sienten amenazados y creen que la democracia ya no les sirve para conservar y defender sus privilegios. En Chile, desde la ciudadanía se ha levantado una conciencia cívica que busca recuperar independencia y libertad. La Reforma Educacional es devolverle a Chile una plataforma social de integración social, que desmantele a tiempo la presión de una caldera que nos podría destruir, si no se articulan cambios que hagan más equitativa nuestra convivencia. Es hoy absolutamente urgente construir un civismo responsable y procurar la colaboración entre las personas, organizaciones e instituciones, entre sindicatos  y empresarios, porque debemos fortalecer nuestra soberanía, pensando en la herencia que debe dejar esta generación actual a las futuras generaciones.

Mi sensación en prospectiva es que se vienen escenarios internacionales que colocarán frenos al actual modelo económico de Chile y debemos prepararnos para momentos más duros, donde será necesario contar con un Estado capaz de reorientar las políticas para mejorar vertebración territorial, para asegurar el agua, centrado en procurar energías limpias y en lograr soberanía alimentaria, con defensa de nuestro patrimonio natural. Los países sudamericanos debemos asumir con realismo los vientos beligerantes que nos amenazan. El sistema global neoliberal funciona como una plutocracia por encima del Estado Nación, que elude metódicamente impuestos, corrompiendo y moviendo ganancias a paraísos fiscales. Por eso es necesario lograr una Reforma Tributaria, lograr un Estado sin corruptelas, con transparencia.

Por todo esto, debemos conversar, con ánimo de escuchar y aprender, sin fundamentalismos ni dogmas, practicando el respeto mutuo y la tolerancia. Tratando de ser fuertes en razón y derecho. Generando una nueva institucionalidad con un profundo cambio de la Constitución. Si nos preparamos para lo peor podremos afrontar hechos negativos con un sentido colectivo de país unido. No quiero un Chile convertido en el reino de los güiñas,  recuerda que tu derecho termina donde empieza el de los demás.



Periodismo Independiente, 12 de agosto de 2014, @hnarbona en Twitter.

 



Etiquetas:   Guerra   ·   Democracia   ·   Paz   ·   Globalización   ·   Palestina   ·   Franja de Gaza   ·   Civismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17893 publicaciones
4573 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora