Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Filosofía Social   ·   Ciencias   ·   Género   ·   Feminismo   ·   Comunicación



Una gran ironía de ésta vida


Inicio > Ciudadanía
08/08/2014


1017 Visitas



Pensar que en algunos lugares del mundo hay personas que no tienen la mas mínima idea de todo lo que sucede y nosotros, los aventajados e informados, vemos como los seres humanos civilizados se matan unos a otros; por causa de conflictos ideológicos, religiosos, territoriales y económicos.  Por causa de las enfermedades del sistema de vida, accidentes y muertes por suicidios, la violencia y drogadicción.


A veces no sé qué es mejor.  Si vivir sufriendo por éste triste espectáculo o, vivir ignorante de toda esta realidad y pastorear a los animales por un campo olvidado, mientras disfruto del aire puro y el canto de las aves o, tejiendo hamacas en una isla polinésica que no figura en las rutas turísticas.

¿Seríamos capaces de soportar un mundo distinto al que vivimos? Yo creo que sí, aunque parezca un sacrificio para algunos.  Como siempre se dice que los seres humanos somos “animales de costumbre” terminaríamos habituados a despertar con el canto de un gallo y levantarnos  a recoger los huevos de los rincones de un desprolijo gallinero. Ir a sacar agua de un pozo, mientras nos sigue un noble e inquieto perro que hemos visto crecer.  Eso se llama encariñarse. Sentir además, la sensación de estar rodeados de armonía y de paz. Despreocupados de que alguna bomba caiga del cielo, que el banco se quede con nuestras cosas, que la jubilación no nos alcance, que nos vayan a contagiar de gripe en el metro o, los niños en el jardín infantil, que alcance el tiempo para almorzar, que si tienes una mansión; no te vaya a fallar el sistema de vigilancia, que si tienes una pequeña empresa no te vayan a fallar los proveedores para cumplir con los clientes. En fin, una lista interminable de realidades distintas pero no menos angustiantes.

Entonces. ¿Cómo es que estamos tan encariñados con un sistema de vida en el que nada nos pertenece realmente?  Quizás, es muy estimulante el desafío para muchos que deseamos cumplir nuestras metas y lograr nuestros sueños. Pero vivimos trabajando para una  empresa fría que nos succiona hasta  médula y luego nos abandona a nuestra suerte, mientras sus dueños de turno amasan fortunas para 7 generaciones. Me refiero a las grades empresas y  a los gobiernos humanos.

Desde pequeña me he preguntado cuál es la ciencia de vivir en un país, tener que identificarme con un lugar en el que no soy nadie. Sólo un número.  Me he dado cuenta, eso sí, que años atrás era un orgullo pertenecer a la cultura de ciertos países y por ende el resto del mundo admiraba esa actitud.  El famoso sueño americano movilizó a mucha gente; por trenes, barcos y aviones. Todos querían llegar al país que hablaba de libertad.

Hoy, el mundo está perdiendo por nocáut. El mundo en el que vivimos está mostrando su verdadera cara. De qué libertades hablamos ahora, cuando somos prisioneros del miedo y de un sistema económico ambicioso y agotador. Poco a poco se desdibuja el disfraz de buenas intenciones y los grades ideales de un sistema que invitaba al progreso y la felicidad.



Inevitablemente me imagino a aquellos hombres, mujeres, niños y ancianos  que no tienen  idea de las cosas que están pasando, viven más sabiamente que muchos de los que creemos que somos privilegiados por contar con las comodidades del progreso. Pueblos y lugares apartados de las grandes urbes; olvidados por la mano del hombre pero bendecidos por la mano de Dios que al verlos a través de fotográficas y videos de turistas aventureros,  nos provoca conocer o vivir ahí. ¡En esos lugares, existen esos grupos de personas que viven su día a día desconectados de toda información! A veces los envidio. Dicen que no existe envidia sana, por lo tanto debo estar tan enferma, como cada uno de los que tenemos que respirar aire contaminado, tomar bebidas de dudosa reputación, alimentos con “pequeños” grados de toxinas aprobados por sistemas de salud que son parte de la mega empresa. 

Siempre, sobre todo cuando actuamos con sano juicio y madures, los seres humanos queremos lo mismo, entre otras cosas, trabajar para obtener bienestar y ser feliz. A veces, sin importar si tenemos todo lo que nos exige éste sistema,  deseamos disfrutar después de nuestro duro  trabajo y apartarnos de todo.  Desconectarnos e ir a recorrer un paraíso, aunque sea por unos días. Sacrificamos todo, para vivir ese pequeño sueño.  ¡Qué ironía de la vida!

Por ahora, disfrutemos la alegría de vivir y seguir soñando.  Aún sufriendo injusticias y graves dificultades, mientras estamos vivos existe oportunidad. 



Etiquetas:   Mundo   ·   Vida   ·   Paz Social

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18571 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora