Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Quintana Roo   ·   Elecciones Municipales   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Donald Trump   ·   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Automóviles   ·   Tecnología



Estamos haciendo en Chile, en el mundo en general, las cosas a medias.


Inicio > Ciudadanía
02/08/2014


944 Visitas



Humberto Maturana Premio Nacional de Ciencias, sobre la desigualdad expresa: “La pobreza es ilegítima, la miseria es absolutamente ilegítima.


Hace unos días cruzaba  por el puente de Pio Nono, ubicado en Providencia, Santiago de Chile.  Me quedé mirando… ¡No lo podía creer…! Todo el entorno es maravilloso.  Hacia el oriente se ve  majestuosa la cordillera nevada… Estamos en pleno invierno y la nieve que se derrite alimenta a los  pequeños riachuelos, que cual mirada cristalina de un niño,  juegan a encontrarse con otros riachuelos y  felices invaden las cuencas con su alegre cantar. Así nace el Rio Mapocho,  crece y madura a medida que corre  serpenteando entre los cerros y cruzando la urbe sorprendido… Si. ¡Seguro que el río queda sorprendido por lo que ve! En la rivera  del sector norte, a los pies de la facultad de Derecho de la Insigne Universidad de Chile, vive gente. Desafiando el frío y a la inclemente vergüenza pública.

La realidad es que el Mapocho  conoce mucho sobre la historia de Santiago,  de una  realidad  que apenas se escucha, que se mete bajo la alfombra,  que amable y discretamente guarda en secreto el río; de los sin hogar, sin capacidad de luchar, que le terminan confidenciándole  su vida  hasta morir en su recuerdo…¡ Que más propicio lugar para que un grupo de pobladores que vive de allegados, discriminados y ignorados por las entidades gubernamentales de Chile  hagan eco de su  legítimo derecho a la vivienda propia!  En los lugares y terrenos que también esperan que la red burocrática suelte los nudos de la indiferencia. Estos terrenos baldíos,  son visitados por la mirada de éstos pobladores, quienes  los recorren imaginando que sus sueños se hacen realidad pero; despiertan  a la más cruel y triste de las burlas. Años de espera y todos se hacen los desentendidos.  Culpándose  unos a otros, no falta el que utilizas ésta injusticia de Chile en pleno, con motivos políticos y ensucia un derecho legítimo con la mentira y el falso interés.  ¡Mientras los edificios, infringiendo la ley, inclusive, crecen en rededor de la Facultad de Derecho   como hongos!

Lo más increíble y desesperante a la vez es ver;  entre  la marea de gente que cruza el puente a diario,  van los futuros abogados  y profesionales de nuestro país. A unos pasos de la Facultad de derecho de la Universidad de Chile,  se levantó el edificio de las universidad  Santo Tomas y, a la vuelta por la calle Bellavista,  se encuentran la Diego Portales.

Parece paradójico que aquel  mismo día que miraba hacia abajo del puente y reflexionaba tratando entender, una madre y sus dos hijos de la  clase social más adinerada de éste país,  comentaba sobre los candados que abrazan  las esperanzas de muchos románticos  soñadores que adorna las rejas del  Puente Pio Nono.  Atiné a hacer una simple mueca. La situación de la que era testigo  parecía forzarme a mirar una realidad demasiado cruda y desesperanzadora. Distinguir y sufrir la indiferencia.  Mientras toda la gente avanza como si nada.

Me pregunto qué opinión le merecen estás situaciones a nuestro premio Nacional de Ciencias. Recogiendo  sus palabra de  una entrevista que dio a la revista América Economía:”Hay una petición, un clamor y una queja. Una queja frente a la superficialidad en el cumplimiento de los compromisos que se establecen. Estamos haciendo en Chile, y en el mundo en general, las cosas a medias; nos comprometemos a hacer algo que no lo hacemos o lo hacemos mal, sabiendo que está mal hecho. Esa deshonestidad básica es la queja. Al mismo tiempo, podemos decir que no necesariamente somos todos deshonestos, pero estamos en esta deshonestidad básica, en la cual no cumplimos los compromisos sociales”, me queda claro que:” ha corrido mucha agua bajo el puente”. Tenemos que hacer algo.

Soy Erica Henríquez Ojeda



Esta es mi particular visión de la vida… Gracias por su lectura.  

 ©Todos los derechos reservados



Etiquetas:   Responsabilidad Social   ·   Demanda Judicial

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21516 publicaciones
5228 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora