Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Machismo   ·   Valores   ·   Sociedad



Escabroso...


Inicio > Política Nacional
30/07/2014

670 Visitas



Un video de 18 minutos con 40 segundos es suficiente prueba para constatar que el crimen organizado financio, patrocinó, o se hizo cómplice del ex gobernador de Michoacán Fausto Vallejo que apenas unos meses atrás fue depuesto por el gobierno federal, obligado a jubilarse en pleno ejercicio de sus funciones pero nunca tocado por el brazo de la justicia.


Si, le hablamos del Estado donde el crimen hace y deshace, o hacía y deshacía según el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, hasta que las autodefensas actuaron para poner las cosas en orden o por lo menos que no se hiciera tan evidente quien manda en aquella región del país.

 El video dado a conocer por una empresa denominada Quadratin detalla la reunión de Rodrigo Vallejo, hijo de Fausto, con el líder de los Caballeros Templarios, Servando Gómez, La Tuta, ahí platican de varios funcionarios, de cómo se ponen de acuerdo para fortalecer “la empresa”, y se hacen propuestas de un lado y otro.



Presumimos que el material audiovisual ya está en manos de las autoridades y quizá se anuncie pronto una investigación, tal vez agarren a alguien o se deslinden responsabilidades por diversas formas que tiene la justicia de actuar, no se sabe, lo único que parece un hecho es que en aquel Estado ya era necesario poner orden como parece que se está haciendo aunque con excesos u omisiones.

Por supuesto, también el video hace evidente que se tienen que tomar medidas más contundentes para evitar que el crimen y la política se mezclen con tanta facilidad, con tanta impunidad, y siempre desgraciando a los más débiles de la cadena, los que formamos parte del pueblo.

Lo de Vallejo es un cuento escabroso y más cuando se adereza con las declaraciones triunfalistas de varios funcionarios del gobierno federal en el sentido de que se le va ganando la lucha al crimen, que la delincuencia está controlada cuando la realidad es que no le hacen mucho daño, que solo la repliegan un tiempo y sin tocarlos en la parte sensible de su estructura, en los que se disfrazan de políticos cuando en realidad son otra cosa.

Más aún, no se hace nada para prevenir, para garantizar que los funcionarios públicos del presente y del futuro inmediato sean decentes, sin adicciones a las drogas, sin ser propensos a robar, violar, o cometer delitos a la sombra del poder.

Hace algunos años la psicología más otras ramas afines encontraron herramientas para descubrir todas esas manías en las personas y a partir de ahí se construyeron instrumentos científicos para detectar a quien no merece estar representando una corporación policiaca, a qué vamos, pues a la urgencia de que todos los que quieran ser regidores, síndicos, Alcaldes, Diputados locales, Diputados Federales, Senadores, Gobernadores, y el mismo futuro presidente de la República, además de los funcionarios de alto nivel en las administraciones públicas más los trabajadores con jerarquía en el Poder Judicial y Legislativo, pasen por estos mismos procesos por los que pasa en un agente de seguridad pública, por los exámenes de control y confianza.

Se trata de que tengamos servidores públicos que por lo menos garanticen un mínimo de decencia, que no sean propensos a cometer delitos en el desempeño de sus funciones, que no se mezclen con la delincuencia con el único objetivo de ganar una elección a como dé lugar para tener poder y ejercer un presupuesto.

Obvio, de todo lo que le digo nadie se acordó en la reciente reforma política electoral que promovió el PAN, el PRI, y fue secundada por casi todos los partidos políticos, ellos solo se encargaron de poner nuevas letras en ordenamientos similares a los que ya se tenían, en leyes que se ven muy bonitas y hasta de vanguardia pero que, para desgracia de los mexicanos, no se aplican nunca o casi nunca, o se aplican solo al enemigo.

En conclusión, mientras los políticos y la sociedad no deseen cambios reales y de fondo en la forma como se practica la política vamos a seguir igual, hoy el cuento escabroso fue en Michoacán pero al ritmo que llevamos no dude que después se repita la historia en otras Entidades, e incluso, en el gobierno Federal, en el Poder Judicial, o en el Congreso de la Unión, digo, si es que ya podemos contar historias similares en este momento.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com



Etiquetas:   Política   ·   Seguridad Pública   ·   Enrique Peña Nieto   ·   Delincuencia   ·   Congreso

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18436 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora