Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Bioética   ·   Filosofía Social



A parecerse


Inicio > Comunicación
10/07/2014


1860 Visitas



La semifinal del mundial fue mucho más impactante de lo que se esperaba,  tuvo una derrota histórica de Brasil frente a Alemania y una victoria  heroica de Argentina sobre Holanda, que casi no se sacaron ventaja y en el juego fueron un espejo en todo, hasta  los penales.


Es dificil saber si las  naciones que llegaron a esta instancia: Alemania, Holanda y Brasil, viven cada fase, como se vive en Argentina, pero si se puede asegurar, que más allá de las protestas sociales del local y organizador de la competencia, en las otras dos, difícilmente se relacione todo con la política y la pertenencia de los integrantes de sus seleccionados como aquí. En nuestro país los festejos fueron masivos, sobre todo en Buenos Aires. Y parece que lo espontáneo y multitudinario de los festejos, está relacionado con que pocos confían, que en la final frente a Alemania, haya algo más para festejar. 

Todo puede ser.

Es dificil imaginar que el modesto seleccionado nacional (modesto en cuanto rendimiento y brillo), pese a tener un galáctico como Messi, pueda vencer a la siempre poderosa Alemania, más poderosa todavía, después del 7 a 1 frente a Brasil.

Todo puede pasar. ¿Todo puede pasar si juega Mascherano?

Será por esa costumbre que tenemos de buscar siempre un salvador para todo, que esta vez el cargo se lo dimos a Mascherano. Un león, un jugadorazo, que a pesar de su poco físico, lo deja todo en la cancha, lo deja completo,  sin guardarse nada para que su equipo no pierda. No perder sin embargo, no es lo mismo que ganar y para ganar hay que hacer algo además de evitar jugadas y goles adversarios. Hay que hacer goles.  Los goles en el partido no se hicieron, pero en los penales si y perfectos. Todos cumplieron, el primero: Messi, que era el más dificil lo aseguró y así cada uno. Nunca llegó a patear Biglia, antes el otro salvador de este capítulo, "te vas a convertir en héroe hoy..." le dijo Mascherano a Romero y con las valiosas indicaciones en un papelito, que surgieron del trabajo técnico de su entrenador, tapó dos penales de los holandeses.  No se habían sacado ventaja en 120 minutos, eran un espejo y aunque los DT hicieron cambios, seguían siendo un espejo táctico y estratégico. Ambos defendían con cinco, aunque su disposición en los papeles era 4-3-3. El cinco de Argentina y el de Holanda jugaron casi todo el partido entre sus líneas defensivas, Mascherano metido directamente entre los dos centrales, cada vez que Holanda tenía la pelota y atacaba. Hoy ya es anécdota y estadística, pero lo que no hay que dejar de ver, es que cada uno de los jugadores, cada una de las líneas y hasta los menos protagonistas, hicieron lo que debían hacer, para llegar a los penales. Se priorizó lo defensivo, eso sin duda. 

La Selección que llegó a Brasil deslumbrando a todos por sus delanteros y atacantes: Messi, Agüero, De María, Higuaín, Palacio y hasta Lavezzi como un volante con mucha llegada; terminó en esta semifinal siendo admirada por:  Romero su arquero, Mascherano, Garay, Zabaleta, De Michelis y  dos casi desconocidos en Argentina como Rojo y Pérez.

Es positivo que no haya sido Messi como figura excluyente y desequilibrante, el mayor responsable de este logro. Ya es un logro, falta la final, pero a lo largo de seis partidos la Selección Argentina demostró ser un equipo, un verdadero grupo que trabaja y lucha por un objetivo. En mi valoración es mayor logro haber conseguido un resultado en conjunto (aunque siempre es en conjunto en el fútbol) a que Messi hubiera convertido en todos los partidos,  un par de goles definitorios y a eso se hubiera reducido todo.

Como en el 86' y en el 90' se vuelve a definir una Copa del Mundo con Alemania, en cada uno de esos mundiales los resultados fueron opuestos. 

Los chicos no los vieron y será por eso que hoy colmaron las calles y  cuestionaron  nuestras críticas previas  a la selección, poniendo toda su fe y buena onda en cada partido y ahora, ni piensan en la posibilidad de perder esta final. Los más grandes que fuimos Maradona-dependientes que lloramos con Diego en cada gesta perdida, nos costó creer en este grupo. Pero el Grupo es real y hoy lo demostró.

El Fútbol puede ser una distracción, una alegría cuando se gana, y una inexplicable pasión de multitudes. También puede politizarse como sucedió en este mundial, mucho más que en otros y de un modo también inexplicable. Eso hizo que muchos lamentablemente no se atrevieran a disfrutar, vivir y festejar cada logro de esta selección. Sabela es Kirchneristas decían algunos, el Técnico militante le llamaron los multimedios enfrentados al gobierno, con el mundial se va a tapar todo dijeron otros. Y todo era (es) la destitución de Campagnoli, las causas de Boudou en la Justicia, la negociación con los Buitre luego de años de errores que nos llevaron a una situación límite, la inflación, los aumentos de naftas que desde la estatización de YPF superan el 100 por ciento, la casi obligada devaluación que se viene y los vacíos políticos oficialistas y opositores, en medio de semejante escenario. 

Sabela es de los nuestros decían hoy militantes kirchneristas en las redes sociales.

Sabela no es de nadie, es el DT del Seleccionado Argentino. Tan argentino como cualquiera de nosotros y en nada cambia su función y sus logros, a quien elije en el cuarto oscuro. 

Pero no solo los medios críticos polítizaron el mundial, los oficialistas lo hicieron mucho más. Así en 678 donde una de sus panelistas Sandra Russo, creía hasta hace poco, que un tiro era gol, si la pelota golpeaba en la red del arco, cada programa instalaron un foro de discusión futbolera. Seis que saben muy poco de fútbol con algún invitado calificado, cada tarde de estos días se dedicaron al mundial. En realidad de fútbol no analizaron mucho, solo buscaron por un lado forzar cada logro de la selección como un logro de este modelo (que en 2010 y 2006 si ese es el paralelismo, no ganó nada) y exponer a los críticos, que por el rendimiento de la selección criticaron (con sustento), como bocones que no saben nada y solo quieren perjudicar al gobierno. 

Los que no festejaron, no se animaron a vivir esta alegría y esta experiencia,  por sentir que un buen resultado de la selección, a la vez lo es del gobierno, se equivocaron. Y los que creen que un buen resultado de la selección es del gobierno y que Sabela es de ellos, también se equivocaron, porque del 2011 para acá (por lo menos) el gobierno en todos sus aspectos, viene perdiendo por goleada.

A unos y a otros les tengo malas noticias.

El lunes todo va a seguir como hasta ahora, en todo lo que está por fuera de la copa del mundo.

Ganar a Alemania, no nos va a hacer a la vez como país, mejor que Alemania. Cristina Kirchner si le ganamos no va a ser mejor que Angela Merkel. Nuestra economía no va a ser más poderosa, no vamos a tener menos pobres (que Alemania casi no tiene) y no vamos a ser una potencia sur americana, como Alemania es en Europa.

Si ganamos, si esta vez le ganamos a Alemania, solo habremos ganado un partido de fútbol y una copa del mundo y si perdemos, solo habremos perdido eso y seguiremos siendo los mismos.

Quizá lo que no logra la escuela, porque no llega a todos o no todos van. Lo que no logra la comunicación, porque entre los Buena Onda y los Mala Leche nos vamos perdiendo la realidad. Quizá lo que los propios padres no podemos enseñar a nuestros hijos aveces o al menos no logramos que lo aprendan, quizá el fútbol esta vez se los muestre a todos.

Esta Selección que llegó al Mundial brillando por sus delanteros, terminó en esta  final, por sus defensores, por su arquero y sobre todo por el equilibrio para definir este último partido. 

El grupo, el conjunto, el juego asociado aunque poco brillante y que cada uno de los 23 jugadores hiciera lo que debía hacer cuando le tocó, con el enorme sacrificio que significó para algunos eso, hizo que tengamos este resultado y quizá, que podamos tener más.

Son equipo, son grupo, son conjunto, no hay otro motivo, ni otro secreto.

A parecerse.







Etiquetas:   Fútbol   ·   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Angela Merkel   ·   Alemania   ·   Argentina   ·   Mundial de Fútbol

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18706 publicaciones
4725 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora