Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Escritores   ·   Cine   ·   Libros   ·   Literatura   ·   Marketing   ·   Empresas   ·   Estrategias



El modelo "nosotros"


Inicio > Economía
22/06/2014

887 Visitas



Me gustaría hablar de la importancia de la palabra "nosotros". (Primera persona del plural)


Todos tenemos claro que siempre estaremos más dispuestos a defender y a luchar y, por qué no, a sacrificarnos, por algo que consideramos nuestro que por algo ajeno. Aunque es una obviedad quería mencionarlo como introducción en este pequeño artículo.

La mayoría de los trabajadores lo son por cuenta ajena. El interés de una labor bien hecha se cimenta fundamentalmente sobre la responsabilidad del propio trabajador y la supervisión del “jefe”. Pero hay otros factores que intervienen, por ejemplo el miedo a perder el trabajo y la sensación de que lo que hago es mío, que formo parte de un todo. Esta empresa es parte de mí y yo de ella y aún más, lo que hago es parte de mí, ese producto es mío. Un buen ejemplo serían los anuncios de Balay: "un poquito de mi" http://www.youtube.com/watch?v=2zBiN-RKcO8

Respecto a lo primero (al miedo) qué duda cabe que hoy en día es lo más común, todos tenemos deudas que pagar y necesitamos el dinero, no se puede perder nuestra fuente de ingresos así como así. Seguro que muchos de nosotros hemos aceptado trabajos que antes habríamos rechazado. Al empresario se le presenta un buen escenario para la negociación colectiva, y lógicamente será a la baja para el trabajador y al alza para el empresario. Aparte del sueldo también sirve para que se hagan más horas e irremediablemente que el ambiente o clima laboral empeore, así como la salud de los trabajadores.

Esta situación de crisis acabará pero la fractura que se está produciendo llevará aún más tiempo en ser superada. La opinión que tienen los trabajadores de los empresarios ha caído en picado. Quizá de forma exagerada puesto que ellos (algunos, la mayoría) también están sufriendo penurias. Sin embrago no paramos de oír que son ellos los que quieren contratar y sacar a este país adelante. En boca de más de uno suena como un insulto cuando los márgenes de las grandes empresas continúan subiendo, el volumen las SICAV ya está a niveles previos de la crisis, el número de ricos no para de crecer, cada vez se destapan más fraudes con hacienda y SS por parte de algunos empresarios (pago en B), más casos de explotación laboral, acoso y las últimas medidas que proponen desde la patronal siempre van en la dirección de bajar los impuestos a las empresas y el salario a los trabajadores. Me pregunto que si la función de los empresarios es crear empleo (como ellos mismos dicen), y si esto no se consigue, la culpa será de ellos más que de los trabajadores que no tienen la oportunidad de trabajar. Aunque, repito, no todo el mundo es así.

Pero volvamos al objetivo de este artículo. Personalmente, en vez de por el miedo, apuesto por la opción “la empresa forma parte de mí y yo de ella”. Esto debería ser para lo bueno y para lo malo. No vale que si va bien el jefe me dé una palmadita en la espalda y los beneficios se quedan sólo en la empresa, y si va mal, a la calle. Vemos continuamente como se privatizan los beneficios y se socializan las pérdidas. Un buen ejemplo son los bancos. El gran cáncer de esta sociedad (tal y como está montada o tal y como la hemos dejado evolucionar). O la privatización de las últimas empresas públicas que nos quedan, que se venden cuando dan beneficios, perdiéndose un gran activo y “una parte de nosotros”. Ok, no se pueden vender cuando dan pérdidas, pues menos aún cuando dan beneficios, lo que hay que hacer es que siempre den beneficios, si no habrá que cambiar a los gestores y pedir responsabilidades. Pan para hoy y hambre para mañana.

Tampoco hay que quedarse sólo en el plano económico - empresarial, ni decir que esta actitud interesada del “nosotros” es sólo propiedad del empresario. Todos lo usamos cuando nos conviene. Más de una vez y más de dos habremos dicho, por ejemplo hablando de fútbol, "(...) vaya partido que hemos hecho, somos los campeones del mundo (...)". Sin embargo cuando tu equipo pierde: "(...) qué vergüenza de partido que han hecho estos, y encima la pasta que ganan (…)".

Según mi punto de vista, esto ha sido uno de los grandes aciertos del nuevo partido político que acaba de aparecer en nuestro país: Podemos. Utiliza el pronombre "nosotros" para que la gente se sienta identificada con algo real, con algo posible. También Obama con su célebre “Yes, we can”. Uno no es un mero espectador, se siente útil y se moviliza. Cada persona aporta un poquito, algo quizá insignificante pero cuando se tiene en cuenta la suma de millones es imparable. Ahí están los resultados, de momento. Los partidos clásicos no han sabido adaptarse o no han querido. Si se suma que cada vez gobiernan menos para la mayoría de los ciudadanos y que se olvidan que la gente es la que les pone y les quita de ahí, el resultado es el esperado. Se vuelve a repetir lo que decía de la participación de todos, de que nos sintamos miembros activos de algo.

Ahora bien, ¿qué se puede hacer? O mejor ¿qué podemos hacer para mejorar nuestra situación, para que el nosotros sea una realidad y así se trabaje y viva mejor y, con ello aumenten los beneficios empresariales y sociales?

No lo sé. No tengo la receta del éxito ni la cura de todos los males. Pero creo que podríamos empezar cambiando algo tan simple pero tan inmóvil como el sistema de retribución de modo que la parte variable gane más peso del que tiene actualmente. Habrá que premiar al que mejor trabaje (que no al que más, el presentismo es otro mal que hay que eliminar). Hay que empezar a pensar cómo se puede medir fielmente la productividad. No sólo en función de los márgenes empresariales. Muchos pensaréis que esto es un arma de doble filo porque el que dice si hemos llegado al variable es el empresario y pocas veces estará por la labor de admitir que tiene que pagarlo si se lo puede evitar. El fijo disminuirá, y por ende la estabilidad económica del trabajador. Bueno, por un lado habrá que estimar una renta mínima para cualquier persona que le permita vivir dignamente (estado de bienestar que hemos olvidado o defenestrado). Que esta renta mínima de pie a que se cree gente que viva de la sociedad sin hacer nada sería bueno tratarlo en otra ocasión, pero no estoy de acuerdo que ese sea el resultado. Por otro lado habría que crear un mecanismo de vigilancia de que se cumplan los objetivos, este mecanismo debe estar compuesto por todas las partes que conformen la empresa. Si el variable únicamente depende de los beneficios empresariales no es difícil de medir, ahora bien cuando se trata de una productividad no medible, el tema se complica. ¿Cómo medimos la productividad de un profesor? ¿Por las notas del alumno?  Entonces le subimos la nota y en paz. ¿Y si el alumno pasa por un momento malo ajeno al curso y deja de estudiar? El profesor no es el culpable. Habría que ver el conjunto de los alumnos. Pero ¿y si medimos el nivel de los alumnos antes y después del curso y vemos su progresión? Eso ya nos serviría de alguna forma para tener algo por lo que empezar a medir. Hay mucho que pensar.

Más problemas: ¿Y si nuestro variable depende de un supervisor que nos tiene manía? Habría que denunciarlo, claro, otra cosa es que el propio empresario sea el supervisor. Problemas hay y habrá mil, nada es perfecto.

Sigo convencido del modelo “nosotros”. Para hacernos una idea más clara se puede asemejar al de las cooperativas, para mí es un buen modelo, no todo el mundo puede llevar una empresa ni tiene el capital para hacerlo pero en caso de muchos trabajadores también se puede contratar a un equipo profesional directivo, que siempre supervisado, lleve la empresa. Habría que acabar con la empresa tradicional. El empresario podría ser un socio capitalista que recoge beneficios y/o director ejecutivo, pero también los trabajadores, y estoy convencido de que funcionaria mejor. Dudo mucho que alguien vea en esto un modelo comunista, no estoy hablando de la posesión de la empresa sino de la gestión compartida cuando sea necesario y posible. Digamos que soy partidario de un capitalismo más social y menos liberal.

Permitidme unas líneas de mi caso personal. Soy consultor autónomo, me muevo de un sitio a otro y me gustaría seguir así, y no creo que sea una incongruencia con lo que acabo de decir. ¿Cómo me voy a sentir parte de una empresa si me voy a mover a otra?  El hecho de que vaya de un sitio a otro no quita que sea un profesional y que quiera que mi trabajo esté bien hecho, y sea reconocido. Además, sobre el tema que estamos tratando, aun siendo externo puedo sentirme partícipe de lo que hago en cuanto al proyecto que he desarrollado. Lo que he hecho es una parte de mí. Y mientras he estado en esa empresa, ella ha sido parte de mí. He procurado poner en marcha mi parte del “modelo nosotros”. Durante ese tiempo he sido uno más.

Los trabajadores especializados son determinantes para aportar un valor añadido a la empresa, una visión externa que no se tiene, o se pierde cuando siempre se está en el mismo sitio o realizando la misma función. Cuando se llega a un sitio nuevo lo primero que hay que hacer es observar, preguntar, buscar los puntos débiles y fuertes (mejorar los unos e incorporar a uno mismo los otros). Al final decidir y ejecutar. Este trabajo exige continua adaptación, mejora y evolución. Fundamental para el tiempo en el que vivimos y el que nos toca construir.

Muchas Gracias

@vsmconsultorhr



Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Recursos Humanos   ·   Sociología   ·   Clima Laboral

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18554 publicaciones
4699 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora