Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Libre Pensamiento



Cristina Anti-K


Inicio > Política Nacional
21/06/2014


1137 Visitas



El mensaje en el día de la bandera que dio la Militancia K en Buenos Aires  y el de la Presidenta en Rosario, tradicional lugar de este festejo, fue diametralmente opuesto.




 "Patria sí, buitres no" y "La Patria no se negocia", fue el concepto de las agrupaciones:  Unidos y Organizados -La Cámpora, Tupac Amaru, Nuevo Encuentro, Movimiento Evita, MILES, Actores por Cristina, entre otras. El feriado en la ciudad amaneció empapelado con afiches combativos en contra de los buitres, más propios de la militancia estudiantil y juvenil, que de gente mayor, como la que llevó adelante el acto en Buenos Aires, que debería ver la gravedad de la situación y medir consecuencias, pero sobre todo no engañar ni a jóvenes, ni a ciudadanos desinformados. La Presidenta en cambio, si bien no pudo con su propio tono épico, a esta altura innecesario o poco creíble, hizo foco en cuanto comenzó a hablar de la deuda y los fondos buitre, en que "la Argentina quiere cumplir con el 100% de los acreedores" El término "100%" lo repitió en varias oportunidades, está claro que tomó en cuenta,  lo que significaron sus declaraciones en el pasado, para la justicia de EE.UU. Dio la sensación también, que quiso sostener de algún modo, el mensaje que su militancia estaba dando en Buenos Aires, pero la propia realidad se enfrentaba a ese relato.

Ese pasaje del discurso de la presidenta, comenzó con una frase habitual, pero que no es casual. 

Sentenció desde el comienzo  sobre la deuda a los bonistas y buitres      "... Qué nadie se equivoque..." (video)  Cristina con ese concepto, simbólicamente se pone del lado de la certeza y del que conoce algo que no es visible para los simples ciudadanos.  Como si todos los demás, no tuviéramos la capacidad de ver la realidad y cualquier apreciación, distinta a la de ella, estuviera equivocada. Ella se arroga la infalibilidad y los que "provocaron la deuda... los buitres... el Juez Griesa... la oposición política..". y cualquiera que la cuestione, lo hace por que no sabe, no conoce la realidad que ella si conoce o tiene mala intención.

También mencionó un tema recurrente, diría que lo hace,  casi desde que reconoció que no tendrían continuidad en el poder, "el país que va a dejar el kirchnerismo" La presidenta destaca siempre, que el país que va a dejar en 2015 es muy distinto del país de 2003. Viéndolo desde cualquier lugar, desde cualquier ideología o pertenencia política, hay que decir,  que tiene razón. Pero sería inverosímil pensar, que 12 años después, un país, una sociedad y su infraestructura,  puede ser la misma. También es poco realista (o muy egocéntrico como gobernante) creer que todos los cambios, modernizaciones o mejoras, fueron responsabilidad del estado y no de la inversión y el trabajo. Inversión y trabajo, que se da en un país donde cualquier actividad económica, tiene una carga impositiva promedio del 40%, frente a un 19% que es la media para Latino América. Este punto, en el que la sociedad poco repara, o está casi resignada a aceptarlo, no es menor y deberá ser uno de los primeros a tener en cuenta por el próximo gobierno. Primero porque semejante presión impositiva, sin contar tributos como las retenciones, que en productos primarios van del 15% al 35% (más el 40% de impuestos, osea del 55% al 75% total) no son devueltos por el estado en obras y servicios, al menos en relación a otros países que cobran la mitad de impuestos. Pero segundo y más importante, porque en un país donde los impuestos tienen para algunas actividades (como agro, ganadería y primarios) niveles casi confiscatorios, y  para toda actividad,  una carga superior al 40%, solo puede tener inversiones buitre. 

También hay inversiones buitre, que aprovechando crisis económicas, grandes (o constantes) devaluaciones ( como la que tenemos y vamos a seguir teniendo) desembarcan en el país, compran empresas, en muchos casos  a sus posibles competidores y concentran cada vez más la economía domestica, dejando en muy pocas manos, la comercialización masiva y la producción del mismo consumo. Aquí todo lo justifican con el pretexto de la globalización y a eso le acreditan la falta de reglas de juego que se aplicaron (antes, como si ahora se hubiera aplicado alguna), siendo que hay leyes de la competencia vigentes, que lo impiden. Todo se les permitió a Corporaciones multinacionales en los 90' pero mucho más luego del crack de 2001, y hasta la actualidad. De las 11 o 12 cadenas de supermercados con sus respectivos grupos económicos que había hasta el 2003, hoy  todo el mercado de consumo, quedó  repartido en cuatro grupos económicos. A empresas extranjeras, que producen productos que acá también se producen, les permitieron comprar a marcas, que eran su competencia local: Algunas de ellas estaban debilitadas por la crisis, otras sus directivos y accionistas, decidieron aprovechar la llegada de dólares y vendieron, el "patriota" Guillermo Moreno desde la secretaria de comercio, facilitó las transacciones. Así la brasilera  Brahama compró a Quilmes y todas sus marcas (más de 10 de distintas bebidas), Pepsico compró la linea de snack de Kellogs, más de 30 marcas que esta multinacional, había comprado antes, varias de ellas nacionales, se asoció en parte a las bebidas, pero además compró a sus competidoras en snack: Pehuamar y BUM. Bimbo mexicana adquirió finalmente después de años de dura competencia, en esta década a Fargo y todas sus marcas. Kraft que antes había comprado a Terrabusi y sus marcas, fue re-comprada a su vez por un grupo brasilero y asi ´podríamos seguir con perfumería, limpieza y miles de productos de consumo masivo y diario, que quedaron en muy pocas manos.

Menos mal que era un patriota Moreno.

Toda esta increíble concentración comercial y productiva, que hasta el propio Juan Cabandié en la última campaña electoral, la cuestionó en el debate de TN (no se a quien se la cuestionó, porque competía en la Ciudad y Macri poca injerencia tenía en eso, si bien habría beneficiado también a corporaciones si hubiera estado en el gobierno nacional), hizo que toda la renta extraordinaria (verdaderamente extraordinaria) que produjo, siete años de alta y sostenida inflación (hoy apenas desacelerada por el bajo consumo) se la llevaran no más de cuatro grupos de supermercados y 5 o 6 grupos de productos de consumo masivo. Si a eso le sumamos la devaluación permanente que comenzó en 2003 con un dólar que cotizaba a $2,75 y hoy notoriamente retrasado, está a $8,50 el oficial y más de $12,50 el blue, que hizo desvalorizar al peso vía emisión para cubrir el déficit fiscal, tenemos un escenario, de una enorme transferencia. La diferencia continua de siete años de inflación, fue una transferencia de sectores medios y bajos, que son los que más (o solo) consumen productos masivos y a diario, a las corporaciones supermercadistas y productivas. Y la devaluación, fue también una transferencia de un valor constante, para los que tienen la posibilidad de dolarizar su renta (o más que su renta) osea, sectores altos y corporaciones. 

Es muy dificil ver  progresista al modelo, tan solo analizando estos dos detalles, pero si a eso le sumamos, que todos los planes sociales, de asistencia a los más pobres, se actualizaron por detrás de la inflación, pero además, terminaron más que nada en las cajas de los supermercados y además volvieron al estado en un 40% de impuestos (la carga antes citada), entonces la ayuda tampoco fue del todo real y también terminó siendo otra transferencia de recursos de sectores bajos,  a corporaciones y al propio estado (estamos hablando de más de $100 MM al año).

Por eso es importante renovar el concepto que la presidenta cita ¿qué país está dejando el kirchnerismo? 

A un año y ocho meses, hasta sería optimista hacer un balance hoy, pero lejos de los que comparan este contexto 2014 con 2001, incluso el mismo Kicilliof, que en alguno de sus discurso lo citó, la verdad es que son totalmente distintos. Lo paradójico es que el contexto 2001, para toda Latino América fue adverso, pero el contexto 2014, es todo lo contrario. Esta crisis que estamos viviendo y cuyo final tiene múltiples posibilidades, pero ninguna es buena, en todo caso, podemos respirar si se da la menos peor, va a desembocar en un cambio de mando a final de 2015, con también múltiples escenarios. Mi hipótesis es que va a ser muy dificil, retrasar cualquier toma de decisión que signifique dejar lo que se llama una bomba, para el próximo. Los tiempos no le dan a Cristina, ella deberá seguir devaluando y quizá hasta hacer otra brutal devaluación, si no logra bajar la inflación. Como al gasto público lo ignora (o eso parece, y no hablo de gasto social) no podrá achicar el déficit y por eso, tampoco podrá dejar de emitir, componentes, que hacen inviables, bajar la inflación.   

Pero si a este escenario, que olvidé avisarles era el menos peor, le sumamos, que en los EE.UU no se pueda negociar con Fondos de Inversión y el Juez Griesa lo que la presidenta desea, si pasan los 40 días (y contando) que tenemos al quedar sin efecto la cautelar, el default sería inevitable.

Si el default sucedíera, la posibilidad de ingresar dólares estaría prácticamente vedada para la Argentina, al menos hasta normalizar esa situación. Ante esta realidad, las reservas del BCRA que están en unos u$s 28.000 millones, no dejarían de caer, porque es de preveer, que en esta incetidumbre económica en 2015, pocos, por no decir nadie, vaya a vender sus granos, intentando quedarse con una reserva de valor constante. Pero incluso esto hasta podría mejorar con los meses  (para los productores que no vendan), porque si nuestro país, que es un gran exportador no vende, al menos a la escala acostumbrada, eso hará subir el precio,  de  la soja por ejemplo, por haber una menor oferta, con la demanda sostenida que tiene.

En este escenario, que si es el peor, la actividad económica, la energía y buena parte de la vida como la conocemos hoy (buena o mala) se mantendría  mientras haya reservas, ya que más de la mitad de cualquier actividad, producción o emprendimiento económico que se haga en el país, está dolarizado. Tenemos en casi todo un 50% en valor dólar, los insumos, las partes y  autopartes, lo  tecno, y una buena cantidad de medicamentos e insumos médicos. Pero lo más alarmante es la energía,  porqque sin unos u$s12.000 millones o algo más en 2015, no alcanzaría a abastecer a todos.

El final del gobierno de Cristina y el comienzo de cualquiera que gane en 2015, es por demás serio. 

El contexto internacional es mucho mejor que en 2001 y quizá con confianza en un próximo gobierno, la inversión se reactive, pero el escenario interno, es bastante más serio que en 2001 y para cambiarlo, hace falta más que confianza, hacen falta dólares.

En 2001 no había tanta dependencia de planes de asistencia a sectores vulnerables, como hay hoy.

En 2001 la economía, si bien estaba casi parada, no estaba dolarizada como hoy y con una dependencia del 50% de importaciones para funcionar,  en promedio.

En 2001, con una capacidad instalada, que se usaba en algunos casos abajo del 50%, no se debía importar energía, ni aún  de 2002 a 2007 cuando se reactivó todo.

En 2001-02 caímos en default, sin tener certeza exactamente de qué era caer en default, a tal punto, que nuestra clase política lo aplaudió. Tampoco sabíamos nada de los bonistas, y los buitres eran solo aves. 

A más de una década, a la que no quiero, ni podría adjetivar, el gobierno, Cristina y varios más, nos dicen que la sombra de los buitres nos acecha, que nos podrían hacer pasar otra vez por lo mismo (yo creo que peor), pero que ellos, el gobierno, no es culpable de nada, porque según su discurso que en verdad cita hechos reales, "hicieron mucho, aunque todavía les queda mucho por hacer".

Cristina no debe ver, que también se es culpable, de lo que no se hizo.







Etiquetas:   Economía   ·   Crisis Económica   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Crisis Social   ·   Dólar   ·   Estados Unidos   ·   Fondos Buitres

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18861 publicaciones
4746 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora