Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Libros



Ultimátum a la política económica.


Inicio > Política Nacional
18/06/2014

842 Visitas



Uno de los factores esenciales para fomentar el crecimiento económico en México, es el impulso del federalismo como instrumento de desarrollo regional, sin embargo la conducción de la política económica del gobierno federal, claramente esta tomado un rumbo centralista.




Independientemente del fondo y sentido de las reformas estructurales que el ejecutivo ha propuesto al Congreso, pensando que con ellas el gobierno tendrá mas dinero, particularmente la operación en la distribución de los recursos a las entidades, obedece a un esquema de máximo control federal.

Esta perspectiva tiene que verse desde dos puntos de vista, el político y el operativo, porque sus objetivos aun en la coincidencia del ejercicio, son muy distantes uno del otro.

El centralismo se fundamenta en una política de control, mediante la cual el poder ejecutivo puede disponer a su criterio tanto de los montos como de los tiempo de entrega de los recursos destinados a los estados y municipios.

Este control con tintes intervencionistas le permite al poder central, decidir la medida en que se invierte en el interior del país de acuerdo a sus propias coyunturas políticas, con ello se agencia una facultad de premiar o castigar a los gobernadores según su propia perspectiva.

No se trata únicamente de favorecer a los mandatarios estatales de su propio partido, pensando en estrategias electorales, algunos de ellos también sufren del abandono federal, que es una medida para catalogar su desempeño.

Porque de alguna manera el gobierno de la republica, puede como se ha visto ya en lo que va de este sexenio, ser el directamente quien ejerce las inversiones en las entidades, esto obviamente para limitar los márgenes de maniobra locales.

En un principio esta circunstancia se observo como una herramienta de combate a la corrupción, que ciertamente se desenfreno en los dos sexenios panistas, en los cuales el gobierno federal dejaba hacer a los gobernadores priistas lo que les viniera en gana.

Sin embargo eso es solo una parte de la estrategia, porque evidentemente la política centralista dirigida desde la Secretaria de Hacienda en este sentido, trasciende a ese aspecto en particular.

La intención del Secretario de Hacienda Luis Videgaray al respecto, esta destinada a construir un poder personal que le permita no solo como ya apuntábamos mantener los controles financieros, sino naturalmente también los políticos.

Pero una vez mas al titular de las finanzas nacionales, los cálculos no le resultaron como se los imagino, la realidad hoy es que si bien se pudiera decir que tenemos un gobierno federal rico, la gran mayoría de los estados atraviesan severas crisis y ni que decir de los municipios, que están casi todos en bancarrota.

Aun y cuando el antecedente de esta situación se relacione con la corrupción, el excesivo control, que además se complica todavía mas con la lentitud e ineficiencia del gasto publico federal, solo esta empeorando la situación.

Mas aun cuando el transito de la economía nacional atraviesa por un muy mal momento, hay que decirlo, gracias precisamente a la conducción de la política económica en general, pero sobre todo por la influencia de la aplicación de la Reforma Hacendaria.

Visto así el entuerto es mucho mas grave de lo que parece, porque si de suyo la Reforma Hacendaria atenta contra el desarrollo de la economía, establecer este tipo de controles de corte centralista, se vuelve un peligroso elemento adicional para ahondar la crisis.

Esto porque se hace por demás claro, que el conflicto entre las teorías de ejecución política y económica, están siendo orientadas por apetitos personales, propios de un talante soberbio, que no es capaz de analizar todo el escenario completo.

Videgaray solo esta viendo una parte de la fotografía, en la que el asume que con esos poderes auto instaurados desde su cargo, su posición al interior del gobierno y el sistema político se privilegia, cuando en contraste le esta generando un daño mayúsculo al régimen del que forma parte.

Si las cosas siguen en el mismo rumbo y la economía sigue desplomándose, como ya lo hemos apuntando anteriormente, la crisis va a impactar en contra del Revolucionario Institucional en el próximo proceso electoral.

De ser así y si no hay pronto un viraje al respecto, todo lo que el Secretario de Hacienda  había logrado al menos en el papel para fortalecer sus aspiraciones, se va a desmoronar como castillo de naipes.

Porque la prioridad del régimen es conservar el poder y estas medidas están atentando gravemente mucho allá solo de la popularidad del gobierno, se están estableciendo ya como causas de una perdida eventual de la mayoría en el Congreso.

Desde esta perspectiva, las voces que claman al interior del propio circulo cercano al presidente de la Republica, por un cambio radical en la política económica, simultánea e implícitamente lo hacen por la salida de Videgaray.

Esta claro que una renuncia o despido como se quiera ver, no es de suyo la solución de un problema tan profundo, lo que esta de por medio es un rediseño completo de las formas, de los mecanismos de operación y si no de los objetivos si de las prioridades.

Pero claro sin acotar que el origen del problema se debe a la aplicación de un  formato que ciertamente ha carecido de visión de estado, a cambio del privilegio individual fomentado en aspiraciones políticas de futuro.

De manera extra oficial y con en el beneficio de la intimidad, el todavía muy influyente ex Secretario de Hacienda de Carlos Salinas de Gortari, Pedro Aspe Armella quien fuera maestro y mentor de Videgaray, ha expresado su descontento con el desempeño de el que fuera su empleado en Protego Consultores.

Contundente Aspe Armella, diferencia entre el que fue un buen alumno y analista, con quien de acuerdo a su posición y circunstancia no alcanza a ser un hombre de estado.

Sin embargo la vigencia de un régimen político no puede depender de la permanencia de un solo hombre, mucho menos cuando desde tan temprano, el mismo ha cancelado cualquier posibilidad de una aspiración futura real.

 

Twitter@vazquezhandall





Etiquetas:   Economía   ·   Elecciones   ·   Política   ·   PRI   ·   Gobierno   ·   Enrique Peña Nieto

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18773 publicaciones
4732 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora