Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis



La vitrina de Brasil 2014


Inicio > Ciudadanía
12/06/2014


1332 Visitas



Balas de goma, bombas lacrimógenas, cierre de vías, policías enfundados en trajes antidisturbios.  No parece una fiesta y mucho menos una fiesta en Brasil.  Pero pasa. Está pasando. Desde que empezó el año, diversos grupos y espontáneos en Brasil han evidenciado su inconformidad con la realización de la Copa Mundial de Fútbol en su país.  No es que no quieran el evento en sí (si fuera otra celebración igual de magnífica seguro también la rechazarían), lo que no quieren es que el gobierno de su país le siga diciendo al mundo que todo está perfecto allá, tan perfecto como para gastarse lo que se han gastado en la organización del Mundial, tan perfecto que les sobran esos 11 mil millones de dólares, que ninguna escuela, ni hospital, ni favela necesita inversiones por semejante nimiedad de plata.


El gobierno de Rousseff ha sido sistemático en el enmascaramiento del lado doloroso que ha implicado para un país como Brasil organizar la fiesta del fútbol. Ese país tiene 200 millones de habitantes y cerca de 50 viven en condiciones de auténtica pobreza.  No son la mayoría, pero son bastantes.  50 millones de personas es poco más que la población total de un país como Colombia (48 millones), por ejemplo, o Venezuela (30 millones de habitantes).  El gobierno de Rousseff ha sido siniestro en su perseverancia de brindar la sede del Mundial 2014.  Ha subestimado las pésimas condiciones de trabajo de los obreros que construyeron o refaccionaron los estadios; ha combatido las protestas indígenas ante la invasión e intervención de sus territorios sagrados para consolidar infraestructura destinada al turismo; ha ignorado las voces de las ONG que exaltaban las precariedades de una sociedad, amante de sus fiestas y de su fútbol, pero consciente de sus prioridades; ha aplastado a los pobladores de zonas pobres, cuyas viviendas y terrenos fueron expropiados, y ellos desplazados, para construir y cumplir con los requisitos de la FIFA;  ha hecho caso omiso del incumplimiento de condiciones de seguridad indispensables en los estadios, cuyos arreglos y remodelaciones no habían sido terminados horas antes del acto inaugural.

Los mundiales de fútbol han sido, históricamente, una oportunidad para mostrar las fortalezas y debilidades de nuestros aciertos y brutalidades como raza humana. En 1934, el Mundial se jugó en Italia debido a las macabras presiones de su dictador Benito Mussolini. Pero entre 1942 y 1946 no hubo fiesta del fútbol, porque el planeta no estaba para divertimentos ni los países tenían jugadores disponibles debido a la II Guerra Mundial.  En Inglaterra 1966, por ejemplo, no se le permitió la participación a Sudáfrica en protesta por el sistema de discriminación racial o apartheid. Pero en 1978, Argentina se vistió de luces como sede de la Copa, bajo un espantoso régimen dictatorial, responsable de torturas y desapariciones forzadas.



Así pues, no extraña que las protestas en Brasil hayan arreciado este año.  La Copa Mundial es una vitrina impecable para mostrar los puntos débiles de una sociedad que requiere, que grita, ser apoyada en múltiples sectores más allá de las fiestas, que requiere ser escuchada por sus propios líderes, ya demasiado imbuidos en las ternuras de las estrategias económicas.  Después de todo, en Brasil no se oponen en realidad a la realización en casa de la Copa FIFA, se oponen, más que nada, a la voluntad política que se ha desplegado para realizarlo.  Una voluntad que, sin duda, quisieran que fuese igual de firme para atender los dolores, del mismo modo que las alegrías.

@yeniterpoleo

Ver:

http://www.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=MMyGR4otWJc&app=desktop



http://es.globalvoicesonline.org/2014/06/12/para-casi-1-millon-de-brasilenos-no-habra-el-mundial-de-futbol/

Follow this hahstag: #NaoVaiTerCopa





Etiquetas:   Fútbol   ·   Pobreza   ·   Movimientos Sociales   ·   Brasil   ·   Protestas   ·   Mundial de Fútbol   ·   Sao Paulo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18740 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora