Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Elecciones   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Macroeconomía   ·   Mauricio Macri   ·   Crisis Social   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética



23 millonarios a Brasil


Inicio > Ciudadanía
12/06/2014


1182 Visitas



La actualidad entró en un momento, en el que lo expuesto, lo que resalta y tiene más espacio en los medios, no es lo que le pasa a la sociedad. 




El Mundial, la indagatoria al Vice Presidente, la pelea político- mediática y la guerra de relatos, ocupa todos los espacios, pero realmente no es lo que más le interesa a la gente y se hace evidente en las mediciones de audiencia. Ningún programa, compacto o informe del Mundial, quizá por saturación de ofertas, logran medir más de 2 puntos de raiting. La indagatoria a Boudou, que el indagado pretendía sea televisada (algo que el Código Procesal no indica) duró 7 horas y nadie esperaba que algo cambiara luego (sondeos de opinión lo reflejaron). Y luego la aparición del mismo Boudou en el programa Palabras Más, Palabras Menos, que habitualmente mide cerca de 2 puntos, consiguió apenas picos de 2,8 (según RealTime) nada menos que teniendo a quien más cuestionó al medio y lo culpa de todos sus males, al aire. Es que de todos los periodistas que investigaron las causas de Boudou que hoy están en la justicia, este aceptó esa entrevista en su despacho en el Senado, justo de dos periodistas:   Ernesto Tenembaum y Marcelo Zlotogwiazda, que no hacen investigaciones, son excelentes, pero no tienen la data y el seguimiento de Alconada Mon, Lavieri, Wiñasky, Lanata, Geuna, Delfino y muchos otros que hasta aportaron a la justicia. Es real que a ojos del kirchnerismo, los dos periodistas que lo entrevistaron no son opositores, aunque desde la trinchera de 678 algunas veces los hayan cuestionado.

Lo cierto es que ni Mundial, ni Boudou y ni siquiera saliendo en el medio que el kirchnerismo considera su enemigo (el contrarelato del gobierno) consiguieron una atención masiva.

Quizá se esté replicando en Argentina, pero sin manifestaciones sociales, lo que pasa en Brasil, al menos con el fútbol. Ambos gobiernos toman como propio todo evento de llegada a la sociedad, ambos cuestionan a los medios (quizá con razones, pero con poca inteligencia) y ambos usan el deporte y las grandes pasiones de cada país, para sus fines políticos. Dilma lo hace con cierto disimulo, Cristina de un modo grotesco. Y esto hace, que quienes no se identifican con la gestión de ambas, terminen perdiendo pasión primero, interés luego y hasta se opongan a eventos, equipos, jugadores, al punto de preferir que les vaya mal en la competencia, a que estas primeras magistradas, puedan festejar algo y hagan propio ese logro.

Entonces se tiene otro motivo de enfrentamiento como si no hubiera bastantes, entre los que apoyan que en general apoyan al gobierno y quienes, en casos con contradicciones, no apoyan por no sentir que apoyando al la selección, están con el gobierno.

Unos se arrogan la patria, llamando anti patria o anti argentino a los otros, pero lo cierto, es que un seleccionado de fútbol, poco o casi nada tiene que ver con la patria y tampoco debería tener que ver con el gobierno. Los medios oficialistas destacan como algo positivo que el DT de la selección haya manifestado su identificación y apoyo al Kirchnerismo, los medios críticos y opositores, lo muestran como algo negativo, al punto de llamarlo el Técnico Militante. Sabela en medio de las dos versiones, no se acerca a ninguna, pero siempre tiene alguna frase, que lo coloca del lado del gobierno. Todas las posiciones de quienes comunican no ayudan, para que ni siquiera en un mundial, se logre mínima cohesión social.

La prioridad no es el fútbol, lo demuestran los números del raiting que tuvo todo el ciclo FPT, llegando gratis a los hogares. Cualquier programa del prime time de canales de aire centrales, sean de cocina, novelas, variedades o de política al estilo Lanata, consiguen más audiencia que el fútbol local. El mundial tampoco debería ser prioridad con estos antecedentes, pese a los mensajes publicitarios y comunicacionales permanentes, que casi nos obligan a sentir pasión. la realidad nos dice, que la FIFA una organización que figura en lo legal como "sin fines de lucro" según informes, tiene capitales por más de U$S 2 Billones de dólares. En proporción lo de la AFA en Argentina no es muy distinto, lo grave es que buena parte de los ingresos de la filial local, los provee el Estado con el pago de los derechos de televisación, que sumados las cinco temporadas, superan los $6000 millones de pesos.

Es dificil saber cómo llegamos hasta este punto, que en Brasil habiendo cientos de miles que no tienen casas dignas, ni agua segura, ni servicios esenciales, se gasten a esta altura cerca de U$S 50 mill millones de dólares, el doble de nuestras reservas del Central, en la organización del Mundial. Y más dificil es saber, cómo permitimos en Argentina, que se gaste tanto dinero público en transmitir el fútbol, que salvo partidos clave, no promedia ni 10 puntos de audiencia y ese monto significaría, si se invirtiera en deuda social,  una decena de Hospitales, más todavía de escuelas, miles de kilómetros de caminos o miles de viviendas dignas.

Brasil y Argentina, ambas naciones con gobiernos que se declaman de izquierda y progresistas,  tienen  prioridades suntuosas y populistas, por sobre las necesidades, las verdaderas necesidades populares de sus sociedades.

¿Desde cuándo es más importante el fútbol a que un niño coma todos los días o viva en una casa digna? ¿Quien pueda afirmar que la gente prefiere ver partidos de fútbol gratis en TV, a tener un hospital de toda complejidad, sin tener que viajar lejos de su casa? ¿Cómo podemos creer, que alguien se interesa más en el fútbol local o de campeonato mundial, que en la educación de sus hijos, su economía domestica y sus necesidades diarias, en casos insatisfechas?

En Brasil no hay "protestas que entorpecen la fiestas del mundial" como dicen los medios (todos) En Brasil se reclaman derechos, que por su constitución el gobierno debe proveer y no lo hace, sin embargo si hace gastos impresionantes en mundial, que la constitución no indica. ¿Desde cuando es más importante lo que dice la FIFA que lo que ordena la Constitución?

En Argentina no "hay piquetes y cortes que hacen imposible la vida" como también dicen los medios, la presidenta y parte de la oposición, aquí hay reclamos también por derechos, por una pésima gestión económica que empobrece, con una devaluación, permanente y por momentos brutal, sumada a una inflación sostenida, que es lo que en realidad, hace imposible la vida y no los piquetes de reclamo ¿Desde cuando el mandato de las corporaciones, la transferencia de renta que se hace con este modelo económico , la AFA con el fútbol local y las barras bravas, tienen más consenso en el gobierno, que lo que la sociedad que le reclama?

No es nuevo, no es de ahora, lo podemos recordar en los peores autoritarismo de la historia, pero se pretende, que en democracia, en el siglo XXl y con gobierno que se declaman progresistas, no se priorice lo corporativo sobre lo popular, lo suntuoso sobre lo necesario, lo superficial y costoso, sobre lo esencial para la vida y que comparado con otros gastos, aveces es mucho menos.

En los medios es un tema recurrente, ¿cómo jugará la selección? ¿si Messi se sentirá querido, contenido y apoyado para jugar bien?

Es un tema de estado, un tema mediático excluyente.

Enviamos 23 millonarios a Brasil con los gastos pagos, a hacer una de las cosas más lindas del mundo y que más nos gusta a argentinos y brasileros: jugar a la pelota y quizá, ni siquiera lo hagan bien.

Un poco de vida real.

Seamos serios, apoyemos al equipo argentino por que es natural hacerlo, no dramaticemos, salgan campeones o se vuelvan en primera ronda. Con el resto de la actualidad (la agenda de los medios) procesen o no a Boudou  y desfilen todo el resto de los cuestionados y denunciados por corrupción hoy, eso no nos va a cambiar la realidad. (al menos no ahora)

Es fundamental que esta vez, esta década, esta nueva transferencia de riquezas que hizo este gobierno,  de los sectores medios y bajos a las corporaciones, y  la corrupción, que esto significó, esta vez no tenga impunidad, pero hay tiempo para eso.(hay todo el tiempo del mundo para eso)

La prioridad hoy es que la gente no siga sufriendo necesidades básicas y que no sufra aún más, por no tomar medidas desde la política y ni el fútbol, ni los procesos judiciales, van a cambiar ese destino a la sociedad, sino se hace algo sensato para evitarlo.











Etiquetas:   Fútbol   ·   Medios de Comunicación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Dilma Rousseff   ·   Día Mundial   ·   Brasil   ·   Argentina

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18292 publicaciones
4645 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora