Otros vendrán

La verdad es que me cae bien el Rey, qué le voy a hacer. Tal vez se deba a esa cara simpaticona, o a que lo he visto en tantas ocasiones que me he emocionado y me he enfadado con él como si fuese un miembro más de mi familia, o a su imagen de preocupación en el 23-F, o a que ha sido uno de los personajes principales para que en este país tengamos una democracia. Yo que sé. Pero lo cierto es que, sin ser monárquico, sí soy “juancarlista”, y creo que en todos sus años de reinado ha realizado una buena labor como embajador de nuestro país, con sus aciertos y sus enormes errores, muchos de los cuales son absolutamente injustificables.

 

. Tal vez se deba a esa cara simpaticona, o a que lo he visto en tantas ocasiones que me he emocionado y me he enfadado con él como si fuese un miembro más de mi familia, o a su imagen de preocupación en el 23-F, o a que ha sido uno de los personajes principales para que en este país tengamos una democracia. Yo que sé. Pero lo cierto es que, sin ser monárquico, sí soy “juancarlista”, y creo que en todos sus años de reinado ha realizado una buena labor como embajador de nuestro país, con sus aciertos y sus enormes errores, muchos de los cuales son absolutamente injustificables.
Siendo progresista como soy, yo sé que quedaría mucho mejor que dijera que en este momento de abdicación se abre un periodo ideal para restablecer una “Tercera República”, pero no lo creo. Dicen aquellos políticos y periodistas que defienden esta opción que los ciudadanos deberíamos tener derecho a elegir en referéndum si queremos una monarquía o una república. Y es cierto. Sin embargo, puestos a hacer referéndums así a lo loco, yo preferiría poder elegir si los políticos que no cumplen sus programas electorales o que hunden un país deberían ir a la cárcel, al igual que el resto de profesionales que cometen graves errores en su trabajo. También me gustaría poder elegir si aquellos nacionalistas cuyas ideas de independentismo generan segregaciones y discriminaciones deberían ser acusados de alta traición al estado. También me gustaría poder decidir si todo el sistema de justicia debería ser reformulado, por eso de que en nuestro país hay más delincuentes fuera que dentro de la cárcel. También me gustaría poder decidir si aquellos banqueros que han hecho quebrar un banco deberían estar en prisión, y no en las mejores empresas de España. También me gustaría poder decidir sobre la ley del aborto, sobre la seguridad ciudadana, sobre la incultura de nuestro país, sobre las becas, sobre el sistema sanitario, sobre las jubilaciones. Y después de todo eso, también me gustaría poder decidir si establecemos en nuestro país una República o seguimos con nuestra Monarquía parlamentaria.

Por otro lado, cuando veo quiénes podrían ser Presidentes de la República en nuestro país, se me ponen los pelos de punta, sobre todo cuando pienso en Zapatero o en Mariano Rajoy. Lo mismo me sucede si pienso en Susana Díaz, en Cayo Lara o en Pablo Iglesias. Ni qué decir tiene lo que siento cuando pienso en otros políticos como Artur Mas, Inigo Urkullu, Alberto Ruiz-Gallardón o Pilar Rahola. Y es que, a pesar de que la monarquía se basa en un derecho de sucesión arcaico, también es cierto que nuestros políticos actuales son una casta aparte, una casta con unos privilegios inaceptables, que se cubren y defienden entre ellos, cuyos cargos también pasan de padres a hijos, primos y demás familia, cuya formación es escasa y que roban mucho más de lo que nos supone el gasto de la corona. Así que, puestos a decidir, yo preferiría que el primer referéndum fuese cambiar la ley electoral e introducir en ella las regulaciones y sanciones necesarias para no sufrir de nuevo esta lacra de politicuchos que nos han conducido a la degeneración social, al hambre y a la miseria.

http://tonigarias.wix.com/toni

http://blogdetonigarcia.blogspot.com.es/

https://twitter.com/tonigarias

https://www.facebook.com/toni.garciaarias

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales