Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones   ·   Crisis Económica   ·   Crisis Social   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Macroeconomía   ·   Mauricio Macri   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Ética



Un país normal


Inicio > Política Nacional
01/06/2014


1246 Visitas



En la Justicia lo justo y en el periodismo los hechos, debería ser lo que cada uno de nosotros demandara, considerara correcto e indispensable para vivir en sociedad.




Los periodistas independientes de verdad, toman todos los hechos y todas las fuentes y a partir de allí, según sus posibilidades de investigación (la investigación es cara y necesita de buenos contactos) exponen su trabajo. La justicia tiene todo a disposición, aunque muchas veces se diga que le faltan recursos, pero tiene sus auxiliares, sus fiscales y todo un aparato de investigación, para llegar a esclarecer causas y dar sentencias. Qué ambos, Justicia y Periodismo (periodismo, no digo medios de comunicación) funcionen al máximo de sus posibilidades, la justicia tomando denuncias, investigando, esclareciendo y sentenciando y los periodistas exponiendo; hacen al control del poder, a la transparencia en la gestión, aún de aquellos que  son transparentes y a la seguridad jurídica que demanda la sociedad y sobre todo, las inversiones en una sociedad.

Cuando no sucede de este modo, la sociedad se siente impotente y desolada ante su propia Justicia y manipulada por el periodismo.

La grieta que plantea Lanata, el no volver al pasado que plantea Cristina, ambos dividen y logran dividir, porque la sociedad se siente de este modo.

De todas las denuncias periodisticas y muchas de ellas que se convirtieron en Judiciales, que tuvo el Menemismo, solo Maria Julia fue sentenciada. Menem tiene más todavía, incluso algunas que se pueden reabrir, pero por el momento, una de las más escandalosas y que estuvo relacionada con la explosión de una ciudad:  Río Tercero, la Causa Armas, luego del sobreseimiento, dio la sensación de que las armas se exportaron solas, por que a Ecuador y a Croacia llegaron. Lo insólito de esta causa, es que la cuñada de Menem, a quien también la sorprendieron con valijas llenas de dólares, estaba casada con un traficante de armas. 

En el periodismo la culpabilidad, la responsabilidad de Menem en todo lo relacionado a la venta de armas, cerraba perfectamente   ¿porqué no cerró en la justicia?

La primera  denunciada de Néstor Kirchner es la Causa Skanka,  (para mi son los Fondos de Santa Cruz la primera denuncia,  que nunca progresó) tuvo de Juez al actual Ministro de Seguridad de Macri Guillermo Montenegro. En esa causa, no en la Justicia donde nadie fue sentenciado, pero si en la auditoria interna de la empresa, se probaron las coimas y sobreprecios. Por ese motivo Skanka desplazó y hasta despidió a varios directores y ejecutivos, la justicia en cambio,  no encontró a ningún funcionario culpable.  La pregunta es ineludible ¿a las coimas no las cobró nadie, porque existir, existieron y se probó en lo empresario?

Pero no solo esto se probó en lo contable de la empresa, si no fuera de ella siguiendo la ruta de otra causa.  Causa judicial que inicia a partir  del Triple Crímen de General Rodriguez y la Ruta de la Efedrina. Esta tiene varios detenidos y procesados, uno de esos es  un personaje siniestro conocido como el Negro López, este destapó una ruta de blanqueo y lavado de capitales, entre los que se cuentan coimas como las de Skanka. López que casi no es mencionado por el periodismo "hegemónico" del Grupo Clarin, tenía línea directa con el mismísimo Néstor Kirchner, en las causas se probó, que incluso muchas de sus negociaciones (negociados) los hizo en la misma Casa Rosada en oficinas que le facilitaron. La que más investigó sobre esto es Graciela Ocaña, que logró relacionar un patrón común entre López, Forza una de las victimas, Lorenzo "El Yabran de los Medicamentos" y al menos dos empresas fantasma, con las cuales se hacía la operatoria de lavado. Según Ocaña "La firma Nolink S.A. es la pieza que une el lavado de dinero en el Caso Skanska con el tráfico de efedrina. Se trata de una empresa con facturación millonaria y ningún empleado. Un eslabón perdido entre dos de los principales casos de corrupción del kirchnerismo, que podría conducir a los funcionarios detrás de las maniobras de lavado de dinero. Fue descubierta en 2004 por la DGI, pero nunca fue investigada en la Justicia".  "Nolink tiene varias cosas en común con Infiniti Group, la empresa fantasma que destapó el Caso Skanska. Ninguna de las dos tiene empleados registrados, ambas son supuestas agropecuarias que venden cereales y estaban beneficiadas por la AFIP como “grandes contribuyentes” que no pagaban IVA, una cláusula necesaria si se utiliza para lavar dinero." Estos datos son de investigaciones periodisticas de ese momento.

La trama de corrupción, delito y crimen, que se puede seguir desde lo periodistico, o tan solo tomando investigaciones de legisladores opositores (algunos de ellos como Ocaña que fueron oficialistas y salieron despavoridos del entorno del gobierno) y de la justicia, en particular de los fiscales, aunque no hayan llegado a inculpar o procesar, es atroz. Porque así como impera un verticalismo político en el Kirchnerismo y los peronismos en general, la trama corrupta hacía abajo en la pirámide de poder, se hace más ancha, compleja y aveces indescifrable. 

La justicia no logra alinear los hechos, para que la participación de los de abajo de la pirámide, terminé responsabilizando a los de arriba.  Pero hay un detalle que debería ver la justicia y asumir que si no fuera con total anuencia, participación o dirección del poder político central, muchos de estos delitos, no podrían suceder. Seguramente muchos van a decir que corrupción hay en todas partes y los máximos responsables del gobierno, no la pueden evitar. Pero cuando los que conforman la trama de corrupción, tienen línea directa con los máximos responsables, hacen sus negocios en edificios públicos a los que no entra cualquiera y ven facilitado su trabajo (delictivo) por condiciones legales, entonces los máximos funcionarios, están involucrados. 

Así como cientos de toneladas de armas, no pudieron salir del país a dos destinos, sin que alguno de los 18 imputados, desde el responsable del arsenal, hasta el Presidente Menem lo advirtieran, la mayoría de las causas del kirchnerismo, que por ahora unas pocas están en la justicia, no hubieran sucedido si Néstor y Cristina Kirchner, no lo hubieran querido.

Parece que inculpara gratuitamente a ambos, por cuestiones que ningún presidente puede controlar en todos los estamentos del estado, pero no es así. Tanto Néstor primero, como Cristina luego, pudieron advertir que no era normal una importación de efedrina entre 24 y 30 veces la que tienen nuestros países vecinos. Sobre todo Cristina, que bajo su administración todos los dólares se rindieron en el BCRA y el estado autorizaba las importaciones. Para tener ese consumo de efedrina, deberíamos tener tantos laboratorios farmacéuticos como EE.UU y más que Brasil y este no es el caso. Pero además y eso fue lo que alertó a entes contra el narcotráfico internacional, nuestro país exportaba la mitad, aveces más de efedrina, de la misma que importaba, sobre todo a México. Era demasiado visible para no verlo, si importamos altas cantidades de un precursor químico con el que se elaboran drogas y exportamos una gran parte, se está triangulando el producto a mercados que tienen más controles y no pueden comprarlos directamente.

Si Néstor no lo vio porque era incipiente el mecanismo y Cristina tampoco lo vio, las dos posibilidades de porque no lo vieron, son malas, eran incapaces o corruptos.

Esto aplica también al caso Boudou-Ciconne, a Baéz y la Ruta del Dinero y a Jaime con su compras millonarias propias y de chatarra para el estado.

Cristina el día que sorprendió a propios, extraños y sobre todo al peronismo, cuando eligió a Boudou, dijo que era por "su trabajo en el Anses con la recuperación de la Jubilación Estatal y por su lealtad" . 

Si vamos al gobierno de Néstor, el trabajo de Boudou en el Anses como Contralor en ese momento de las AFJP, fue por demás cuestionable,  también el de Massa, aunque no quiera recordarlo.  Esa denuncia que sistemáticamente hace Victor Hugo, de la venta de Acciones de Clarin a todas las AFJP, acciones que se compraron a $30 y luego bajaron a $ 7, los responsables de controlar que no se estafara así a las cajas privadas de jubilación, como contralor, ya que varias AFJP eran de Bancos Estatales, fueron Boudou, Massa y Néstor como presidente de la nación. Pero en esa época Clarín y el Gobierno eran amigos. Luego con la estatización y el Anses administrando los fondos jubilatorios, Boudou volvió a perjudicar a los jubilados. Una denuncia de Claudio Lozano, que no avanzó para nada, habla de una compra de Acciones de unos $4200 millones con fondos de Anses, a empresas que no cotizaban en la bolsa, algo prohibido por la legislación. Hoy se sabe, que algunas de esas empresas, eran de allegados a Boudou e incluso, que en alguna figura en la sociedad. 

¿Se merecía Boudou el premio de ser compañero de fórmula de Cristina? ¿Y cuál fue la lealtad de la que hablaba Cristina, a quien?

Con respecto a Lázaro Báez, hasta el 2003 que asumió Néstor Kirchner, fue solo un empleado de banco, esto no era desconocido para Cristina, como tampoco la relación que mantuvo con su familia, la presidenta hasta participó de actos en el sur, donde elogió al hijo de Báez, como presidente de un club de fútbol. Por eso es inadmisible que hoy con el Informe Oficial de la Justicia Suiza, del depósito de la familia Báez de U$S 22 millones en ese país, no diga nada. Antes podía justificar de ficción las denuncias sobre Báez, Fariña y las declaraciones de Elaskar, porque fue Lanata en Grupo Clarín quien las expuso. Pero mucho antes, esas mismas denuncias y en sedes judiciales de Buenos Aires y Santa Cruz, las había realizado Elisa Carrió y Ricardo Monner Sans. Es claro que en el sur muchas fueron desestimadas por que la Fiscal General es Natalia Mercado, sobrina de la Presidenta, pero de las se hicieron en la justicia de Comodoro Py, tampoco dijo nada.

Y de Jaime, seguramente es lo más obsceno de parte tanto de Néstor, como de Cristina, ya que además de las denuncias de corrupción, que hoy están en la justicia, su gestión y la de su sucesor Schiavi, nos costaron 53 vidas. Este caso aunque no sea el más atractivo hoy, por la atracción que tiene el de Boudou y Báez, es el que confirma, el daño que hace la corrupción.   La presidenta parece no advertirlo, pero en este caso, su omisión y silencio con Jaime, pasa de hipocresía a cinismo. Ella nunca fue, ni mostró, ni llamó a la TV Pública y otros medios, para recibir los vagones e implementos ferroviarios, que resultaron ser rezagos y chatarra que compró Jaime. Más de U$S 900 millones de dinero público que se gastaron, seguramente con algún beneficio en retornos, en equipamientos inservibles, que de haber sido nuevos o útiles, quizá hubieran evitado una masacre como la de Once. En cambio Cristina si fue a la terminal portuaria, presenció cómo las enormes grúas bajaron del barco los nuevos trenes chinos, que ya están reemplazando las viejas unidades del Sarmiento. Es más, hasta se quejó como siempre lo hace, porque ella está más pendiente de la realidad que muestran los medios, que de la realidad, que la "cadena del desanimó apenas si mostraron los nuevos trenes"  Es claro que además de la buena adquisición, también necesita posicionar (o inventar) un presidenciable que no sea Scioli, para competir en las Paso. Toda su atención está en las Paso, no le interesa la segunda vuelta y tampoco, según dicen fuentes peronistas, que gane un peronista. La Presidenta sabe que si gana en las Paso con un candidato propio, los demás peronismos (Massa y los del interior) deberán negociar con ella, si gana Scioli, negociaran con el Gobernador de Buenos Aires, pero además si alguno de los peronismos gana luego en segunda vuelta y balotaje, es muy posible que el Kirchnerismo, se diluya en el nuevo poder peronista.

Cristina muestra un gran sentimiento y compromiso en su discurso (aunque lleno de contradicciones), pero gestionando,  es por demás pragmática,  individualista y nada, ni siquiera lo irreparable la conmueve, al punto de omitirlo.

El Periodismo de investigación con profesionales como Alconada Mon, Lavieri, Wiñazki, Geuna, Lanata, Delfino y varios más, expusieron al poder. Lo hicieron por su idoneidad, pero también con  recursos a disposición. Investigar es caro, los informes bancarios, tributarios, patrimoniales, de consultoras e incluso internacionales cuestan mucho dinero y ni hablar, las investigaciones en el exterior, en paraísos fiscales y los honorarios de profesionales. Otros como Jorge Asis, un escritor y periodista, cuestionado, pero con una larga trayectoria, descubrieron la trama de corrupción, con muy pocos recursos y solo apelando a relaciones y contactos (por eso lo acusan de operador, pero lo que expuso de Boudou, hoy también  lo dice la Justicia). Ahora le toca a la Justicia y es una verdadera prueba, seguir las causas de los funcionarios  imputados, y  procesar a los que todavía no lo están. Pero sin duda la indagatoria a un vicepresidente, no tiene antecedentes.

Algunos festejan está imputación, otros cuestionan  que se haya producido el mismo día, que se concretó el Acuerdo con el Club de Paris. Sin duda que el acuerdo tiene un valor incuestionable, aunque fue sin quita, sin descuento de punitorios y la deuda actual, es un 30% de lo que era en 2011, cuando la Presidenta había logrado el récord de U$S 52.000 millones de Reservas en BCRA. Qué sencillo hubiera sido en ese momento, ofreciendo pago contado bajar el monto de U$S7300 millones, ahora se terminarán pagando U$S 10.000 más el 3,4% de interés anual a 5 o 7 años, según cláusulas de inversiones.  Pero para mayor enojo y para alimentar aún más la falaz teoría oficialista de que todas son operaciones y linchamientos mediáticos, la Indagatoria a Boudou, será el 15 de julio, mismo día que la Presidenta estará por invitación de Putin, en la Cumbre de las BRICS. No podemos saber si participar de ese encuentro, significa la posibilidad de ser parte de ese acuerdo comercial de potencias, pero es un comienzo que debemos valorar( ¿donde podrán la A de Argentina, si integramos las BRICS?). Sin embargo los dos hechos trascendentes, el acuerdo con el Club de París y la Cumbre de los BRICS, la atención mediática nacional e internacional también, se la llevó y se la llevará Boudou.   En este final de mandato, es Boudou vs. Cristina.

Y no se trata de la grieta que nos propone Lanata, ni de la divisón ideológica partidaria de 678, sino de Cristina enfrentada a su propia gestión.

Lanata a esta altura, con las evidentes omisiones que hace en cuanto a críticas e investigaciones a poderosos sectores opositores y corporativos, no es distinto, diría que es solo el espejo de 678, pero con más raiting. 

Los hijos de nadie, salvo Máximo Kirchner y por que realmente es parte del armado político y económico de sus padres, pero ni siquiera Florencia Kirchner y mucho menos los hijos de Lanata, ni de jueces, son responsables, ni debe apuntarse a ellos, por los aciertos o errores de sus padres. Y Lanata con el mismo estilo de escrache que cuestiona, apuntó y expuso a los hijos de los camaristas, que finalmente no desplazaron al Juez Lijo de la causa Boudou.  Hoy Lanata es funcional, por decisión o por omisión a los factores de poder, enfrentados al Kirchnerismo, pero que hasta las elecciones pasadas, hoy con Massa como principal referente, eran parte del Kirchnerismo. Por lo tanto, su estructura de poder, su forma de armar poder y su participación en muchos hechos de corrupción que hoy se reclaman, es muy posible 





¿Puede Massa decir que no sabía lo que hacía Boudou en Anses, o lo que hizo luego en economía, mientras el fue jefe de gabinete o los últimos sucesos, mientras fue Intendente K, antes de saltar y armar su frente?

 Esto mismo es válido para Cobos, que aunque luego de la 125 lo mandaron al ostracismo, desde adentro vio estos hechos de posible corrupción y no denunció. Como también Binner que en Santa Fe, que  permitió todo tipo de negocios (legales como el juego de azar y no legales, como el narco, que se tornó incontrolable) por ejemplo el casino de Cristobal López y de paso el FAP votó todas las estatizaciones, que solo buscaron asegurar impunidad, con el bloque kirchnerista. Y ni hablar de los empresarios y sindicalistas que hoy apoyan a Massa,  ellos vivieron en primera persona, los métodos corruptos del kirchnerismo, empezando por DeMendiguren y Moyano y nunca denunciaron nada.

Como dije en columnas anteriores, la división, la grieta, no existen cómo la ven kirchneristas y anti- kirchneristas, 678 y Lanata. La divisón es ética y en esa, lamentablemente son muchos los dirigentes y referentes que quedan del otro lado. Porque cuestionar e incluso denunciar hoy a un kirchnerismo de fin de ciclo y expuesto ne los medios y en la justicia, es fácil. Denunciarlo cuando ostentaba su máximo poder, era muy dificil, pero realmente ético.

Siempre digo que la información buena es cara, la que nos llega gratis a nuestras casas, por diarios, radios y TV, alguien paga para que nos llegue y para que la otra información, la buena, no nos llegue.  Cuando la presidenta hace una cadena nacional o un discurso en La Rosada, los oficialistas ven en las pantallas toda una épica militante, símbolos, historia, revolución, Pañuelos Blancos y Militares hoy en la misma fila, empresarios, cascos amarillos, artistas e intelectuales. Los anti kirchneristas no quieren ni ver y los independientes de ambos discursos, tratan de rescatar entre tanto símbolo, los verdaderos anuncios (la realidad) Pero los que se informan con información cara, de la buena, los que piden informes, para decidir inversiones importantes, esos recurren a consultoras, que en muchos casos, son más profesionales y tienen más estructura, que nuestros servicios de inteligencia (que solo se dedican a armar carpetas para carpetazos a dicientes y opositores) Esas consultoras, miran de un modo profesional, buscan datos e imágenes, los cruzan, eso centros de información cara, con solo ver un pantallazo de los asistentes a los actos y discursos de Cristina, han individualizado a gente como  Alberto Salvador  el “Negro” López o Antinini Wilson, entre el público. 

Esa información para los inversores es la que cuenta, porque si hay personajes asi en los momentos que se expone el poder político de un país ante los medios, hay corrupción y eso para los empresarios es costo. Costo que se suma a un país con una carga impositiva promedio del 40% a toda actividad económica, pero si se trata de agro, agrega  retenciones del 30% al 35%. Si además buscan créditos para invertir y no arriesgar mucho capital, este tiene tasas por arriba del 30% y de paso las reglas de juego, la venta de divisas y las normas, cambian en cualquier momento. Pero a la vez comprueban que el sector financiero no paga impuestos, solo ganancias y riquezas, pero si viven aquí, si no pueden comprar y vender títulos y acciones, que van a ganar mucho en dólares, (contado con liqui por ejemplo) sin moverse de su país, solo con algún mandatario local. Como ven, tenemos el país que proponemos.  La presidenta tiene el país que propuso, el que mostró a sus ciudadanos y al mundo.

Pero peor aún,  Cristina no puede desconocer, ni despegarse de lo que ella misma hizo. No puede decir, porque no es creíble, que conoció al momento la situación tributaria del "Abuelo amarrete que no pudo comprar 10 dólares para el nieto" y no el negocio montado con la Efedrina, que se llegó a importar 30 veces la cantidad que importan países vecinos. Tampoco puede decir, que conociendo en tiempo récord la situación comercial y financiera de una "inmobiliaria que se quejó por el cepo al dólar y la caída en las operaciones" a la vez no sabía nada de los U$S 22 millones que su amigo familiar Lázaro Báez depositó en Suiza. Y es impensado que su Titular de Afip Echetgaray, que no hace nada que ella no sepa, conociera a la perfección e igual que la presidenta violaran el secreto tributario, diciendo por TV todas las actividades a las que se dedica un Director de Cine y como contrapartida, no tuvieran idea del Negro López y nunca hayan enviado a la AFIP a sus cuestionables empresas fantasma  Nolink e Infiniti Group.

Muchos están mal informados con información gratis, esa que llega a nuestras casas y es funcional al poder (corrupto), pero la gente no es boluda.

Por eso creo que debemos festejar el acuerdo con el Club de Paris, aunque por desinteligencias se pague más. Como también hay que valorar la participación en la Cumbre de las BRICS. Y sin duda se debe celebrar que Jaime, Schiavi, los valijeros de Báez, proximamente Báez y nada menos que Boudou, estén en la Justicia, que la Justicia se empiece a animar a ser justa. 

Todas son buenas noticias y para todos, por que nos hacen un país normal.

Normal como los normales, no como el que propuso Néstor Kirchner.







Etiquetas:   Corrupción   ·   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Justicia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18292 publicaciones
4645 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora