Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Chile   ·   Novela   ·   Fondos de Pensiones   ·   Emociones   ·   Moralidad



¿Cómo se lo explico...?


Inicio > Ciudadanía
29/05/2014


668 Visitas



 Quizás el paso de los años apachorra la lucidez y el flujo de los reflejos viajan a velocidad del antiguo 600. Y no es que me falten reflejos ni experiencia, ni mucho menos. He tenido cuatro hijos y eso, ahora, dicen que es mucho, que es algo así como una manifestación. Nunca imaginé que llegaría un día, un momento, en el que una ingenua pregunta infantil agitaría mis confusiones. La respuesta era complicada. El titubeo y la indecisión me obligaron a deslizarme hacia la improvisación calculada.


 - “¿Javier, que es un aborto?”

 Este simple interrogante fue el examen al que me sometió mi nieta, siete años.

 Mientras sus ojos se clavaban en mi sorprendido rostro esperando una respuesta, tragué saliva, recuperé el aliento, y puse en acción las cábalas. ¡Cómo se lo digo....! Lógicamente mi intención huía del engaño pero...., es que es tan pequeña, tan cándida. ¿Cómo puedo afrontar la situación y salir victorioso?, me preguntaba.

 A pesar del millón y medio de dudas, no tuve más remedio que pisar tierra y hablar.

- “Mira cariño – la dije-, eres muy pequeña para que te líes con los significados de la palabra aborto. Se suele aplicar a distintas circunstancias. Por ejemplo, imagina que estás haciendo un dibujo especial, muy bonito y, de repente, viene un niño malo y te rompe la hoja y el dibujo. Eso quiere decir que abortó, que destrozó la obra de arte que estabas haciendo. ¿Lo entiendes.....?”

- ¡Si!, contestó.

- “Hay otros ejemplos, -seguí improvisando-. Ahora la palabra ‘aborto’ se escucha mucho por ahí, sobre todo en la tele. Casi siempre se refiere a las mujeres, más mayores que tú, que ya han sido iluminadas para ser mamas de un niño o de una niña. Algo así como si se las hubiera encendido dentro de su tripita una pequeña lucecita que va creciendo y creciendo y cada vez es más luminosa. Pero cuando estas mujeres no se sienten motivadas ni responsables para ser madres, con dudas y mucha tristeza, deciden eliminar la luz de vida que llevan en la barriguita. Para conseguirlo, un hombre malo, igual de malo que el niño que rompe el dibujo, apaga la lucecita de la barriguita. Y todo se vuelve oscuro. Y así los niños no nacen..... 

- ¿Lo entiendes?”

- ¡No, no lo entiendo!, me contestó.

- ¡Pues yo tampoco!, la dije. Y seguimos caminando.





Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Pedagogía   ·   Aborto

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18842 publicaciones
4743 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora