Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia



El crecimiento no implica desarrollo, la economía esta mal.


Inicio > Política Nacional
22/05/2014

900 Visitas



Todo apunta para que este viernes cuando el gobierno federal, a través de la Secretaria de Hacienda, de a conocer el ajuste de sus perspectivas respecto de la tasa de crecimiento, esta se anuncie una vez mas a la baja.




El Secretario de Hacienda Luis Videgaray, ha insistido permanentemente ante las opiniones contrarias mayoritarias, que la economía nacional marcha correctamente, negando que haya desaceleración de la misma y recesión.

Sin embargo a pesar de su postura constante, será el mismo quien al dar a conocer la siguiente expectativa, hablando específicamente de cifras, que van mas allá de criterios individuales, no tenga mas remedio que reconocer lo contrario.

Es un asunto de congruencia, porque para determinar el estado de la economía, lo primero que hay que tomar en cuenta son precisamente las cifras que la miden, no como ya apuntábamos posturas personales, aun siendo oficiales al ser expresadas por el funcionario.

Claro que el asunto no es sencillo para un Secretario de Hacienda, ya que su eficiencia se mide también en esas estadísticas, pero mas aun en los efectos previos que llevaron a ellas.

En este caso, si consideramos que el principal obstáculo del crecimiento fue la implantación de la Reforma Hacendaria diseñada e impulsada por el propio Secretario de Hacienda, el asunto se complica todavía mas.

Hoy además de las enormes dificultades que trajo consigo la Reforma Hacendaria, el punto es que las personas tienen menos dinero para gastar, eso sin contar lo enredado que es hacerlo.

Y mientras se supone que el gobierno tiene mas recursos, tampoco los ejecuta en tiempo y forma, otra vez es un asunto de congruencia, porque según lo anunciado, el gasto publico creció catorce por ciento y un cuarenta en materia de inversión.

Pero el crecimiento no implica desarrollo, ni en las estadísticas ni en la vida real, eso es un asunto que tiene que verse por fuerza de manera integral, porque hasta ahora el supuesto incremento de recursos oficiales, ni se ve ni siente mas allá del discurso.

Será porque las reglas de operación de la burocracia oficial han detenido la ejecución de los mismos, lo que por supuesto es otro argumento de peso para entender la ruta actual de la economía.

No se puede dejar de lado tampoco, la influencia de la situación económica estadounidense, que como sabemos por el tipo de relación y dependencia que tenemos de ella, también afecto a la de nuestro país.

De cualquier manera, el primer cuatrimestre del año resulto muy malo y con esa perspectiva es imposible pensar alcanzar el tres punto nueve por ciento de crecimiento que estimo el gobierno para este año.

Si bien nos va, mas allá de los deseos, la opinión de los principales analistas proyecta un crecimiento entre el tres y el tres punto dos por ciento, muy lejos pues de lo anunciado.

Entonces lo que procede no es calcular en base a deseos, sino recomponer y modificar decisiones, de nada sirve discutir acerca de proyecciones que de todas formas no van a suceder.

Para mantener una expectativa hay que tomar decisiones pragmáticas, aun y cuando eso signifique reconocer que lo que se ha hecho hasta ahora, por decirlo de alguna manera no ha sido ni suficiente, ni lo necesario.

Claro que eso implica reconocer y para eso se necesita voluntad personal y política, por encima incluso de aspiraciones políticas futuras, porque no olvidemos que el rumbo de la economía necesariamente va a tener un gran impacto en la próxima elección federal.

Hay que insistir en ello, porque no se puede desasociar el desempeño administrativo de un gobierno con el político y el punto es que, si ya la Reforma Hacendaria ha causado estragos, no es nada comparado con lo que se espera pasara el año siguiente.

Ya lo hemos comentado anteriormente en este espacio, la primera declaración anual respecto de las modificaciones de la Reforma Hacendaria, tanto para las personas como para las empresas, tendrá que presentarse a menos de cien días de los comicios.

De tal suerte que la influencia del resultado de su impacto, por consiguiente será uno de los principales elementos de juicio de la sociedad para decidir su sufragios, independientemente de el uso de esos conceptos en las posturas de campaña de los diversos candidatos y partidos políticos.

Aunque ahora seria muy anticipado establecer pronósticos, lo que no es una novedad es que la Reforma Hacendaria principalmente, podría costarle al régimen la mayoría parlamentaria.

Ese es un calculo que por necesidad no solo debe hacerse en las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional del Revolucionario Institucional, la Secretaria de Gobernación y los Pinos, también en la Secretaria de Hacienda.

Porque los costos no pueden dividirse en económicos y político electorales, el escenario hay que verlo de manera integral, al menos para poder plantear una estrategia, es demasiado lo que le va al sistema político en general de por medio.

Mas aun reconociendo la enorme capacidad política del régimen priista en el gobierno, su mejor virtud hasta ahora, por tanto el desequilibrio en las cifras que miden la economía no puede circunscribirse solamente al aspecto técnico.

Si bien es cierto que el gobierno ha podido llevar a cabo sus reformas, gracias a la pericia negociadora de sus protagonistas en el gobierno y en el legislativo, también lo es que un gran porcentaje de ese éxito se debe precisamente a contar con mayoría en ambas cámaras.

De tal suerte que comprometerla o perderla significaría una gigantesca complicación el segundo tramo del sexenio, en el cual por simple cuestión tiempo tendrían que consolidarse las reformas del ejecutivo y volverse tangibles en beneficios.

No se puede apostar todo a la habilidad negociadora si no se tienen las herramientas mínimas necesarias para desarrollar los acuerdos, mantener la mayoría legislativa es por definición la mas importante.

Porque si hasta ahora los partidos de oposición han sido hasta cierto punto flexibles, esto obedece a una parte de su propia estrategia, en función claro de ser minoría, si eso cambia su postura también se transformara.

La cordialidad política actual pende pues de circunstancias, si la economía sigue mal, a pesar de que el Secretario de Hacienda Luis Videgaray, se empeñe en decir lo contrario y las cifras lo siguen corroborando, todo lo demás va a marchar mal, la economía también es política.

 

Twitter@vazquezhandall 





Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Políticas Públicas   ·   Gobierno   ·   Enrique Peña Nieto   ·   Crecimiento Económico

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18750 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora