Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Educación   ·


Elogio y Crítica a los Rosacruces Actuales


Inicio > Cultura
19/05/2014


1205 Visitas



He dedicado casi toda mi vida de adulto a investigar a la famosa Fraternidad Rosacruz en sus diversas vertientes actuales. Investigación  que ha sido efectuada por dentro y por fuera de a lo menos cuatro grupos que se denominan de inspiración rosacruz en el siglo XX y comienzos del siglo XXI. En las investigaciones externas la mirada se puede extender por un territorio más grande. Pasando por la Orden Hermética del Amanecer Dorado, La Antigua y Mística Orden Rosacruz, La Fraternitas Rosicruciana de Arnold Krumm Heller, y la Fundación Pascal B. Randolph, uno ya puede emitir opiniones autorizadas sobre el tema. Claro, consultando también los antiguos documentos rosacruces publicados en Alemania por Juan Valentin Andrea, a comienzos del siglo XVII.


Una mirada más acuiciosa me ha llevado a observar la influencia rosacruz en la masonería, en los movimientos gnósticos y neo-templarios, en la obra literaria de Paulo Coelho, de Goethe, Edward Bulwer Lytton, Rudolf Steiner, y  otros notables autores, tanto del mismo siglo 17 como Roberto Fludd y Michael Maier, como de nuestra época contemporánea.

A estas alturas sólo los más recalcitrantes pastores del cristianismo defienden la tesis de que el cristianismo no contiene huellas de un esoterismo propio, de una doctrina kabalística o de secretos semejantes al pitagorismo. Pues de hecho si las tiene. La doctrina interna del cristianismo está dispersa en los mismos textos sagrados de la Biblia, y sólo los dormidos no los ven o no los notan. Y hablo de un esoterismo propio, no de induismo inserto en la biblia, ni las huellas de algún documento tibetano xx como hoy se estila entre los semi-sabios.

Pues para que se sepa el Tibet sólo alberga documentos de sabiduría desde el siglo VIII después de Cristo en adelante, ya que Padma Sambhava, el apóstol y fundador del Budismo Tibetano predicó sólo en ese siglo y antes nunca hubo monasterios ni libros de sabiduría de esa religión en el territorio de Tibet y de Mongolia. Asi sabemos que Jesús nunca estuvo en el Tibet además de otras razones que ya están en otro de mis artículos.

La Rosa es Jesucristo crucificado, el rojo es su sangre redentora, la cruz es la cruz de los cuatro elementos naturales y de los prejuicios humanos, marcados por la ignorancia. Tierra, Agua, Aire y Fuego son los cuatro elementos de la antigua filosofía de Empédocles, que al mismo tiempo vehiculizan y limitan al Espíritu o el Quinto Elemento. Las letras del INRI o de Jesús de Nazaret Rey de los Judíos del Evangelio de San Juan 19,19, se convierten en una sigla latina de meditación IN NOBIS REGNAT IESUS, vinculada a Colosenses 1,27, “… Cristo en vosotros es la esperanza de gloria”.

En el simbolismo masónico la rosa y la cruz reciben el agregado del Pelícano crucificado que alimenta con su sangre a siete polluelos, en el grado 18 del rito escocés antiguo y aceptado, y eso se origina en una plegaria de santo Tomás de Aquino que dice: “Jesús mío, pelícano piadoso, con tu sangre mi pecho impuro limpia, que de tal sangre una gotita puede todo el mundo salvar de su malicia”.

La sangre es, para los hebreos el vehículo del alma o la nefesh, y como la sangre de Cristo se derramo en la tierra se entiende que el alma divina de Jesucristo entró en el alma de la tierra para limpiarla y redimirla, y por añadidura liberar a las almas encadenadas a ella.

Así, con magno sacrificio, una nueva corriente de vida fue injertada en el mundo para sanarlo, física, psíquica y espiritualmente. Una nueva esperanza se infiltraba en las polvorientas y oscuras moradas de los hombres para reorientarlos hacia la luz infinita y reorientarlos amorosamente en la materialización de la voluntad de Dios en el mundo.

Desde luego el rojo de la rosa y de la sangre de Cristo se relacionaron con la Piedra Filosofal, como una sangre cristalizada, y con el Fuego del Espíritu Santo, esta vez pasó a ser un fuego cristalizado. Eso debido a que la Piedra Filosofal es un polvo rojo o una piedra roja, como la pintan en la literatura alquímica y en el primer film de Harry Potter. Esa corriente de vida o de energía divina es un  poder transformador de almas, un trasmutador de pecado en virtud, del plomo en oro, como lo hace la piedra filosofal de la leyenda.

Es lo que los rosacruces denominaron la Palingenesia o el renacer de la humanidad, proceso que va unido al trabajo permanente de la Panacea de la sabiduría, que sana al hombre de su ignorancia metafísica ancestral y esencial.

Pero las modernas escuelas tienden a olvidarse de la Biblia y de los Evangelios, por privilegiar o la alquimia, o la astrología, o los evangelios apócrifos, creyendo que estos últimos son la suprema clave de la sadiduria cristiana, cosa que es falsa, de falsedad absoluta, para un investigador bien informado. Tales posturas modernas traicionan el espíritu y el contenido de los primeros documentos rosacruces del siglo XVII, la Fama Fraternitatis y la Confessio, que recomiendan el profundo estudio de las Escrituras canónicas y de la Kabalah para entender la filosofía rosacruz. Y no contienen ni una palabra sobre los libros apócrifos, como para avalar su uso permanente en las escuelas contemporáneas.

El uso de la astrología y del simbolismo alquímico es aprobado en esa literatura primera, pero no para sustituir con ello el fondo cristiano de la doctrina rosacruz como ahora ocurre. Que los modernos buscadores del rosacrucismo retornen a la lectura del Liber Mundi en sus corazones, del cual la Sagrada Escritura es reflejo.



Etiquetas:   Religión   ·   Filosofía
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15508 publicaciones
4068 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora