Están de moda: Alimentos Funcionales



Actualmente existen un grupo de alimentos que están muy de moda, todo el mundo hablamos de ellos, los compramos y nos los tomamos, son los conocidos alimentos funcionales. Los alimentos funcionales, son aquellos que, con independencia de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, proporcionando un mejor estado de salud y bienestar. Estos alimentos, ejercen un papel preventivo a la hora de reducir los factores de riesgo que provocan la aparición de las enfermedades.

 

alimentos funcionales, son aquellos que, con independencia de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, proporcionando un mejor estado de salud y bienestar. Estos alimentos, ejercen un papel preventivo a la hora de reducir los factores de riesgo que provocan la aparición de las enfermedades.
Los alimentos funcionales, deben consumirse dentro de una dieta sana y equilibrada y en las mismas cantidades en las que se consumen el resto de los alimentos.

Estos alimentos surgen, debido a los cambios dietéticos que se han producido en las últimas décadas; es curioso ver como en Europa nos estamos familiarizando con este tipo de alimentos, pero en Japón (como no podía ser de otra manera, dicho sea de paso), llevan décadas consumiendo estos productos y gozan de gran popularidad. En España, se comercializan actualmente unos 200 tipos de alimentos funcionales, como por ejemplo: zumos a los que se les ha añadido vitaminas, minerales, fibra, etc., cereales con fibra y minerales, o leches enriquecidas con calcio, ácidos grasos omega-3, ácido oleico o vitaminas.

Los alimentos funcionales pueden formar parte de la dieta de cualquier persona, y además, están especialmente indicados en aquellos grupos de población con necesidades nutricionales especiales, como pueden ser las embarazadas o los niños, personas que se encuentran en estados carenciales, intolerancias, colectivos con determinadas enfermedades y personas mayores.

Después de lo que os he comentado, es normal que os preguntéis si los alimentos funcionales son o no medicamentos; pues bien, la respuesta es no, no son medicamentos, porque a diferencia de los medicamentos, los alimentos funcionales son eso, alimentos y se consumen como parte de la dieta, aunque tengan efectos beneficiosos. Para dejar todavía más claras las diferencias, un alimento funcional, por ejemplo, puede disminuir el colesterol, esto es claramente un efecto beneficioso, pero pequeño y a largo plazo, mientras que el medicamento actúa a corto plazo y cura algo; un alimento funcional no cura nada, sino que previene y solo si se consume dentro de una alimentación saludable, por lo que no nos debemos dejar engañar con ciertas publicidades.

Para finalizar esta pequeña introducción sobre los alimentos funcionales, debéis saber que en el mercado, actualmente existen alimentos funcionales dentro de la familia de los lácteos (leches enriquecidas con omega-3, yogures con bifidobacterias o con prebióticos (inulina o la oligofructosa) que favorecen la proliferación en el intestino de la flora beneficiosa), de la familia de los cereales y con fibra muchas horatalizas, en las margarinas se han incluido fitoesteroles (disminuyen la absorción de colesterol y facilitan la eliminación del mismo) o zumos con antioxidantes.

Actualmente los estudios van dirigidos a la búsqueda de ingredientes que mejoren las propiedades cardiovasculares o nuevas fibras que mejoren las características de hinchamiento del intestino, entre otros.

Recordad que los alimentos funcionales no son medicamentos, sino que siguen siendo, alimentos

 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Están de moda: Alimentos Funcionales


Actualmente existen un grupo de alimentos que están muy de moda, todo el mundo hablamos de ellos, los compramos y nos los tomamos, son los conocidos alimentos funcionales. Los alimentos funcionales, son aquellos que, con independencia de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, proporcionando un mejor estado de salud y bienestar. Estos alimentos, ejercen un papel preventivo a la hora de reducir los factores de riesgo que provocan la aparición de las enfermedades.

 

alimentos funcionales. Los alimentos funcionales, son aquellos que, con independencia de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, proporcionando un mejor estado de salud y bienestar. Estos alimentos, ejercen un papel preventivo a la hora de reducir los factores de riesgo que provocan la aparición de las enfermedades.
Los alimentos funcionales, deben consumirse dentro de una dieta sana y equilibrada y en las mismas cantidades en las que se consumen el resto de los alimentos.

Estos alimentos surgen, debido a los cambios dietéticos que se han producido en las últimas décadas; es curioso ver como en Europa nos estamos familiarizando con este tipo de alimentos, pero en Japón (como no podía ser de otra manera, dicho sea de paso), llevan décadas consumiendo estos productos y gozan de gran popularidad. En España, se comercializan actualmente unos 200 tipos de alimentos funcionales, como por ejemplo: zumos a los que se les ha añadido vitaminas, minerales, fibra, etc., cereales con fibra y minerales, o leches enriquecidas con calcio, ácidos grasos omega-3, ácido oleico o vitaminas.

Los alimentos funcionales pueden formar parte de la dieta de cualquier persona, y además, están especialmente indicados en aquellos grupos de población con necesidades nutricionales especiales, como pueden ser las embarazadas o los niños, personas que se encuentran en estados carenciales, intolerancias, colectivos con determinadas enfermedades y personas mayores.

Después de lo que os he comentado, es normal que os preguntéis si los alimentos funcionales son o no medicamentos; pues bien, la respuesta es no, no son medicamentos, porque a diferencia de los medicamentos, los alimentos funcionales son eso, alimentos y se consumen como parte de la dieta, aunque tengan efectos beneficiosos. Para dejar todavía más claras las diferencias, un alimento funcional, por ejemplo, puede disminuir el colesterol, esto es claramente un efecto beneficioso, pero pequeño y a largo plazo, mientras que el medicamento actúa a corto plazo y cura algo; un alimento funcional no cura nada, sino que previene y solo si se consume dentro de una alimentación saludable, por lo que no nos debemos dejar engañar con ciertas publicidades.

Para finalizar esta pequeña introducción sobre los alimentos funcionales, debéis saber que en el mercado, actualmente existen alimentos funcionales dentro de la familia de los lácteos (leches enriquecidas con omega-3, yogures con bifidobacterias o con prebióticos (inulina o la oligofructosa) que favorecen la proliferación en el intestino de la flora beneficiosa), de la familia de los cereales y con fibra muchas horatalizas, en las margarinas se han incluido fitoesteroles (disminuyen la absorción de colesterol y facilitan la eliminación del mismo) o zumos con antioxidantes.

Actualmente los estudios van dirigidos a la búsqueda de ingredientes que mejoren las propiedades cardiovasculares o nuevas fibras que mejoren las características de hinchamiento del intestino, entre otros.

Recordad que los alimentos funcionales no son medicamentos, sino que siguen siendo, alimentos

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE