Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Política   ·   Moralidad



Los contrastes respecto del cambio de horario


Inicio > Política Nacional
12/05/2014

805 Visitas



En el marco de la celebración del Tianguis Turístico de México, celebrado en Quintana Roo, sin lugar a dudas uno de los aspectos por mucho mas sobresalientes, fue la extraordinaria difusión mediática del mismo,  tanto en el plano nacional como en el internacional.


El impacto de la cobertura del evento resulto uno de los grandes valores añadidos, no solo para los fines propios del Tianguis, también para la promoción de los destinos de Quintana Roo.

Sin embargo uno de los aspectos que acompaño esta cobertura, se centro en la discusión respecto de la propuesta referente al cambio de horario, porque si bien este no era un tema en la agenda del Tianguis, acaparo la atención mas allá de las fronteras de la entidad.

Naturalmente que no es un tema menor, el cambio de horario puede significar una diferencia trascendental en el impacto de la actividad turística, de hecho la intención supone alcanzar un importantísimo incremento de operaciones y por ende, un aumento positivo mas que considerable en términos económicos.

En ese sentido sobresalieron las explicaciones y posturas ante los medios de comunicación, del Gobernador del Estado Roberto Borge Angulo y de la Secretaria de Turismo del Gobierno Federal, Claudia Ruiz Massieu.

El Gobernador Borge explico detalladamente la cronología de los acontecimientos desde que surgió la propuesta, inclinándose por una solución que atiende las diversas posturas locales, tanto a favor como en contra del cambio de horario.

De tal suerte que entendiendo los beneficios que otorgaría la medida, se pudiera lograr que la modificación solo aplicara para los municipios de la zona norte de la entidad, mientras que los del sur a su vez conservaran su status actual.

Esto sucede en diversas entidades del país, por razones económicas por supuesto pero también sociales y la dinámica del desarrollo en todo sentido ha funcionado.

Por su lado la Secretaria de Turismo, se inclino por la necesidad de realizar el cambio con o sin división territorial, considerando que por el impacto de la medida, este tendría que estar por encima de las divergencias locales.

Claudia Ruiz Massieu no es Rosario Robles, la Secretaria de Desarrollo Social, aunque establece una postura firme, lo hace en los márgenes del lenguaje diplomático, sin querer al menos en apariencia hacer de menos las expresiones en contra, que termino considerándolas menores.

En cualquier caso el transito de la determinación depende del proceso legislativo, que es donde se debe dirimir, sin embargo se entiende que los apoyos de los gobiernos federal y estatal son fundamentales en la consecución del objetivo.

Precisamente por esa razón, hoy la propuesta de hacer el cambio por zonas geográficas, mas que una decisión salomónica, implica un ejercicio político para equilibrar posturas.

Ha sido precisamente el Gobernador del Estado, quien mas ha insistido en que no puede tomarse una definición en tanto se hayan evaluado, tanto los aspectos técnicos como los económicos y los sociales.

Por supuesto que esto no es del agrado de ningún bando, porque cada uno quiere imponer a toda costa su propia razón, pero la responsabilidad de la autoridad, independientemente de las implicaciones de una determinación de esta magnitud, tiene que orientarse con responsabilidad al imperio del respeto, al ejercicio democrático y como apuntábamos hacia los equilibrios.

Visto así, lo que esta de por medio, es el poder encontrar soluciones, no continuar en una discusión interminable y que nunca va llegar a convencer completamente al bando que se sienta afectado.

No se trata de imponer juicios, sino simple y llanamente poner las cosas en contexto, para hacer que las cosas sucedan, el factor primordial es la voluntad, una práctica en la que lo que se privilegia son los beneficios generales.

Porque mientras unos piensan en colectivo otros lo hacen en lo individual y eso es irreconciliable, por lo que la propuesta de dividir el cambio de horario por zonas, aun no siendo lo ideal, es lo realizable.

Las decisiones de autoridad sobre todo tienen que ser pragmáticas, apegadas insistimos hacia los equilibrios, quienes aun así de todas formas se oponen, se aíslan en el radicalismo y esa no es la forma de construir acuerdos en democracia.

La parcialización del cambio de horario entre el norte y el sur de la entidad, permitiría al menos lograr los objetivos fundamentales del propósito, por un lado fortalecer el impulso que la actividad turística necesita, mientras que con ello se atiende el reclamo de quienes no quieren esa transformación.

Visto así, quienes promueven la idea de que eso acrecienta las diferencias regionales, son los mismos que no quieren que se haga nada en ningún lado, y eso además de provenir del egoísmo, ha sido la causa histórica que precisamente sigue sosteniendo esas diferencias.

Si las expresiones contrarias al cambio provenientes del sur del estado, al fin de cuentas logran su objetivo de permanecer en su situación actual, ¿porque tendrían entonces que influir en lo que sucede en otra región?

Si el cambio de horario en el norte de la entidad, como lo impulsa la mayoría que ahí habita, se convierte en una herramienta tangible para impulsar el desarrollo y este se logra, es decir que si se toma la medida y esta resulta positiva favoreciendo la economía de esa parte del estado, que de una forma u otra influye también en el sur, ¿cual es el objetivo de estar en contra?

Definitivamente si así fuera, las razones tendrían que entenderse a través de objetivos e intereses políticos, entonces el contexto adquiere otra dimensión, por tanto sus motivaciones quedarían al descubierto.

Mas aun si se considera que el cambio de horario, tiene que ver con una necesidad económica, no política, que se relaciona con la capacidad de incrementar el proceso económico derivado del turismo.

Porque tampoco se puede dejar de lado, que si los empresarios del sur de la entidad, quieren también apostar por el turismo como una actividad sobresaliente, el permanecer con el mismo horario puede resultar en un gran obstáculo para ello.

Como se ve, esto al final de cuentas es un tema de intereses por lo que, la decisión final la que sea, tiene que transitar con absoluto respeto en la mediación de los mismos, otorgando a cada lado la oportunidad de obtener la posibilidad de lograr sus propios objetivos; Claro que como dice el dicho, hay que tener cuidado con lo que se desea.

 

Twitter@vazquezhandall  





Etiquetas:   Política   ·   Turismo   ·   Gobierno   ·   Quintana Roo   ·   Roberto Borge

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora