Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Pobreza   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Quintana Roo   ·   MORENA   ·   PRI   ·   Andrés Manuel López Obrador



Si Cristina no es hipócrita...


Inicio > Política Nacional
06/04/2014


1277 Visitas



El Gobierno hace mal, hasta lo que parece estar bien y antes aconsejaban hacer, quienes lo cuestionaban.




Ocurre que no es lo mismo tomar una medida  en un tiempo justo, en el momento para hacerlo, que mucho después. 

Esta modalidad de gestión, no es exclusiva del gobierno nacional, también sucede en otros jurisdiccionales, pero la gestión del kirchnerismo es trascendente, porque afecta (para bien o mal) a todos. Quizá no sea más, que lo que la prensa crítica y quienes no apoyan al modelo, llaman "contradicciones" pero en realidad, esas aparentes contradicciones, son mucho más serias para la sociedad, de lo que hoy se puede ver.

La semana que pasó volvió el debate, que es posible nunca se haya ido, sobre seguridad, inclusión,  delito, victimas  y pobreza. Como era de esperar, en línea con lo que cada consorcio mediático defiende (de quien cobra o se beneficia o se beneficiará a partir de 2016 cada medio o periodista) Así por un lado los medios oficialistas, hicieron foco en la bestialidad (y con razón) de los linchamientos de delincuentes menores, culparon de esa realidad a la exclusión, la pobreza y la falta de oportunidades de esos jóvenes que no les queda otra que delinquir y por supuesto todo esto, como resultado de la década anterior, aunque los linchados al asumir Néstor Kirchner tenían entre 7 y 12 años. Los medios críticos del gobierno y hoy claramente apoyando posibles presidenciables para las próximas elecciones, luego de tibios repudios sobre los linchamientos, justificaron estos en el miedo, la impotencia y el hartazgo de la gente. La presidenta en su cadena nacional, pidió parar la escalada de violencia a la gente (no a los delincuentes) y aseguró que la violencia, siempre consigue más violencia (y es verdad) Para cerrar la semana, Scioli el gobernador de Buenos Aires, declaró la Emergencia en Seguridad y anunció una serie de medidas disuasivas, preventivas, represivas y legislativas.  Sobre  medidas sociales e inclusivas, salvo la mención y algo de voluntarismo (discursivo) nada.  

Los medios generan conceptos, crean imagen con respecto a personas y situaciones, las reproducen y hasta manipulan aveces, pero sin duda, en particular hoy con internet y la creciente segmentación de intereses, no cambian verdaderamente la realidad. Y no la cambian, no porque no quieran, sino porque no podrían hacerlo, ya nadie se junta en un único medio, canal o programa y el raiting empieza a ser un tema del pasado. Entonces más allá de los esfuerzos que hayan hecho, por un lado los oficialistas y por otro los opositores, a la sociedad dificil que la hayan convencido, que si sos pobre y excluido, lo único que te queda es delinquir y se debe justificar eso (como una salida laboral que el gobierno permite y la sociedad debe aceptar, por ser quien los excluyó); pero tampoco que el camino para evitarlo y para lograr justicia, sea moler a palos, en casos hasta la muerte, a quienes lo hacen.

Afortunadamente la sociedad tiene una conciencia que la abarca, una ética y valores, que aunque castigados por la realidad, trascienden a los mensajes extremos que recibe, a los ejemplos de las dirigencias y no cree esos discursos como verdades. Además del Martín Fierro ".. nos es vergüenza ser pobre, la vergüenza es ser ladrón..." y del Tango Cambalache ..." él que no llora no mama y el que no afana es un gil.." que son conceptos culturales con los que se vive, hay una conciencia masiva y superior del bien.

No vamos a analizar en esta columna, todas las causas que llevan al delito porque son múltiples, algunas están en permanente estudio, ni siquiera se pueden probar y hasta los expertos las discuten. Sin embargo si podemos ver, qué se hizo para evitar que más jóvenes sean excluidos, tengan un futuro y no  lleguen a la situación de delinquir. Y cuando analizamos esto, advertimos que las primeras medidas se remontan a 2009 con la AUH, antes solo hubo planes de asistencia a familias, que venían del gobierno de Duhalde y se ampliaron. Podemos además contar el Plan Argentina Trabaja, aunque fue acotado y discrecional y ahora el PROGRESAR para que los que abandonaron la escuela, la terminen. No parece mucho en comparación con la pobreza estructural que se recibió en 2003, qué solo se cambió en las cifras del Indec, gracias al consumo que inyectaron, pero que en los estructural es igual o mayor una década después. Eso sin contar que los primeros 6 años del modelo, fuera de ampliar planes de muy bajo costo, no se hizo nada más. El problema en realidad, es que ni siquiera se reconoció y a partir de la manipulación de los datos, la pobreza en los números dejó de ser un problema para el gobierno, no para la sociedad.

No solo la pobreza se dejó de reconocer, sino también se dejaron de publicar diferentes indices de delitos, que si se hicieron, al menos desde 2009 no se divulgan. Si se dañan todos los indicadores, es lógico que no se haga nada  para cambiar una situación, que aunque real, para el gobierno no existe. 

Hoy la realidad, la escalada violenta de delitos y las respuestas violentas también de casuales testigos y damnificados por esos delitos (menores, por ahora), le hizo pedir tranquilidad a la presidenta y decretar por 12 meses emergencia al gobernador. El tema es, si alcanza con esto. No hay que ser experto, no hay que haber recorrido todos los sectores marginados que tenemos, con solo escuchar las distintas experiencias de profesionales de distintas áreas, desde sociales a los de seguridad, es evidente que no. 

El gobierno, los gobiernos en realidad, argumentan que se hicieron más escuelas que nunca en la historia (muchas más) que se refaccionaron otras existentes, pero cuando tomamos los datos de poblaciones estudiantiles a nivel país en la escuela pública, se perdieron, según los sindicatos docentes, cerca de 230.000 alumnos. Esto no quiere decir que ese número tan importante hayan dejado de estudiar, en algunos casos se pasaron a escuelas privadas. Sin embrago otro número que si preocupa, es que el 96% de los chicos empiezan la primaria, algo menos del 70% de esos sigue la secundaria (ambas obligatorias) pero solo llega al final de esta el 30%. Hablar de terciario y universitario, que en ambos casos hay abundante oferta pública, de ese 30% no haya datos certeros, pero entre diferentes estudios podemos decir que entre el 80% y 60% continúa del secundario a este nivel, pero llegan al final, según la carrera, entre un 10% y un 18% como máximo. En suma si contamos aquel 96% inicial en primaria, al terciario o universitario, llega menos del 10%.

En una semana donde la violencia mandó y desde la comunicación política y mediática, lejos de repudiarla enfáticamente (salvo honrosas excepciones), se recorrieron: culpas a otro y hasta análisis hipócritas; los coherentes, que no sobran ultimamente, hicieron foco en la educación. Y es lógico, ninguna inclusión es posible, sin educación.

Mariano Obarrio periodista del Diario La Nación, compartió un twitts: "Como siempre progres me insultarán. Pero insisto: para incluir, hay que reflotar la colimba pero con instrucción de oficios vinculados a empresas "

Su concepto era claro, obligar a los jóvenes, más de 1 millón que tenemos entre 14 y 25 años, que no estudian ni trabajan,  a capacitarse y estudiar, en las instalaciones de las FA. Su idea no era específicamente militar, sino  lograr que esos jóvenes adquieran conocimientos, estudios y oficios, que les permitan inserción laboral. Por supuesto no tardaron las respuestas, pero en particular una me llamó la atención. Esa respuesta, fue en realidad una pregunta, que con cierta suspicacia decía "...Militares... empresas... qué hay detrás de esa propuesta?" 

Si hay algo que hemos cultivado gracias a la comunicación kirchnerista, que desnudó varias de las estrategias comunicacionales de los multimedios (Clarín en particular, que al Matrimonio lo posicionó en 2003) es la paranoia comunicacional. Pensar que detrás de cada noticia, propuesta o información, está la mano de la derecha corporativa (cómo si el gobierno no la beneficiara también) que quiere manipular a la sociedad y sacar ventaja. Hay operaciones de prensa, hay agendas mediáticas que benefician a sus lobbys y anunciantes, pero el gobierno, con su consorcio oficialista, no lo hace distinto, no expone verdades, omite y hasta silencia todo lo que lo perjudica y de paso a sus medios, los sostiene con dinero público. 

Por eso a quien cuestionó la idea de Mariano (buena o mala, para debatir) le invertí la pregunta y le respondí "

¿Que hay detrás de no hacer nada? ¿Qué hay detrás de no gestionar, para que esos jóvenes se eduquen? ¿Qué hay detrás de no incluir y hacer que los sectores pobres de la sociedad, dependan de planes del Estado?"

El debate fue largo, no hubo muchas respuestas coherentes, sino chicanas, frases célebres y extremos.

Luego en un programa de política, en Canal 26 si no me equivoco, estaba María Eugenia Vidal. La entrevista parecía una más, temas generales de la semana, el discurso PRO, hasta que en un momento se abordó el tema Pruebas Pisa, el puesto 58, sobre algo más de 60 países y la falta de lectocompresión de los alumnos secundarios, que alcanza algo asi como el 50%. La respuesta de la Vice Jefa de Gobierno y pieza fuerte de Macri en la provincia, fue contundente "tenemos que dejar de engañar a la gente, no estamos preparando en las escuelas a los chicos para el trabajo"  SI al 30% que termina sus estudios secundarios, le sumamos, lo que dice Maria Eugenia Vidal, el panorama es desolador. Quizá la educación (académica me refiero, porque hay otras) que sirve para luego insertarse en lo laboral, poder seguir terciario o universitario y lograr objetivos, se relacione con el porcentaje de los que si comprenden lo que leen, osea algo menos de la mitad. Y la buena educación, sin hablar de porcentajes, porque no hay estudios concretos, esté acotada a unos cuantos colegios representativos de cada ciudad. El tema es no creer, que este mal resultado, aunque alarmante, solo se reduce a los chicos y jóvenes, ¿cuánto tienen que ver los docentes, sus capacidades y aptitudes? ¿Los padres, con cada vez menos tiempo y compromiso con los chicos?¿El entorno, la comunicación que reciben, los ejemplos superiores, los modelos de ganadores y perdedores?

No es tan sencillo responsabilizar únicamente a los chicos, de esta lamentable realidad.  Pero se puede empezar rescatando lo positivo, un 96% de las madres, llevan los chicos a primer grado. (y antes,  a prescolar también) Es una suma muy alta, el 4% cuenta y habría que ir a buscar a esas familias, pero que mayoritariamente, madres, padres, algunos las dos cosas, trabajadores, desocupados, planeros, changas, cuentapropistas, adictos a algo, con o sin formación, lleven a sus hijos el primer día de escuela de su vida, es muy importante.  Ahora hay que ver, qué se hace, para que los lleven todos los días mientras son chicos y que luego esos chicos, vayan todos los días hasta ser jóvenes y que además, en todos esos días que vayan, aprendan, se formen, y sobre todo, terminen.

Indispensable, hablar sin hipocresía.

La Presidenta en su última cadena nacional, dijo que hablaba sin hipocresía y sentenció "... que no solo los pobres se drogan... los ricos también... pero los pobres toman esa basura que les rompe la cabeza... y los ricos toman de la buena..."

Para ser presidente, no es condición saber de pedagogía, pero creo que si fuera pobre y me drogo con basura que me rompe la cabeza, después de escuchar a Cristina, no pensaría en dejar la droga, si no en que haya justicia social en cuanto al consumo y que me den de la buena.  La buena, cocaína se supone quiso decir Cristina, tiene un recorrido de entrada al país, aviones privados en general, que aterrizan en cientos de pistas clandestinas, son muy creativos para ingresarla y en casos, para sacarla del país y su valor de venta, justifica cualquier inversión o compra de voluntades. La Basura, pasta base se supone, de donde se origina el Paco, que es de consumo masivo entre adictos de sectores bajos y medios bajos, se cocina en el país. Su valor es menor, aunque cada vez más alto y su producción, fraccionamiento y distribución, se da en barrios pobres.  La cocaína y drogas de diseño, que consumen sectores medios y altos, causa efectos y hasta estragos en las personas, pero no se traduce en delitos para su obtención. La mala, la basura, altamente adictiva, empuja al delito, a la prostitución y a cualquier acción para conseguirla, si no se cuenta con dinero.

Todas compran voluntades (es evidente) pero la de los barrios pobres, es la más controlable,  si las fuerzas de seguridad tienen la voluntad de hacerlo, por que es la que más a la vista está. 

Si Cristina no quiere más hipocresía, debe aceptar, que en los barrios pobres, el poder es Narco, de Punteros políticos y de Barras Bravas, pero lo paradójico de esto, es que muchas veces,  todos esos roles, los cumplen las mismas personas o personas que responden a ellos. Por fuera de esos factores de poder (y sometimiento de la gente decente y trabajadora) están los capitalistas de las villas, que mandan a tomar tierras, y construyen para alquilar (las casitas de 5 pisos que Cristina elogió en la Villa 31) y los ladrones a mano armada.  que imponen su reglas (en el lenguaje delictivo dicen "los narcos mandan en las villas y los chorros en la tumba" por las cárceles) 

Frentes políticos como los peronistas (todos), el PRO y otros armados piramidales, que se posicionan en esos barrios pobres y villas, terminan recurriendo a estos factores de poder. No lo van a reconocer, pero para entrar y sacar votos de allí, hay que tener punteros y los punteros, aveces son todo lo demás o al menos están asociados a todo lo demás. 

Si vamos a terminar con la hipocresía, lo cual no sería malo, en este fin de ciclo, empecemos por exponer los hechos. 

Y un hecho es que este resultado social y en particular de los más jóvenes, está muy relacionado, con este modo de construir política. Ni Cristina, ni Macri, ni Scioli, ni Massa y posiblemente candidatos de otros frentes (no puedo asegurarlo), pueden omitir, cómo están consiguiendo los votos y el apoyo, los que están en cada territorio.

¿Sin hipocresías entonces?





Nota: La toma en Lugano, ya no es una toma de tierras, es un barrio, "Papa Francisco" y buena parte de los que quieren construir, son capitalistas de la villa, y lo hacen para alquilar











Etiquetas:   Seguridad   ·   Seguridad Pública   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18006 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora