Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Automóviles   ·   Tecnología   ·   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Empresas



EL Aciago 1994


Inicio > Política Nacional
27/03/2014


916 Visitas



El 23 de marzo de hace 20 años fue asesinado Luis Donaldo Colosio, dejando al país en estado de shock y sumido en un pantano de teorías de conspiración. Los mexicanos nos pintamos solos para especular y hacerla grande.


La muerte del entonces candidato priísta truncó un proyecto de país que se estaba gestando en aquellos años; más allá de las especulaciones sobre cómo habría sido el Gobierno de Colosio, lo cierto es que tras la lamentable muerte del candidato, se sucedieron varios acontecimientos que hoy padecemos.

El año de 1994 inicia con el levantamiento armado en Chiapas y una cuota de indígenas muertos del “Ejército Zapatista de Liberación Nacional”.

El atentado en Lomas Taurinas, en 1994, provocó una fuga de capitales que fue el preámbulo de la traumática crisis producto del “error de diciembre” que nos dejó en la bancarrota.

A mediados de ese año, fue asesinado José Francisco Ruiz Massieu, entonces secretario general del PRI y próximo líder de bancada en la Cámara de Diputados.

Estos hechos, entre otros, desembocaron en la primera transición  y con ella 12 años de gobiernos panistas, en los que se registró un crecimiento exponencial del narcotráfico junto con la terrible ola de violencia y una cantidad de muertes que cada día duelen más, como consecuencia de una “guerra” fallida contra la delincuencia.

Luis Donaldo Colosio fue presidente del PRI; diputado, senador, coordinó la campaña presidencial de Carlos Salinas de Gortari y fue el primer secretario de Desarrollo Social del país, desde donde administró el programa Solidaridad.

Con Colosio se abría la expectativa para que el gobierno y el país, con él en la presidencia, entraran a la ruta del Desarrollo Regional, dejando atrás el modelo centralista y sectorial que hasta la fecha padecemos. Él era un convencido de la descentralización y el Desarrollo Regional, que mucha falta nos hace.

Nos obstante las vicisitudes del aciago año de 1994, la coyuntura provocó sucesos alentadores que, entre otras cosas, introduce los consejeros ciudadanos, la autonomía del IFE en 1996 y sienta las bases de una competencia con equidad, transparencia y financiamiento de los Partidos Políticos.

Las modificaciones al organismo electoral trajeron como consecuencia el equilibrio de poderes en las elecciones en 1997 y la alternancia en la Presidencia en el año 2000.

Nadie duda que en estas dos décadas, se haya construido, aunque a muy alto costo, un nuevo régimen más competitivo, en el que la voluntad de los ciudadanos tiene un peso que no tenía en 1994.

Hoy todos somos gobierno y todos somos oposición, y por lo mismo, debemos asumir, nos guste o no, que todos somos corresponsables.

Lo malo es que nos concentramos en lo político, no así en lo económico con saldos de desigualdad y pobreza imperdonables.

El discurso del 6 de marzo, en el relanzamiento de su campaña, Luis Donaldo proponía “la reforma del poder” y una nueva relación entre gobernantes y gobernados, una posición autocrítica contra el régimen autoritario y hacía suya la exigencia ciudadana  de mayor justicia social. Así lo constatan las siguientes frases de su discurso:

 “Veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales.”

20 años después, en alguna medida, podemos decir que el espíritu renovador del fallido candidato se enlaza con la convicción transformadora del Presidente Peña, que en los hechos concreta lo que Luis Donaldo decía: “sin una mejor distribución del ingreso, la economía se debilita y se cierra el camino al crecimiento, sin una economía fuerte, no hay política social ni eficiente ni duradera”. Esperemos que así sea.

La mejor manera de honrar hoy al político caído, es concretando las reformas que se han iniciado, anteponiendo los intereses del país a los poderosos intereses privados, sobre todo en las telecomunicaciones y en la energética.

Y si usted, lectora, lector querido, no tienen inconveniente, muchas gracias por sus amables comentarios y aportaciones, nos leemos el próximo jueves.

P.D El próximo 31 de marzo se cumplen 100 años del nacimiento de Octavio Paz, quien con la riqueza de su pensamiento y el inventario de sus obras, provocó hacernos sentir orgullosos de nuestro país. De él volveremos a hablar.

Sitio Web Oficial Pedro De Leon Mojarro



contacto@pedrodeleon.mx twitter: @Pdeleonm                        26 de marzo de 2014.

Facebook: Pedro de Leon Mojarro.

*Coordinador de Delegaciones de la SEDESOL.



Etiquetas:   Política   ·   Políticas Sociales   ·   Políticas Públicas   ·   Partidos Políticos   ·   México

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22482 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora