Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Filósofo   ·   Medio Ambiente



Se cae de Maduro...


Inicio > Política Internacional
21/03/2014


1738 Visitas



Venezuela lleva más de un mes de protestas, la última información habla de 33 vidas perdidas, más de 2000 detenidos y serias denuncias, que se sostienen en evidencias, de violaciones a los DD.HH de parte del gobierno.




Es difícil decir desde Argentina y aún estando en Venezuela, qué parte en porcentuales, apoya y qué parte protesta,  de la sociedad y no quiere que Maduro siga en el poder, pero ¿Las protestas, las barricadas, las guarimbas, que terminan con represión y abusos del gobierno, son el mejor medio, para que algo cambie?

Luego de un mes, demasiado dolor, perdidas jóvenes, irreparables y miles de sufrimientos y apremios ilegales, que están viviendo los detenidos, aún a miles de kilómetros de allí, les diría que no. 

No es el camino para que haya un cambio en Venezuela, porque si bien se logró con las protestas, decididas y vehementes, exponer la realidad del modelo socialistas (el régimen) y que se evidencien sus falsedades al mundo, el costo es demasiado alto y la escalada de violencia aumenta. Los Estudiantes y los que quieren un cambio en Venezuela, ya consiguieron lo más importante, ser visibles a todo el mundo y que el mundo sepa de los abusos del Gobierno; ahora es tiempo de cambiar de estrategia. 

Es evidente que el gobierno se sostiene en un hecho "legitimo" (más allá de denuncias de fraude) que fue elegido por la sociedad. Hoy seguramente ese escenario, de apoyo por un lado,  y cuestionamiento por otro,  ha cambiado y es posible que si el acto electoral fuera en este momento Nicolás Maduro no ganaría las elecciones. Sin embargo no se puede probar esa posibilidad,  en esta situación de escalada violenta. La violencia, el enfrentamiento, la negación y el cinismo para falsear la realidad, es la esencia misma del modelo Chavista, que los sotuvo en el poder tantos años y  que hoy tratan de continuar Maduro y Cabello.

¿Pero, pueden llevarlo adelante? ¿Están capacitados para hacerlo? ¿Tienen la aptitud para eso?

Viendo su modo de actuar y proceder en el gobierno, (desde Chávez en agonía), demostraron que no y por eso su actitud cada vez más autoritaria.

Muy por el contrario de lo que creen y quieren, quienes  piden que renuncie y se llame a nuevas elecciones, Maduro aún se sostiene en el poder y tiene algún apoyo (chavista) que es dificil cuantificar, justamente por las protestas y la resistencia que ejercen estudiantes y opositores. Si Maduro no tuviera barricadas, no tuviera guarimbas, no tuviera gente (legítimamente) ocupando las calles, no tuviera resistencia a sus avances violentos sobre manifestantes, no tendría pretextos, no tendría a quien a culpar y debería gobernar. (y ese es su problema, gobernar)

Lo peor que le podría pasar al gobierno, es tener protestas silenciosas, pacificas y sin ocupación de calles o cortes de tránsito. Lo más dificil de resolver para Maduro, sería no tener una resistencia activa y tener que dar respuestas a la sociedad, por su gestión (aún a los propios oficialistas).

En Argentina si bien nos emparentamos en algún momento, en un supuesto modelo al socialismo (progresista se definía el kirchnerismo) las últimas medidas, para tratar de mitigar la crisis económica, fueron ortodoxas, comparables a las de  cualquier modelo neo liberal. Esta nueva situación de ajuste, devaluación y alta inflación (que viene de años y va en aumento) hizo que la sociedad advierta, que con este gobierno ya no hay modo de estar mejor, pero sin estas medidas, se empeoraría aún más el escenario. 

A Cristina solo le queda administrar la crisis. Hacer  algo del trabajo sucio con el ajuste económico, y  que la "fiesta" populista y de gasto público excesivo (el suntuoso y poco distributivo, no el social), la vuelvan a pagar los mismos: los más pobres. A la Presidenta no le queda más por cambiar (para bien), por eso las protestas sociales, son puntuales, son por reclamos específicos y por sectores (salarios, inseguridad, tomas de tierras y más ) Porque a la vez la sociedad es consciente, que la presidenta debe hacerse cargo de su gestión, de sus errores y de sus aciertos esta última década y dejar un gobierno ordenado. Si lo va a hacer o no, es dificil asegurarlo, Cristina tiene dos opciones: seguir en este camino de ajuste y trabajo sucio, bajar el grave gasto en subsidios ( de quienes no los necesitan y nunca los necesitaron) en este año y medio o continuar con este nivel de gastos, emisión y cada vez más inflación y dejar una bomba de tiempo al próximo gobierno.

Cualquiera de las dos opciones que elija, la sociedad y la historia, no la van a recordar bien. Pero la mayoría de la sociedad, no quiere que se vaya antes de terminar su mandato, por el sistema democrático, por las instituciones y para que se haga cargo.

En Venezuela es muy distinto y eso está claro, pero a la vez, falta mucho más. para cumplir los ciclos democráticos

Maduro  no es considerado un gobernante legitimo, por la mitad de la sociedad (o más) demostró ser autoritario, no respetar la Constitución, tampoco el debido proceso, avasalló  a otros poderes y  hasta es acusado violar DD.HH (delitos de lesa humanidad, que no prescriben) Pero más allá de todo esto, que es motivo suficiente, para que no siga en el gobierno; que Maduro si siga, no significa que así se sostenga el sistema democratico. Maduro demuestra no ser democratico y tampoco interesarle serlo. Su gestión no le da a Venezuela ninguna calidad institucional y aunque desde aquí no lo podemos comprobar, fuentes muy confiables y serias, aseguran que permite la intromisión de otro país, como Cuba en temas internos.  

Maduro acusa de "traición a la patria " a Maria Corina Machado, cuando el que traiciona a Venezuela, permitiendo la intromisión de Cuba es él. 

Maduro acusa de "sedición" a Ceballos, a López y a otros opositores y los encarcela, sin debido proceso, cuando es él quien con civiles armados, cubanos uniformados y colectivos motorizados violentos, provoca la sedición.

Maduro tiene por delante, más de 2 años hasta una revocatoria y más de 4 antes del nuevo acto electoral. Ese tiempo en Venezuela, es un siglo.

Los estudiantes, la oposición y quienes protestan, sin dejar de reclamar por todas las vías posibles, por las muertes, los crímenes de lesa humanidad, los detenidos y los opositores destituidos y encarcelados, deben dejar la resistencia violenta y en las calles.

Hay muchas formas de seguir protestando pero, sin resistencia, parando la escalada de violencia, sin cortar calles o hacer barricadas.

Las marchas de silencio, con luces o antorchas. Los paros de actividad en los lugares laborales, por unas horas. Las asambleas populares y ciudadanas, debatiendo y concientizando sobre la realidad que se vive. Las clases universitarias abiertas, en un parque o un espacio amplio, con participación de los ciudadanos. Y por supuesto, todas las denuncias por violaciones de Derechos y la Comunicación que se pueda hacer a través de internet y otros medios.

Todo es valido, menos la violencia o el enfrentamiento con Fuerzas de Seguridad o Colectivos Armados. Porque la violencia es el idioma de ellos, es donde se sienten más cómodos y es funcional a encubrir su incapacidad.

El mejor escenario al que podría aspirar Maduro, es  que termine la protesta en las calles, las barricadas, los cortes de calles y las guarimbas. Pero en ese mejor escenario, ya no tendría a quien culpar del desabastecimiento, la falta de actividad laboral de miles de venezolanos y la exclusión de muchos. Todo esto por su propia incapacidad política. 

Maduro se sostiene sin renunciar, por el diezmado pero existente todavía apoyo chavista. Si los Estudiantes y Opositores le dan ese mejor escenario, entonces todos los problemas económicos, todas las necesidades de los venezolanos insatisfechas y la falta de gestión de su gobierno, será evidente también para los chavistas.

Maduro no es Chávez, y si no puede revertir el escenario socio-económico actual, que además tiende a empeorar, ya no tendrá ningún apoyo-

Si se termina con la violencia, la resistencia ciudadana y los enfrentamientos, Maduro estará obligado a gobernar y dar respuesta y Maduro no tiene la menor idea de gobernar.

Se cae de Maduro...







Etiquetas:   Economía   ·   Crisis Económica   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad   ·   Estudiantes   ·   Crisis Social   ·   Nicolás Maduro   ·   Venezuela   ·   Argentina

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18861 publicaciones
4746 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora