Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Lectores   ·   Salud Mental   ·   Immanuel Kant   ·   Empresas   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Nuevas Tecnologías   ·   Medio Ambiente   ·   Población Activa



Violencia de género y Tetada Libertaria


Inicio > Ciudadanía
17/03/2014


1573 Visitas



Amamantar donde el crío lo pida es atender los Derechos del Niño. Declarar que las mujeres se embarazan para lograr que no las despidan de sus empleos públicos, asegurándose pre y posnatal, es una canallada, un acto violento contra la Mujer. 




Y fue vergonzoso escucharlo de boca del Diputado Juan Pablo Letelier, a días de haber asumido en su segundo mandato una mujer de su partido, Michelle Bachelet Jeria, proveniente de ONU Mujer,  en cuya plataforma el tema de igualdad de género ha sido fundamental. Hay declaraciones torpes y ésta.

Coincidió en lo noticioso con el episodio de una mamá joven que almorzaba en un restaurante y cuando quiso dar pecho a su guagua o bebé, de manera discreta, cubriéndose como lo hace toda mamá con un pañal, haya sido discriminada y obligada a salir del restaurante y amamantar en una plaza pública.

La reacción de las redes sociales fue instantánea frente a estos dos despropósitos y se ha llamado a una gran Tetada por la libertad de amamantar en cualquier parte a los hijos. Cuando se mira con ojos de depravación algo tan puro y bello como la relación de madre e hijo, se comprueba que hay incultura y maldad en nuestra sociedad y ello es producto de haberse tomado a la mujer como objeto sexual, explotando su cuerpo en lo publicitario para vender cualquier cosa.

La falta de respeto con la maternidad, el menosprecio que se ha hecho a la calidad afectiva y nutricional de la leche materna es producto de tendencias comerciales globales, donde se ha buscado introducir temprano rellenos, complementos alimenticios que pretenden ser mejores que la leche que produce la madre, la que, según los médicos, se debiera dar sin límite, idealmente hasta que el niño camine y comience su destete y su control de esfínteres. Dar pecho hasta los 2 años o más es bueno para el bebé, que se cría con seguridad afectiva y con un alimento basal que es completo y se va adecuando a la edad. Nos han hecho creer que a los niños hay que darles relleno a los pocos meses, sólo por intereses comerciales mezquinos que tienen gran poder pubicitario. Las mujeres que cuidan a su familia, que quieren criar niños sanos y seguros, apelan con esta marcha o movilización nacional a reivindicar el derecho del niño a tener una relación con su madre, con dieta sana, que no contenga aditivos de dudosa procedencia, con harinas de maiz manipulado genéticamente. Las madres chilenas quieren respeto, quieren que se las vea como iguales y no se las degrade como objetos sexuales. 

La organización Nacimiento y Crianza, junto a otras como Relacahupan Chile, convocan a una Tetada el día Domingo 23 de marzo a las 16:30 horas en el Parque Forestal, frente al Museo de Bellas Artes en Santiago. 

La Tetada es un grito:  Mujer es Vida. Una mujer que da pecho vuelve en forma natural a su peso normal, que tenía antes de embarazarse, Una mujer que da pecho asegura una alimentación sana, organiza horarios dedicados a su guagüita, lo cual la ley asegura en el postnatal. Dar pecho asegura que ella como mujer cruzará esa etapa de maternidad para seguir igual de bella o más, sin necesidad de invadir su cuerpo con siliconas o liposucciones, que también son otro lucrativo negocio en torno a los prototipos falsos de belleza que nos coloca el marketing de manera invasiva.

Los varones, los papás y los abuelos, debemos adherir a este movimiento libertario de las mujeres que defienden su derecho a criar a sus hijos con naturalidad, y debemos repudiar a esos desalmados que están en contra de la dignidad real de la mujer, que miran con una depravación enferma este acto sublime de dar pecho a los hijos. La Tetada masiva, cuenta con nuestro mayor apoyo, respeto y admiración.



Periodismo Independiente, 16 de marzo de 2014. @hnarbona en Twitter.

Una mirada libre a nuestro entorno



Etiquetas:   Política   ·   Salud   ·   Violencia de Género   ·   Mujer   ·   Sociedad   ·   Lactancia materna   ·   Felicidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, Leí esto precisamente porque entré al facebook de mi mamá (Una Narbona también), buscando otra cosa, encontré este interesante artículo.
Tengo una hija de 2 años y medio que aún toma teta. Siempre me ha parecido lo más natural del mundo que lo haga y no me da pudor darle en lugares públicos. Afortunadamente, no me ha tocado nadie lo sufcientemente ignorante que me diga algo por amamantar a mi hija, porque si lo hiciera, no me quedaría callada. Me sorprende como en este país que se vanangloria de avances, cultura y superioridad hay gente con una mentalidad tan terrible. En la TV entrevistaban a personas que decían que no correspondía amamantar a un bebé en un restorán porque al lado se comía, como si fuera algo asqueroso. Otro hombre comentó machistamente que dar pecho en público era provocar a los hombres ¿En qué clase de mente baja cabe ese tipo de pensamiento sobre amamantar a un bebé? ¿Cómo te puede dar asco ver como un bebé se alimenta? ¿Que te dieron cuando pequeño? Me indigna escuchar comentarios así incluso de mujeres, quienes deberían empatizar aún más. Amamantar es una instancia maravillosa dentro de la maternidad para afianzar lazos con tu hijo, para su felicidad y la tuya. Yo sigo dándole pecho a mi hija porque trabajo en la casa y eso me permite hacerlo, y he visto los beneficios con mis propios ojos (Mi hija es sana, rara vez se enferma, es más alta que el promedio de los niños, tiene buena dentición, etc. Y en cuanto a mí, mi peso es estable siempre, y mis pechos no se han venido abajo, como todas te vaticinan. Además, me da una sensación de relajo y complicidad con mi hija que es incomparable e irrepetible en futuras épocas de nuestras vidas), y no puedo creer que haya gente que encuentre malo, asqueroso, poco natural, provocativo amamantar a un bebé en público. Esa siutiquería que tiene la gente chilena es como (me disculpa la expresión) la típica del arribista cultural o snob "¡Ay, qué asco! ¿Cómo le da pecho a la guagua en público?" y solo de




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17692 publicaciones
4520 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora