Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reflexión   ·   Teoría Crítica   ·   Dioses    ·   Libre Pensamiento   ·   Internet



Líbrame de los míos


Inicio > Ciudadanía
14/03/2014


1278 Visitas



Como el espacio es curvo en realidad los extremos se tocan


"Líbrame de mis amigos, que de mis enemigos ya me cuido yo"... Líbrame, en realidad, de todo dogma. Y de los dogmáticos, aunque sean "de los míos".

Hace más de 2000 años, había un filósofo griego llamado Gorgias al que le gustaba ir al ágora, a la plaza pública, y defender apasionadamente una idea. Cuando había convencido a todo el mundo, decía: "A continuación, defenderé la tesis contraria". El resultado era que los paisanos de la época le corrían a boinazos... O lo que es peor ( y ésta es la realidad de lo que solía suceder), a pedradas. 

Desde el "Solo sé que no sé nada" de Sócrates, también ha llovido... Más de 1000 años duró, por su parte, la Edad Media (en algunos lugares aún perdura). Hasta Descartes y su duda como método, que podría considerarse el nacimiento del mundo moderno, -¡el nacimiento de la ciencia!- transcurren 1000 años de Edad Media, que implican una clara involución del Pensamiento con respecto a los griegos...

Se trata del dogma. Frente al relativismo. Frente a "la duda como método", base de toda la ciencia actual. Me da igual el color de dicho dogma. Ver el mundo desde las orejeras de una ideología es lo que tiene; que te pierdes todos los matices de la realidad que quedan fuera de dichas "orejeras" (como las que llevan los burros, por cierto, para que solo miren hacia adelante) 

El mundo de las ideologías es muy peligroso. Frente a las ideas, que no tienen filiación, las ideologías pretenden la sistematización del pensamiento. Por tanto, su acotación, su castración. Además, las ideologías solo sirven como coartada. Si alguien decide llevar a cabo un acto criminal, por ejemplo matar, me da igual si después lo justifica en nombre de la patria, sea dicha patria la que sea, o de tal doctrina o religión. A fin de cuentas, "la guerra es el negocio por el cual se matan millones que no se conocen entre sí para el beneficio de quienes sí se conocen, y no se matan..." Y éste suele ser un negocio "explicado", legitimado por las ideologías... Cuántas guerras en nombre de la religión o de una bandera ha habido a lo largo de la Historia y qué intereses reales se han escondido detrás...

Pero para determinadas personas, resulta más cómodo utilizar el dogma, determinado pensamiento "pret á porter", listo para llevar. Así, funciono con cuatro consignas o eslóganes, me da igual que hablen de patrias grandes y líbres o de patrias más pequeñas, curiosamente también "libres". 

Finalmente el poder queda en manos de determinado tipo de depredador , al cual lo que sí le conviene, como siempre, es la división del enemigo, el "Divide y vencerás" del primer auto-proclamado Dictador de la Historia, Julio César. Pero, hay quien no siendo nada, al menos es bávaro... O libertador de pueblos. O del Machester United, me da igual. Los poderes, ya se sabe, siempre van a fomentar esto. Por eso a la Iglesia (me refiero a la Institución) se le escucha criticar tan a menudo "el relativismo". Porque es superior a sus fuerzas. Por cierto: a la derecha, también. Aunque en la "izquierda" también tenemos casos históricos que claman al cielo... Y es que "el infierno está empedrado de buenas intenciones" Esto ya se sabe... Es el peligro de las ideologías.

Oigan: institucionalícense ustedes, y déjennos a los demás en paz... (Un ejemplo reciente: cierto ministro que mantiene sin pudor su ideología clasista e hipócrita y después se da golpes de pecho en público, no sé si por estulticia o mala conciencia...) Oiga, haga usted eso en su casa. No sea impúdico. Déjenos nuestro espacio público ACONFESIONAL. Ídem en el caso del aborto... Pero oigan, ¡esto qué es!!!??

Sí yo contrato un gestor, quiero que gestione bien. No que me cuente cuentos. Y menos aún, que me expolie. Que sea profesional y no que abuse del poder que le haya sido confiado. Que sea un servidor de la "res pública", de la cosa pública, puesto que tal ha de ser su vocación. Si además es un buen estadista -un hombre de Estado-, mejor.

P.S: Aquí no hablo para nada de los naturales sentimientos de amor hacia el propio lugar de nacimiento. Ni de la espiritualidad. Estos sentimientos naturales, estas dimensiones humanas, son muy respetables. Aquí critico a quienes instrumentalizan, dividiendo a la mayoría, y en provecho propio, estas realidades. 

  Un saludo a tod@s. Gracias por leerme y compartir



Etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21239 publicaciones
5198 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora