Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Cáncer   ·   Glifosato



Rajoy y la Sabiduría Suprema


Inicio > Política Nacional
07/03/2014


945 Visitas



                He descubierto que estoy lleno de prejuicios. Y todo sin gastarme un “duro” en psicólogos. Me ha bastado poner la televisión y escuchar a nuestro Mariano que Estás en los Cielos, para descubrir que vivo envuelto en un mundo de ofuscaciones, con las orejeras puestas. No sé cómo no he podido darme cuenta antes de que todo lo que veía a mi alrededor era una ficción, un Matrix organizado por los enemigos del orden, para que lancemos nuestras iras contra el gobierno de naturaleza divina que está dirigiendo el país. He sido injusto con Mariano en el País de las Maravillas, al ver solamente las calles llenas de parados, muchos de ellos sabedores de que  no van a volver a encontrar trabajo, porque han superado la fatídica barrera de los cincuenta, edad en la que, según parece, los españoles ya sólo pueden dedicarse en cuidar a los nietos, presentes o futuros, y de paso le ahorran un buen dinero al Estado en guarderías.


                Las orejas de burro solamente me han dejado ver que hay niños que pasan hambre,  y solo comen en el colegio; familias que pasan frío, porque no pueden pagar la factura de la luz, esa que sube y sube y nunca satisface a ese pozo sin fondo denominado “déficit tarifario”, que no sé porque me suena a “déficit carcelario”, de tanto ladrón que anda sentándose en los consejos de administración de este país. ¡¿En España?! ¡Imposible!. Eso se piensa porque de tanto mirar siempre al mismo sitio la vista se acaba nublando y no vemos lo que pasa alrededor. Es como una especie de glaucoma social que nos impide mirar con claridad. Pero Mariano el Benefactor venido de Marte, ungido por la auténtica verdad de “la crisis se puede dar por finalizada” nos hace ver la luz, para que nos demos cuenta que España está siendo la envidia del mundo (esto no es suyo, ya lo hemos escuchado otras veces) y ya no hay ni brecha social, ni económica, ni alumnos que tienen que dejar sus estudios porque les han retirado la beca, ni recortes, ni nada. España vuelve a la senda del crecimiento (¡!) y todos debemos estar felices por ello.

                Incluso las mujeres que, por primera vez en la historia conocida, van a celebrar el 8 de Marzo sin desigualdad, con salarios equiparados a los de los hombres y derechos reconocidos para que puedan organizar su vida y la maternidad. Maternidad, que de tanto llamarla Ley del Aborto (hay que ver cómo somos), no nos habíamos dado cuenta, que no se llama así, que nos dejamos perder por tanta propaganda feminista. Fíjense qué diferencia: “Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada”. O sea que el objetivo final del trío Gallardón/Rajoy/Soraya es proteger a las mujeres y sus deseos de maternidad, pero no sólo a las que quieren ser madres, también, y esto es el avance de modernidad, a las que no lo desean, confundidas por esta vida tan materialista y poco cristiana. ¡Y qué decir de la violencia de género! Un 8 de Marzo que debe ser festivo, porque gracias a la sabia interpretación de la realidad de la ministra Mato, en colaboración con el tándem Soraya/Rajoy, la violencia de género está a punto de desaparecer, transformada por magia ministerial en violencia doméstica, algo que queda en casa, y el ministerio no va a meterse a gobernar los problemas familiares de cada uno. Así que, todas contentas, gracias a la iluminación de Rajoy el Hombre Protector, y a celebrar el 8 de Marzo con globitos y fiestas de bocadillos y Coca-Cola, perdón Pepsi-Cola, con cuidado de no cometer deslices que luego hagan que tenga que intervenir Gallardón, y sin llegar demasiado tarde a casa, no vaya a ser que no les dé tiempo a hacer la cena. 

                Decía Rajoy el Dedo de Dios, ante su ungido Moreno Bonilla en Andalucía y toda la corte celestial de PP, que su Partido sí sabe gestionar con solvencia sus diferencias. Efectivamente, para que se van a andar con bobadas, han descubierto que el método falangista de nombramiento, yo te pongo, yo te quito, es el más efectivo. Relacionen ustedes un poco: falange, dedo, todo queda en el mismo lugar anatómico, y qué mejor para evitar discusiones que sólo conducen a malas caras, que sea el jefe quien extendiendo la falange designa a un candidato o decide un nombramiento. Si la efectividad del método ya se puso en práctica en España durante cuarenta años. No como los socialistas que para quedar bien ante la galería acaban mostrando sus vergüenzas y disensiones convocando primarias. Tanta democracia no puede ser buena.

                Aunque si uno se abstrae del ruido mediático del gobierno y piensa por su cuenta, las primarias tienen bastantes efectos positivos, con perdón de Rajoy la Falange del Dedo. Si nos fijamos en las únicas que se están haciendo, las del PSPV (el PSOE valenciano para los de fuera), la cosa puede ser interesante. Con cincuenta mil inscritos de fuera del Partido para votar se puede tirar algún cohete, siendo la primer vez, y teniendo en cuenta que han triplicado el número de afiliados que tiene el Partido en la Comunidad Valenciana. El efecto inmediato es que las camarillas van a tener que dedicarse a hacer encajes de bolillo, al no poder buscar encaje apoyando a un candidato u otro. Fin de las tribus en el PSPV, por lo menos para elegir al candidato a la Generalitat. Aire fresco y salud democrática.

                Otra ventaja es que el candidato que gane las primarias saldrá reforzado para plantear propuestas sin que su carrera política dependa de los intereses de Ferraz. Mayor independencia es mayor capacidad de gestión política, sobre todo cuando en la C.V. estamos viendo que el dedazo que nombró a Alberto Fabra es largo y le tiene tan cogido por el cuello, que no se atreve a dar un paso sin la autorización de Génova. Pero no se asusten ustedes, esto es fidelidad al jefe que te nombra, y estamos ante hombres de honor que entienden muy bien los códigos del vasallaje.

                Aunque esto de las primarias y sus efectos no deben tomarlo al pie de la letra. Muchas veces me pierdo en pensamientos de democracia, será por los prejuicios que uno tiene, y no me dio cuenta que, realmente, la sabiduría ya nos la ha mostrado Mariano el Líder Supremo, y no hay nada como la digitalización falangista para acabar con los vaivenes en un Partido, y si no que se lo pregunten a la Cospedal, pero después que haya digerido el sapo que se está comiendo estos días. 



Etiquetas:   Mariano Rajoy   ·   España

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18176 publicaciones
4630 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora