La importancia del lenguaje

Una de las mayores obsesiones de un gobierno, es hacer llegar el mensaje al ciudadano saturado de información y continuamente expuesto a diferentes marcas, anuncios, redes sociales y medios de comunicación. Para ello, el asesor de turno, trata de crear lo que se conoce como marco o framming, un concepto que definido rápidamente, es una estructura mental que organiza nuestro modo de ver el mundo y que no se puede percibir porque está en el subconsciente. La creación de un marco, trata de que el ciudadano vea lo mismo que vea el político a la hora de desarrollar sus acciones/políticas.

 

. Para ello, el asesor de turno, trata de crear lo que se conoce como marco o framming, un concepto que definido rápidamente, es una estructura mental que organiza nuestro modo de ver el mundo y que no se puede percibir porque está en el subconsciente. La creación de un marco, trata de que el ciudadano vea lo mismo que vea el político a la hora de desarrollar sus acciones/políticas.
Pero vayamos a los ejemplos para entenderlo bien, dos ejemplos que a mi juicio son dos aciertos desde el punto de vista comunicativo, pero mal ejecutados desde el punto de vista político.

En el año 2010, el gobierno socialista de Jose Luis Rodríguez Zapatero, anuncia de forma reiterada la aparición de los primeros “brotes verdes” en la economía de nuestro país. ¿Que intentaba hacer el PSOE utilizando ese término? Trasladar la imagen al ciudadano, de que la economía daba muestras de recuperación (marco), a través de un término muy visual para el ciudadano: unos brotes verdes. El autor de dicho marco acertó de lleno con el término. De haber sido cierto la existencia de señales económicas positivas, la oposición hubiese tenido muy complicado rebatir la comunicación, frente a un concepto y un lenguaje tan claro. Pero la realidad ganó y rompió toda esta estrategia comunicativa: dicha recuperación no se estaba produciendo (sino todo lo contrario). El término se volvió en contra del PSOE y tres años después, todavía se le achaca políticamente (y se le achacará) el error en el uso de dicho término.

En el año 2013, el gobierno del partido popular de Mariano Rajoy, ha presentado “los presupuestos de la recuperación”. Este marco no es tan visual como el de los “brotes verdes”, pero verbalmente es bueno. El PP está tratando de asentar en el ciudadano, la idea de que gracias a sus políticas, nos encontramos saliendo de una de las peores crisis que recuerda nuestro país. En este caso, el recorrido de dicho marco está por ver, pero no hay más que ver como todo el gobierno se está volcando en repetir una y otra vez que las cosas están mejorando y que estamos saliendo de la crisis. El problema es que la gente de a pie no está viendo esas supuestas mejoras y existe una separación total entre lo que dicen y el ciudadano percibe.

Por lo tanto, creo que es importante manejar el lenguaje en la comunicación política, pero más importante todavía es saber utilizarlo en el momento y el entorno adecuado.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales