Nuestro Chile Real

Lejos de las alfombras rojas o de los avatares políticos, transita el chileno de a pie, sumido en sus preocupaciones, gozando de las cosas simples, tratando que sus jueves y viernes sean muy largos para convivir en los encuentros de camaradería o escapar del mundanal ruido.

 

.
Cuando se producen eventos masivos, se engalanan los escenarios y se encienden las cámaras de televisión, la ciudad sufre algunas congestiones, hay noteros que hablan con faltas de ortografía o sonsonete español. Normalmente, siguen una pauta que se repite en todos los canales, generan sus reportes predecibles y luego, los noticieros, rellenan la agenda de lo que se debe conocer y de aquello que no se menciona para nada.

Es el círculo manipulador de la sociedad de imágenes, en donde la política y la farándula conviven y se relacionan con vasos comunicantes. Los matinales se toman los bordes costeros, pero cuando avance marzo, esos mismos lugares estarán nuevamente vacíos porque esa es la dinámica estival. Sin embargo, en medio de esa vorágine de desinformación, está surgiendo un nuevo estilo de hacer periodismo, con participación cívica de las personas y las comunidades. Comentarista Urbano, Periodismo Independiente, @ForoValposible @Twittcafechile, @ElEpicentro, @RadioValparaíso y Quinta TV han dado forma a una red regional que vincula las inquietudes de la gente y de las redes sociales con los medios de comunicación masiva, yendo y viniendo de lo global a lo local, permitiendo que se converse de los temas que de verdad importan y que la gente quiere conocer. Una forma de democratizar las comunicaciones sociales, altamente concentradas en el sistema actual.

Es así como podemos destacar hechos positivos y cotidianos de Valparaíso, que merecen ser noticia. Para muestra, dos botones: En la subida Tomás Ramos del puerto se desarrolla una serie de proyectos de murales. Dos jóvenes artistas trabajaron varios días para lograr un hermoso resultado en una vieja casona. Esa es una buena forma de cuidar y embellecer la ciudad. En Caleta El Membrillo, un sábado de mañana, pude admirar a señoras que dan el servicio de limpieza del pescado, con una pericia y  velocidad increíble, con conversaciones agradables y excelente servicio al cliente. Mujeres trabajadoras que no requieren alfombras rojas ni de farándula para ser bellas y atractivas. Son dos ejemplos que reflejan el esfuerzo cotidiano de la gente de trabajo de nuestra comunidad, que quiere progresar con Valparaíso.

Periodismo Independiente, 23 de febrero de 2014. Una mirada libre a nuestro entorno @hnarbona en Twitter.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales