Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Psicología   ·   Poesía   ·   Lectura   ·   Psiquiatría



Hipatia, la filósofa del mileno: feminismo, movimiento, libertad y pensamiento


Inicio > Filosofía
19/02/2014


5775 Visitas



Hubo un tiempo en que la gente, los llamados filósofos, no paraban de pensar y discurrir ideas y teorías sobre el entorno que los rodeaba, aunque algunas como el Sistema de Ptolomeo o de Aristarco, no tuvieran lógica alguna y que, ergo, se desecharan por poca funcionalidad y pragmatismo. Entre algunos de los mayores pensadores de la era grecorromana destacan, cómo no, Aristóteles, Platón, Sócrates, Parménides, Séneca, entre otros. Fue una época reluciente para el pensamiento y la ciencia. Se descubrieron cosas que marcarían el devenir de la ciencia, como el teorema de Pitágoras o el principio de Arquímedes, de gran trascendencia posterior. Todos eran hombres, si bien destacó alguna que otra mujer en la filosofía y en la ciencia, como Hiparquia de Tracia, Diotima de Mantinea y, cómo no, Hipatia de Alejandría, la que será hoy la protagonista de este relato.


En la Alejandría de los siglos IV y V, en un imperio romano de occidente en plena decadencia, tras los muros de la II Biblioteca de Alejandría se escondía una mujer que ostentó un importante poder en lo académico y en lo público, siendo maestra de los personajes más célebres de la época, como Sinesio de Cirene u Orestes, prefecto imperial en Alejandría. Asimismo, era hija de Teón de Alejandría, ilustre filósofo y matemático que enseñó a la aventajada pensadora desde pequeña el arte de la filosofía y de las matemáticas. Fue la única mujer que estuvo al mando de la Escuela Neoplatónica de Alejandría, a comienzos de siglo V. Su papel en la vida cultural y académica de la ciudad era tan importante que pocas veces faltaba a algún acto, si bien permanecía largas horas en su casa pensando y discurriendo ideas. Aparte del cargo que ostentaba como filósofa, matemática y directora académica, seducida por el por el cosmos y todo lo que él entraña, también fue una gran feminista que abogó por el derecho a la mujer a ocupar estancias más importantes en la vida pública, siendo tildada por los rebeldes de la época – los cristianos – de “bruja y puta pagana”. Cabe destacar que, cuando la católica se convirtió en la única religión del imperio, y los ritos paganos fueron prohibidos, tras las revueltas que enfrentaron a ambas religiones y la quema de la mayor biblioteca de los primeros mil años tras el nacimiento de Cristo, Hipatia no abrazó si quiera la religión cristiana, rechazando sistemáticamente el bautizo y, con él, la reconversión hacia el nuevo culto, creándose así enemigos en el seno del catolicismo alejandrino, lo que más tarde le costaría la vida.

Era una notable matemática, sabia en álgebra, geometría y astronomía. Se sabe que fue la primera en evidenciar el movimiento elíptico de la Tierra alrededor del Sol, desechando el Sistema de Ptolomeo, que decía: “La Tierra está en el centro y los demás astros, incluyendo el Rey, giran alrededor de ella en dos círculos (rotación y traslación) que son la forma más bella y perfecta”, y con ello dio un poco más de razón al Sistema de Aristarco, conocido siglos más tarde como “heliocéntrico”, que decía: “El Sol, como astro rey, se merece la posición central de la bóveda celeste y los demás astros giran alrededor de él en dos círculos bellos y perfectos”. Sin embargo, la filósofa llevó a cabo descubrimientos sobre curvas cónicas que desmontaban las teorías de que los planetas giraban alrededor del Sol en forma circular, ya que se preguntaba el porqué, por ejemplo, de las estaciones y el porqué del hecho de que el Sol se viera mayor o menor en una época del año determinada, y dedujo con sus estudios que la Tierra – y los demás astros – se movía de forma elíptica alrededor del astro rey, causando una revolución en la época. Además fue inventora de un aparato llamado densímetro y mejoró el diseño de los astrolabios.

Defendió siempre el pensamiento y la filosofía como entes ajenos al dogma, a las religiones y jamás aceptó chantajes por parte de los cristianos. Sin duda alguna, fue una gran mujer que supo aunar en un solo ser, pensamiento, ciencia y libertad, ya que para ella en el movimiento de las ideas se encuentra la esencia de la filosofía y el camino a la libertad individual. 



Etiquetas:   Libertad de Pensamiento   ·   Hipatia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, El autor de este artículo ¿sabe en qué fuente histórica puedo consultar para saber acerca de la participación de Hypatía en el asunto del movimiento elíptico de los planetas?




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18726 publicaciones
4726 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora