Los guerrilleros cibernéticos

No es sencillo conocer a los que conforman la comunidad ‘hacker', pero podemos ofrecer un perfil general de quienes podrían estar detrás de las recientes violaciones de seguridad.

 

.
 

Los últimos ataques informáticos nos hacen pensar que estamos en el centro de una ciberguerra: semanas atrás se han dado a conocer múltiples violaciones de seguridad en organizaciones de la talla de Citigroup, Sony, el Fondo Monetario Internacional, Sega Corp. e incluso el portal de la CIA.

                                           

Los hackers están por doquier, sin embargo, para la comunidad hacker, este rosario de ataques no es una novedad, Pero mientras el público imagina misteriosos grupos de nerds de las computadoras confabulando para colapsar las principales redes del mundo, la verdad es mucho menos glamorosa.

 

La jerarquía de los hackers puede matizarse y desenredarse en una escala que va desde los llamados geeks que se divierten desde su sótano, hasta gobiernos organizados. Lo que hacen y cómo lo hacen suele ser un misterio, pero todos los días sus actividades entran dentro del amplio término de subversión digital denominado "hacking".

 

El hacking nace, originalmente, como un pasatiempo. La mayoría de la gente que hackea es sólo eso, gente que se entretiene, es decir, no forman parte de una red de hacking más allá de los foros y los salones de chat.

 

Algunos miembros de esta clase de hackers terminan, con el tiempo, integrándose al mundo corporativo. Allí está Linus Torvalds, el hombre que escribió el componente central del sistema operativo Linux, con una respetada historia en el hacking. Él incluso co-escribió el libro 'La ética del hacker', publicado en 2001. Otro hacker de alto perfil es el cofundador de Apple Steve Wozniak, quien ha hablado abiertamente sobre sus comienzos en la actividad, cuando en la universidad de Berkeley construía y vendía dispositivos que hackeaban las redes telefónicas para hacer llamadas gratuitas.

 

Hay otro tipo de hacker, de más reciente aparición, que busca publicidad. Suelen ser grupos con motivaciones políticas. Los ataques que éstos perpetran están realmente diseñados para obtener comunicados de prensa.

 

Una de las agrupaciones más famosas es Anonymous, una red anárquica de hackers que se organiza con regularidad para colapsar sitios web, ya sea por diversión o con propósitos políticos.

 

Anonymous ha realizado varias campañas de este tipo, la más famosa es su intento en 2008 de eliminar la presencia digital de la Iglesia de la Cienciología. Hace poco, el grupo advirtió que atacaría a la Reserva Federal estadounidense, pidiendo la renuncia de su presidente, Ben Bernanke.

 

LulzSec es otro grupo que ha recibido titulares. Hace días colapsó temporalmente el portal público de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA). LulzSec también se atribuye la responsabilidad de ciberataques contra PBS, Fox y Sony. En el caso de Sony, el objetivo del grupo era demostrar la deficiente seguridad en línea de la compañía

 

El hacking respaldado por gobiernos es una historia muy diferente: cuenta con más recursos, pero es casi imposible de rastrear. Esa actividad tampoco es nueva: Estados Unidos lo hace, China lo hace. Los gobiernos se han espiado unos a otros desde hace miles de años.

 

Ese misterio, como muchos otros, quedará irresuelto. Aunque el alcance y la complejidad del ataque ofrezcan pistas, nunca sabes quién está realmente detrás. En la mayoría de los casos, jamás sabrás quién lo hizo y por qué.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales