Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Transformacion Digital   ·   Ecuador   ·   Odontología   ·   Auditoría   ·   Economía   ·   Medicina



La democracia desde adentro


Inicio > Política Nacional
16/02/2014

975 Visitas



La democracia desde adentro.


Ir a presentar reflexiones teóricas en medio de una batalla campal, luce extraño. Así que es justo aclarar, primero, que éstas son anteriores a la circunstancia devenida a partir de este 12 de febrero, y que, por otro lado, en medio del fragor de una circunstancia, no viene mal un poquito de mente fría.

Y es que de democracia pienso hablar, porque es imperativo. Y no tanto de la democracia como sistema o forma de gobierno sino de la democracia como producto de una actitud de las personas ante la vida, ante su vida y la vida de los otros que son, siempre, ellos mismos. (O sea, yo en el otro, y el  otro en mí, sin distingo). Intersubjetividades y diálogos multidireccionales, hacia fuera y hacia dentro.

Los políticos especialmente demagógicos, suelen de hablar del pueblo pensando en el mismo como instrumento o medio para lograr fines muchas veces inconfesados o inconfesables. Son las acepciones que le dieron a la palabra “pueblo” individuos como Lenin, Mao, Castro, Mussolini, Hitler y otros de la misma estirpe o descendencia política. Yo voy a referirme a otro pueblo. Al pueblo que formamos las personas que intencionalmente obramos con el espíritu y la voluntad de promover todo aquello que beneficie a la vida, (¿biofilia?), a nuestra vida y a la de nuestros semejantes que vinieron a llenar el tiempo de nosotros en la Tierra. O sea, al pueblo llano, gente común sin distingo de oficio, profesión, rango, y ni siquiera riqueza. (Por cierto, estoy convencido que la mayoría de los venezolanos constituimos ese pueblo).

Y es que la democracia inventada por los antiguos griegos, por mucho perfeccionamiento y transformación que haya sufrido a lo largo de los tiempos, no puede ser vista sólo como cosa grande de gobierno, como práctica grande de Estado, o de los estados. La misma, sólo llega a ser genuina, eficaz y poderosa cuando está enraizada en la propia fibra de las personas, cuando es, pues,  lo que pudiéramos llamar microdemocracia. A todos nos ha pasado que yendo en el Metro, o comprando en un mercado, o estando en cualquier sitio público, nos topamos con gente cuya actitud y manera de relacionarse nos atrae tanto que, sin exagerar, pudiera uno llegar a enamorarse. Y son esas personas que dejan brotar sin programa previo, abiertas e implicadas, cualidades interiores que se manifiestan en gestos de solidaridad, en la disposición a escuchar, a colaborar, a interesarse por nosotros –el otro-, sin hacer cuentas previas. Personas que ponen en evidencia la delicadeza de su alma con simplicidad, paciencia, conducta moderada y un sentido común que son la marca la de una condición humana que difícilmente puede entrar en conflicto con el universo.  

Y bien, ¿de dónde salen estos individuos?

Pienso que son personas que, más allá de las vicisitudes de su vida concreta, condicionada de múltiples formas por las limitaciones materiales que no logran satisfacer a pesar de la intensa labor, vienen de una tradición social que privilegia ante todo la tolerancia y, algo muy importante: la práctica de la buena vecindad. Hoy se ha venido a menos esa costumbre, pero no olvido que de niño, viviendo en el interior del país, no era extraño que a falta de algún insumo doméstico a uno lo mandaran donde la vecina a pedir prestado el objeto, o que de haber enfermedad o duelo en casa de los amigos, mamá preparase un almuerzo para todos ellos y lo enviase conmigo: aquí manda mi mamá.

No son los dogmas, ni políticos ni religiosos, los que nos hacen. Son los actos, las acciones. Ya lo explica Hannah Arendt en La condición humana: la labor para las necesidades del cuerpo, el trabajo para la trascendencia y la acción para el ser, el ser social, el ser entre otros, con otros, por otros.

Cuando privilegiamos la Acción, que lleva irrenunciablemente implícita la Palabra y el Diálogo, es como si nutriéramos nuestro sistema inmune ante amenazas que están siempre al acecho, como son el autoritarismo, los despotismos, o el monopolio de cualquier cosa material o inmaterial (ideas, información, comunicación, alimento, medicina, divisas, etcétera). Es la acción implicada con nosotros mismos, y con el otro que somos nosotros y que vive en cada vecino, lo que puede alimentar el torrente del espíritu que no está dispuesto a fluir si no es para la libertad, –el mayor atributo de la vida-. Es de la acción que presupone nuestra naturaleza ecuménica exenta de mezquinas pequeñeces, de donde resulta una orientación espiritual que alimenta la voluntad política necesaria en cualquier democracia enmarcada en una perspectiva liberal de la vida y de lo público.

Importante es, saber que no hay ni manuales ni recetas únicas para vivir así. Cada quién debe y puede llegar por su propio camino a este estadio de la vida, vita activa, porque todos los caminos conducirán a esa Roma o a esa Meca que no la forman sus templos, ni las casas de sus partidos políticos ni sus palacios de gobierno, sino que vive en cada templo interior de cada persona y en la casa de cada uno de nosotros, en el palacio de nuestra propia alma, y que constituye la única vacuna probada contra los centralismos, del poder y de los recursos, donde un solo hombre dice lo que hay que hacer , decide la cantidad de lo escaso que puedes alcanzar, resuelve cuánto y cuándo puedes decir y cuánto y cuándo puedes ver. Y si te equivocas, te puede inclusive mandar a matar (¿necrofilia?).

Después de esas actitudes germinales de lo que llamaré finalmente la Democracia Interior, es que podemos pensar seriamente en organismos e instituciones públicas organizadas, poderes genuinamente demarcados y respetados por todos, y, lo más importante, rendición de cuentas pública, recurrente y transparente.

Esa es la democracia que debe ser construida, más que desde abajo, desde adentro.

@enzopittari



Febrero 2014.

Etiquetas:   Democracia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21003 publicaciones
5178 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora