Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Psicología   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría



La realidad de las cifras económicas


Inicio > Política Nacional
13/02/2014

788 Visitas



Hace unas pocas semanas, en el marco de la plenaria de los grupos parlamentarios del Partido Revolucionario Institucional  y el Verde Ecologista en el Senado, entreviste al Senador hidalguense David Penchyna Grub, Presidente de la Comisión de Energía de la Cámara alta.


A pregunta expresa respecto de los efectos negativos para el régimen priista, derivados del impacto de la aprobación de las Reformas propuestas por el ejecutivo, incluso en el ámbito electoral venidero, el Senador Penchyna me contesto que la mejor estrategia de respuesta a los argumentos de sus opositores, es decir la verdad.

Sin embargo y en atención de la publicación periódica de las cifras oficiales que miden el comportamiento de la economía nacional, la verdad no parece ser precisamente el mejor testimonio para contrarrestar las críticas.

No porque se trate de creer que sea mejor mentir, sino simple y llanamente porque desde el análisis estadístico, los datos sirven para demostrar que por lo menos la Reforma Hacendaria, está generando efectos contraproducentes.

Para poner un ejemplo, tomemos la reciente publicación de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, realizada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.

En la misma se establece entre diversos conceptos, que actualmente en comparación al mismo trimestre del año anterior, el desempleo aumento punto cero tres por ciento, es decir que bajo del cuatro punto nueve, al cuatro punto seis por ciento, lo que implica que dos millones cuatrocientas treinta mil personas, no tienen trabajo.

Por otro lado el porcentaje de la población que labora en la informalidad, se incremento el cero punto siete por ciento, cifra que ubica a ese sector en el cincuenta y ocho punto ocho por ciento, de la población económicamente activa.

En conclusión dos de los aspectos fundamentales sobre los que se justificaron las propuestas legislativas del gobierno, no solo no han cumplido la expectativa, por el contrario la están emepeorando.

En términos prácticos, si estas cifras no se han vuelto más dramáticas, es gracias a la influencia del impulso de la actividad económica de los Estados Unidos, en función de la baja de las tasas de interés y los estímulos fiscales aprobados en ese país para este año.

Es decir, que los efectos negativos de la política fiscal en la economía nacional, irónicamente todavía no se recrudecen en mayor grado, gracias a la política de estímulos del gobierno norteamericano.

Claro que el contraste será cada vez más grande, porque debido a las nuevas reglas contenidas en la Reforma Hacendaria, hoy se observa una contracción de la economía que hace imposible pronosticar que vaya a aumentar el consumo y la inversión, como elementos esenciales para el crecimiento.

Mientras tanto en la Secretaria de Hacienda, se insiste en que según sus cálculos, que no coinciden con los de analistas en la materia y los del sector privado, que esperan un repunte del panorama económico.

Pero  realmente hasta ahora, lo único que resalta es su intención de aumentar la recaudación, aunque por la forma de hacerlo por consecuencia se inhiba la actividad económica.

Porque es evidente que en el cálculo recaudatorio, se tomaron los valores del comportamiento del año pasado, cuando las condiciones eran diferentes, de tal suerte que no es posible que la coyuntura sea la misma, precisamente porque los cambios legales atentan contra el escenario.

Bajo estas consideraciones y retomando la postura expresada por el Senador David Penchyna, el gobierno tendría que decir la verdad, pero sobre todo reconocer  que su política fiscal, no solo no va a funcionar en materia recaudatoria.

Sino que adicionalmente se está convirtiendo en el freno principal de la propia dinámica económica, eso sin omitir que una muy buena parte del gasto público, tendrá que usarse para contrarrestar los efectos negativos de la misma.

Decir la verdad enaltece por supuesto, decir la verdad incluso tendría que ser obligación permanente de quienes administran el poder público, aunque ello conlleve la aceptación de los errores.

Siendo que lo más importante de aceptar los yerros es la voluntad para enmendarlos, porque en este caso más allá de las críticas de los opositores al gobierno, están los argumentos que cada día, confirman que la política fiscal del régimen es inadecuada.

twitter @vazquezhandall 





Etiquetas:   Economía   ·   PRI   ·   Gobierno   ·   Política Fiscal   ·   Reforma Hacendaria

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18748 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora