Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Sociedad   ·   Economía   ·   Bienestar Social   ·   Estado del Bienestar   ·   Salud Mental   ·   Barack Obama   ·   Donald Trump   ·   Vladimir Putin   ·   Biografía   ·   Cultura


Entrevista a la escritora Cristina Jimena


Inicio > Cultura
12/02/2014


764 Visitas



Cristina Jimena.- Nace en Alcoy (Alicante) y vive en España hasta 1995, año en que se traslada a Alemania. Compagina su trabajo en el campo del marketing con la escritura. Ha publicado su primera novela “Y de pronto cambió mi vida” con una gran respuesta por parte de la crítica y el público. Escrito con frescura y profundidad, este libro la ha convertido en una joven promesa de nuestra literatura.


¿Qué diferencia a los escritores frente a otros campos artísticos o humanistas?

El escritor “dibuja” paisajes y sensaciones con palabras. El pintor lo hace con pinceles. El músico con notas musicales… Sin embargo, el fin de toda expresión artística, sea del campo que sea, es común: rozar el alma de las personas.

¿Cuándo decidió decantarse por la escritura? ¿Quiénes han sido sus modelos o maestros?

Nunca me planteé expresarme de otro modo que no fuera la escritura. Sencillamente, porque no soy capaz de hacerlo. Hay seres extraordinariamente dotados, que igual escriben un libro, que pintan un cuadro,  que componen una melodía… No es mi caso. Yo me decanté por la escritura siendo muy joven; desde que aprendí el abecedario, he sentido una irresistible atracción por las palabras y los juegos malabares que se pueden hacer con ellas.

Adoro la obra de cientos de escritores, y aprendo de todos y cada uno de ellos. Si bien, no puedo decir que tenga modelos o maestros. A la hora de escribir, simplemente soy yo misma.

¿Cuáles son los géneros literarios que desarrolla y en cuál de ellos trasmite mejor sus ideas? ¿Pertenece a una escuela, corriente o tendencia determinada?

El género literario con el que más cómoda me siento es la novela, pues me permite expresar mis ideas con mayor libertad.

No pertenezco a ninguna corriente determinada. Tengo un alma demasiado libre como para “casarme” con una tendencia en particular. El periódico “El Mundo” ha destacado mi ópera prima “Y de pronto cambió mi vida” (junto a los libros de otros dos autores, cuyos protagonistas también son mascotas), por marcar tendencia, volviendo a poner de moda el llamado “género mascota”. No obstante, mi segunda novela –la cual finalicé hace poco (por cierto, con mi marido Michael Handel como co-autor)–, es totalmente distinta a la primera. Y la tercera, en cuya escritura me encuentro inmersa actualmente, no tiene nada que ver con las dos primeras. Me gusta sorprender a los lectores. Y a mí misma.

¿Para ser escritor hay que ser buen lector? Aconséjenos 3 libros imprescindibles.

Para mí es inimaginable que pueda existir un escritor que no disfrute con la lectura. Ahora bien, ello no quiere decir que todos los escritores tengan que ser intelectuales. Supongo que ésta es la pregunta en la que los escritores debemos rebuscar entre los clásicos imprescindibles, y nombrar un par de ellos, para no quedar como un intruso, o peor aún, como un cateto, en el erudito mundo de las letras, ¡jajaja! Pues bien, si me lo permitís, yo no voy a recomendaros obras que todos sabemos que son imprescindibles, sino libros que a mí me impactaron de un modo especial: “Cosmética del enemigo” (de Amélie Nothomb), “Las dos ancianas” (de Velma Wallis) y “Travesuras de la niña mala” (de Mario Vargas Llosa; no es una de sus novelas más conocidas, pero es la más dura y bella historia de amor que he tenido el placer de leer).

¿Qué precisa para ponerse a escribir? ¿Cuáles son sus rituales, si tiene alguno? ¿Hay algún secreto que le convierte cada noche en escritor?

Voy a contestar a esta pregunta citando una frase de “Y de pronto cambió mi vida”: «…Su gente pensaba que todo empezó siendo un hobby, y se convirtió en una profesión. Ella siempre supo que ni lo uno ni lo otro. Era una necesidad. La necesidad imperiosa, egoísta y casi violenta, si no se veía satisfecha, de expresar por escrito sus sentimientos, sus ideas, sus inquietudes, sus opiniones, en fin, todo lo que se le pasara por la cabeza…» ¿Qué preciso para ponerme a escribir? Un ordenador, nada más.

¿Rituales? Ninguno; no soy amante de los rituales.

¿Un secreto que me convierte en escritora? Ya no es un secreto, os lo acabo de confesar: la necesidad de escribir.

¿Cuál es su forma de trabajo: usa un mapa o brújula, improvisa o planifica? ¿Se deja llevar por las musas o camina totalmente a ciegas?

Me gusta sentirme libre cuando escribo, por lo que prescindo de “brújulas”, e intento no planificar más de lo absolutamente necesario. Antes de comenzar una novela, trazo la línea roja, me imagino toda la historia, de comienzo a fin. La visualizo, como si se tratara de una película. Pero, en cuanto me pongo a escribir, manda el corazón. Él me dicta las frases. Mis lectores me dicen que les gusta lo que escribo porque se nota que llega al papel directamente desde el corazón. No se equivocan. Esa es mi forma de trabajo.

¿Cuáles son los hitos relevantes que destacaría en su aventura literaria?

Más que hitos relevantes, lo que yo destacaría en mi aventura literaria es la inmensa felicidad que mis lectores me hacen sentir cuando me dicen cosas tan maravillosas como que mi libro “les ha cambiado la vida a mejor”, “les ha ayudado a salir de una depresión”… (Si os apetece, en mi blog www.ecu.fm/cjimena podéis leer algunos de esos conmovedores comentarios). A menudo expresan gratitud hacia mí, cuando en realidad soy yo quien les está enormemente agradecida a todos ellos. 

Las editoriales ¿son el campo de batalla del escritor? Los premios ¿son males necesarios en la carrera de un escritor?

El escritor, sobre todo el novel, se enfrenta a más de una contienda. Conseguir que una editorial publique tu libro, es una de ellas. Cuando por fin tienes tu libro editado, piensas que has alcanzado lo más difícil, pero no es así. Hoy día no basta con saber escribir; a los escritores también se nos exige que sepamos “vender” nuestros libros. Por muy bueno que sea un libro, si no se le hace una excelente promoción para darlo a conocer, ese libro está condenado a desaparecer. Lamentablemente, en el caso de las editoriales pequeñas, sin poder en el mercado literario, incluso el tema de la distribución suele tener graves déficits. Sin embargo, una vez salvadas todas estas batallas, cuando el libro llega a las manos de los lectores y te comunican lo mucho que han disfrutado leyéndolo, sabes que todo el esfuerzo ha merecido la pena.

En cuanto a los premios, he escuchado tantas veces el rumor de que los únicos premios que no están amañados son los que no están dotados de una gran asignación económica, y que incluyo algunos van “por encargo” (es decir, que los organizadores saben el nombre del ganador incluso antes de que se publiquen las bases del concurso), que, sinceramente, ya no sé que pensar sobre ellos…

Díganos brevemente… ¿qué intención le mueve al escribir: es un escritor con vocación de entretener, de divulgar, de formar?; ¿es un escritor de su tiempo o un escritor comprometido con su tiempo?

Hasta hace un par de años, únicamente escribía por esa necesidad de escribir que he descrito antes. Pero ello cambió tras la publicación de mi primera novela. Al ver la sonrisa en el rostro de los lectores al comunicarme sus impresiones sobre mi libro, sentí el deseo de ver esa sonrisa en los labios de muchísima más gente. He descubierto que soy feliz haciendo feliz a los demás. Y si además lo consigo haciendo algo que adoro, escribir, ¿qué más puedo pedir?

Mi obra ha sido catalogada como una novela con mensaje positivo y con pinceladas de libro de auto-ayuda por un lado, así como comprometida y de crítica social por otro lado. Por lo que, respondiendo a la segunda parte de la pregunta, supongo que soy una autora comprometida con mi tiempo.

¿Qué le gustaría que olvidaran en el futuro de su actividad literaria? ¿Qué quedará de su obra para la posteridad a pesar suyo?

De momento, tan solo está en el mercado mi primera novela, la cual, afortunadamente, ha tenido una acogida magnífica. Va por la 2ª edición, y no tardará en salir la 3ª. Por lo tanto, todavía no he sufrido ese sinsabor de haber publicado algo que preferiría olvidar. Pero la pregunta me invita a reflexionar que, si algún día me encontrara ante esa tesitura, espero poseer la lucidez y la humildad necesarias para saber encajarlo sin sufrir demasiado.

Para finalizar, quisiera dar las gracias a todo el equipo de El Libro Durmiente por vuestra amistad, vuestro apoyo, y la loable labor que realizáis de difundir y promover la cultura, así como a todas las personas que me han dedicado un poquito de su tiempo al leer esta entrevista. Ha sido un placer compartir este momento con todos vosotros. Un abrazo y hasta siempre.



Etiquetas:   Entrevista   ·   Escritores   ·   Literatura   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Lectores
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15585 publicaciones
4085 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora